Acerca de nosotras ·

lunes, 13 de marzo de 2017

Impune el asesinato de Juana Quispe: CASO EMBLEMÁTICO DE ACOSO Y VIOLENCIA POLÍTICA



Feminicidio de la concejala Juana Quispe Apaza en Bolivia


El 13 de marzo de 2012 murió estrangulada Juana Quispe Apaza, luego de sufrir persecución política, discriminación y constantes agresiones verbales y físicas, a pocos días de asumir el cargo de concejala del Municipio de Ancoraimes, Provincia Omasuyos del Departamento de La Paz. Abundantes pruebas y evidencias recolectadas durante la investigación indican que los autores intelectuales del crimen político son un ex alcalde y dos ex concejales del MAS, pero todos están libres e impunes porque el Ministerio Público se declaró “incapaz” de investigar e interpretar los hechos. En toda mi vida profesional nunca había visto autoridades judiciales “más cínicas” y corruptas, afirma Valquiria Lira, abogada de la familia de la víctima.

Han pasado más de cuatro años desde que la Policía encontró el cadáver de Juana Quispe en la avenida Zabaleta, en la zona de bajo San Antonio, con un surco equimótico en el cuello, evidencia de que murió estrangulada a los 43 años de edad. Se trata de un crimen político gravísimo, tan grave como el asesinato de Marcelo Quiroga Santa Cruz o del padre Luis Espinal, pero hasta la fecha la justicia no esclareció el caso ni mucho menos sancionó a los criminales. 

El 24 de marzo de 2016, la periodista Amalia Pando entrevistó al tío de la concejala asesinada Casio Villanueva y a la abogada de la familia Valquiria Lira para conocer en qué circunstancias perdió la vida Juana Quispe, quiénes son los principales sospechosos y por qué el Ministerio Público ha permitido que el horrendo crimen continúe impune. (Ver https://www.youtube.com/watch?v=nxR5mjmggSI

Amalia Pando (AP): ¿Quién era Juana Quispe? 
Valquiria Lira (VL): R. Juana era una personalidad en su medio, fue la concejala más votada en el Municipio de Ancoraimes, además de ser una persona entregada totalmente a su pueblo; por ejemplo, ella donó su propio terrero para que la comunidad tenga un lugar donde reunirse, también creó la escuela de enfermeros y promovió un proyecto de cultivo de truchas. 

AP: Don Casio Villanueva, ¿quién era su sobrina, estaba casada, tenía hijos? 

CV: Mi sobrina estaba casada con German Orihuela y tenía un hijito de 14 años que ahora vive con su padre. 

AP: ¿En qué circunstancias murió Juana Quispe? 

VL: La ex concejal murió el 13 de marzo de 2012, después de haberse reunido con sus enemigos políticos, quienes, extrañamente, la invitaron a almorzar y horas después apareció muerta con un lazo delgado y un surco equimótico en el cuello. No encontraron mayores evidencias, solo algunos hematomas y marcas en su cuerpo. El médico forense concluyó que fue estrangulada al descuido, es decir en un ambiente de confianza, y por eso no opuso resistencia. Al día siguiente el 14 de marzo, debía realizarse la audiencia conclusiva del proceso que Quispe había iniciado en contra de sus enemigos, las personas que no le dejaron ejercer su cargo de concejala, desobedeciendo varios amparos constitucionales. 

AP: ¿Quiénes eran sus enemigos políticos? 
VL. El ex alcalde de Ancoraimes Félix Huanca Flores y los ex concejales Basilia Ramos de Tallacagua y Pastor Cutili, los tres militantes del Movimiento al Socialismo (MAS). 

AP: ¿Si Félix Huanca ya era alcalde, por qué odiaba tanto, hasta la muerte, a una concejala que no iba a ensombrecer su gestión? 

VL: El MAS ofreció a Quispe que candidateara como suplente, pero ella no aceptó porque quería ser titular. Así, se postuló con una agrupación ciudadana y fue electa por voto popular; Juana simpatizaba de manera personal con el anterior alcalde Froilán Mamani, y en esas circunstancias el entorno de Félix Huanca nunca la dejó ejercer su cargo de concejala y le cerró las puertas… 

AP: ¿Nunca la dejaron entrar al Concejo Municipal? 

VL. Nunca. 

A: ¿Nunca pudo sentarse en el sillón como concejala? 

VL: Apenas siete días y después la mataron porque el entorno de Félix Huanca le advirtió que con su vida iba a pagar el haber sido elegida, no una vez sino varias veces. Es más, la insultaron, le echaron cemento en los ojos, le dieron de chicotadas, la apalearon, provocaron diferencias de todo tipo y se inmiscuyeron en su vida personal para obligarla a dejar el cargo, y ella tuvo que luchar en los ámbitos legales desde 2010 hasta 2012. Sus abogados defensores lograron un amparo a su favor, pero éste fue suspendido porque un grupo de hombres y mujeres impidió la realización de la audiencia. Ante tanta violencia, un juez de Achacachi tuvo que trasladar la audiencia a la ciudad de La Paz, donde ocurrió exactamente lo mismo. 

AP: ¿Y cuando salió el amparo a su favor aceptaron que Juana Quispe asuma como concejal electa? 

VL: No 

AP: ¿Cómo logró volver, entonces? 

VL. Porque el juez y el fiscal abrieron un proceso penal en contra de las personas que no la dejaban ejercer su cargo. No obstante, los acusados continuaron desobedeciendo el amparo y desconociendo el voto popular. Luego de ganar el amparo, Quispe inició un proceso penal contra del ex alcalde y los ex concejales masistas para que cumplan el fallo. El ex alcalde del MAS Félix Huanca fue encarcelado por unos días y, mientras esperaba la audiencia conclusiva, amenazó nuevamente a su acusadora delante de todos, vociferando que la iba a matar. La audiencia conclusiva debía realizarse el 13 de marzo de 2012, pero un día antes encontraron el cuerpo de Juana ya sin vida. 

AP: ¿En esa audiencia conclusiva, Félix Huanca estaría en el asiento de los acusados por desobedecer un amparo? 

VL: Si, estaba en el asiento de los acusados, aunque había logrado una suerte de sobreseimiento que fue impugnado. En ese momento, Juana Quispe comenzaba a recibir el apoyo de la Asociación de Concejalas y Alcaldesas de Bolivia (Acobol), de organizaciones feministas como el Cidem y de muchas personalidades políticas, no solo de la oposición sino también diputados del MAS que la apoyaban en su lucha. 

AP: ¿Quispe continuó recibiendo amenazas de muerte? 

VL: Días antes de su muerte, los ex concejales masistas Basilia Ramos y Pastor Cutili se comunicaron con Quispe para decirle que querían arreglar. Ella les respondió que tenían que pagarle hasta 8 mil dólares por daños y perjuicios. El 14 o 15 de febrero de 2012, Quispe acudió a una cita convocada por Ramos y Cutili a las 9 de la noche en la plaza Ballivián de la ciudad de El Alto, en compañía de su sobrina. De pronto apareció un vehículo blanco que casi la atropella, del cual descendió un hombre con actitud amenazante. Tiempo después, la sobrina declaró que si no acompañaba a su tía probablemente la mataban ese mismo día. 

Lo más extraño es que el día de la muerte de Quispe, el 13 de marzo de 2012, los individuos que la amenazaban tanto la invitaron a almorzar. Se encontraron en la iglesia de San Francisco, almorzaron en el mercado Lanza hasta las 2:30 o 3 de la tarde, bajaron hasta la plaza Isabel La Católica y sostuvieron una reunión en una organización no gubernamental. Supuestamente, Quispe y sus victimarios se despidieron a las cinco de la tarde. A esa hora su sobrino la llamó por teléfono y ella respondió que estaba en una reunión y que devolvería la llamada en unos minutos, pero nunca más contestó su celular. 

Esa es la historia material de los hechos; la historia procesal es que el Ministerio Público se declaró incapaz de investigar e incapaz de interpretar los hechos. 

AP: El Ministerio Público no quiso ver el crimen… 

VL. No, excepto el doctor Garnica, quien fue el único que imputó (a los acusados), pero los abogados de Huanca dijeron que la imputación estaba mal hecha y lograron anularla. El fiscal formuló otra imputación y nuevamente la impugnaron y volvieron a anularla porque supuestamente estaba mal hecha. Entonces yo protesté y dije hasta cuándo voy a estar ante la incapacidad del Ministerio Publico y ante los reclamos de los abogados de los sospechosos, que alegaban que el Ministerio Público no sabe lo que hace. Parecía que se equivocaban a propósito. 

AP: Estando en vida, Juana Quispe no logró justicia; luego la matan y la justicia la remata porque entiendo que los autores intelectuales, los que ordenaron el crimen y se beneficiaron con el crimen, Félix Huanca y los concejales de Ancoraimes, fueron sobreseídos. 

VL. Félix Huanca fue sobreseído y yo pedí que se anule el sobreseimiento porque la imputación que lo sindicada fue anulada. Como la imputación no valía otra vez llegamos a fojas cero y entonces yo pedí que continúen las investigaciones preliminares, pero rechazaron mi solicitud. Teníamos como 24 declaraciones de todo lo que estoy relatando, audios de la concejala Quispe explicando su situación en una audiencia con Acobol, teníamos certificados médicos y forenses, copias de los procesos, informes de policías que confirmaban que a Quispe se le impidió participar en las sesiones del Concejo, declaraciones de testigos que describían las inumerables agresiones sufridas por la ex concelaja en la plaza de Ancoramies, a quien le echaron cemento en los ojos. Durante la investigación, el testigo Isidro Poma declaró que el ex alcalde Huanca le confesó haber pagado a sicarios para que liquiden a Juana Quispe. Entonces, era cuestión de sumar las pruebas, pues hay un aforismo que dice que el derecho penal es como la matemática. 


AP: Aquí ha habido encubrimiento político… 

VL: Como abogada he visto en estos procesos que hay personas que utilizan a su partido político para lograr impunidad y en este caso lo han logrado. La fiscal de Distrito de entonces Patricia Santos y el Fiscal General Ramiro Guerrero han sido interpelados en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento al menos en tres oportunidades. A los fiscales no les importa que el Defensor del Pueblo, que la Comisión de Derechos Humanos y que la Acobol les sindiquen de mala práctica profesional y de violación de los derechos humanos. En toda la historia que tengo como abogada puedo decir que son las autoridades más cínicas y lo peor que nos ha pasado. Y no es que haya un gobernante de por medio que presiona para torcer fallos, este es un asunto de corrupción de los propios funcionarios del Ministerio Público. 




AP: Aquí hay un caso claro de acoso político extremo, un asesinato político muy grave, tan grave como el asesinato de Marcelo Quiroga Santa Cruz o del padre Luis Espinal. Es uno de los hechos más graves que puede ocurrir, con la agravante de que sucedió en democracia. ¿Se puede volver a imputar a esta gente? 
VL. Si. En el proceso ha cumplido un papel muy importante el Defensor del Pueblo junto a la Acobol y otras organizaciones que han mostrado su preocupación. El proceso ha sido analizado por personalidades reconocidas como la doctora Julieta Montaño que tiene mucho recorrido en la defensa de los derechos de la mujer. También la decana de la Facultad de Derecho y muchas otras mujeres han analizado fríamente el proceso y han sacado una resolución de sindicación y condena moral al órgano judicial y al Ministerio Público. 

AP: ¿Qué es de la vida de Félix Huanca, candidateó otra vez para ser alcalde por el MAS? 

VL: Mi persona, las hermanas y el tío de Juana Quispe hemos recibido noticias de que él quería repostularse, pero hemos peleado tanto y estiramos tanto la soga que no ha podido repostularse, gracias a Dios. 

AP: Pero está libre y disfrutando la vida, algo que no puede hacer Juana Quispe… 

VL. Esta libre, no gracias a Dios sino a otras situaciones. 

AP: ¿Los otros dos acusados también están libres? 

VL: Están libres y no hay ni un solo detenido, a pesar de todas las evidencias. 

AL. ¿Qué dijo el pueblo de Ancoraimes ante este crimen, alguien salió en defensa de Juana Quispe? 

CV: El pueblo se ha movilizado, han venido en marcha para protestar y hacer un plantón en la puerta de la Fiscalía. La gente totalmente ha apoyado para que se esclarezca este caso, pero lamentablemente las autoridades del ámbito judicial han hecho oídos sordos. 

AP: ¿Félix Huanca puede volver al pueblo tranquilamente? 

CV: Si, tranquilamente llega porque él anda diciendo que es un político y nadie puede hacerle nada. Huanca se ha escondido detrás de los políticos, esa vez Eugenio Rojas era senador y cuando estaba como tercer hombre del país llamaba a los jueces y fiscales para que ayuden a Huanca y por eso no está preso ni perseguido. Otro personaje que lo ayudó fue el asesor de Palacio de Gobierno Dante Justiniano. En el cuaderno de investigaciones, Huanca dijo textualmente que cada audiencia le costó entre 60 y 80 mil bolivianos. El senador Eugenio Rojas y Dante Justiniano hacían la gestión y los fiscales recibían el dinero. 

AP: ¿Encubrieron un crimen? 

VL: A diferencia de lo que hace nuestro Ministerio Público, la Alcaldía de Buenos Aires ha sacado una minuta de comunicación en la cual cuestiona al gobierno boliviano por no haber hecho nada para proteger a Juana Quispe, porque estaba claro que la iban a matar. Yo tengo mucha experiencia en procesos sumamente violentos, y el señor Huanca es violento. Ellos llegaron al punto de amenazarme y decirme delante de la policía, nariz con nariz, que soy tan mala abogada que atiendo gratis a las hermanas de Juana Quispe. Son personas con un odio visceral y me doy cuenta que exactamente lo mismo le hicieron a Juana. 

Según Amalia Pando, el gobierno de Evo Morales no solo negó protección a la ex concejala de Ancoraimes sino que está protegiendo descaradamente a sus asesinos. La periodista espera que esta denuncia “cale en los huesos y la médula del pueblo boliviano para que todos nos movilicemos y nos organicemos en contra de esta justicia de la que todos somos víctimas y que ha sido incapaz de esclarecer el asesinato de Juana Quispe y sancionar a los responsables”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...