Acerca de nosotras ·

jueves, 23 de abril de 2015

Consecuencias de ser cuidadora en la salud de la Mujer


Las víctimas que el cuidado toma no se refiere sólo al campo financiero. Los niveles más altos de depresión, ansiedad y otros problemas de salud mental son comunes entre las mujeres que cuidan a un familiar o amigo . Los estudios muestran que los hombres responden a las responsabilidades del cuidado de una manera fundamentalmente diferente. Las mujeres tienden a quedarse en casa para cuidar mucho tiempo a una o más enfermos o discapacitados amigos o miembros de la familia, mientras que los hombres responden a las necesidades de la persona querida   retrasando  la jubilación, en parte, para asumir la carga financiera asociada con el cuidado a largo plazo. 30 El impacto de  los cuidados intensivos en  la mujer puede ser sustancial.


Un estudio de cuatro años encontró que las mujeres de mediana edad y mayores que atendieron a un cónyuge enfermo o discapacitado tuvieron casi seis veces más probabilidades de sufrir sintomas de depresión o ansiedad   que aquellas que no tenían  responsabilidades de cuidados .31 No es sólo cuidar a un cónyuge lo que pueden afectar a la salud mental. El mismo estudio encontró que las mujeres que cuidaban a los padres enfermos eran dos veces más propensas a sufrir de síntomas de depresión o ansiedad que las no cuidadoras .32



Una de cada cinco mujeres cuidadoras de 18 años a 39 años  indican que el estrés estaba casi siempre presente en sus vidas; casi el doble que las que no eran  cuidadores y  que  los cuidadores masculinos. 33 [versión de febrero de 2015] El impacto negativo en las relaciones de los cuidadores  con sus redes sociales debido a su reducida capacidad de participar en actividades fuera de su papel de cuidador puede llevar a que  las cuidadoras experimentan aislamiento social, que a su vez puede tener un impacto en su bienestar psicológico. Los estudios han demonstrado  que las mujeres son más vulnerables que los hombres a los efectos de apoyo social reducido. 34 [Actualizado en febrero de 2015]



Un particularmente fuerte factor para determinar el impacto en la salud mental de la prestación de atención es la cantidad de atención por semana que una mujer ofrece. Un estudio encontró un marcado incremento en el riesgo entre las mujeres que proporcionan 36 o más horas a la semana de atención a un cónyuge. Los investigadores llegaron a la conclusión de que puede haber un umbral de participación, tiempo más allá del cual la probabilidad de consecuencias en la  salud mental se incrementa .35 rápidamente



La incidencia de síntomas o experiencias no se limitan a la depresión. Diversos estudios han puesto de manifiesto otras características comunes de la experiencia de cuidado de las mujeres:


-Un mayor nivel de hostilidad y una mayor disminución de la felicidad para los cuidadores de los miembros de la familia.36
-Mayor aumento de  síntomas de depresión, menos "dominio personal" y menos auto-aceptación .37 
 y alto estres.38  se relacionan con el  cuidado
Para agravar este cuadro,  las dolencias físicas no son infrecuentes. Los investigadores encontraron que más de un tercio de l@s cuidador@s  que proporcionan una intensa y continua atención a los demás mientras  sufren de mala salud ell@s mim@s .39 Además, un estudio de 1999 indicó que en comparación con los no cuidadores,  las mujeres cuidadores tenían el doble de probabilidades de no llenar una receta debido a el costo (26% vs. 13%). 40 Las mujeres mayores que cuidan a un ser querido con demencia pueden ser particularmente susceptibles a los efectos negativos para la salud de los cuidados, ya que reciben significativamente menos ayuda de miembros de la familia para sus propios problemas .41 Para destacar esto, un estudio de 2003 encontró que más de una de cada cuatro (26%) de las mujeres cuidadoras reportaron regularmente  mala salud en comparación con el 12% de las mujeres .42 [Actualizado en febrero de 2015]



El impacto físico de la prestación de atención  en el cuidador puede llevar a precisar  atención   a largo plazo para el o ella misma. Por ejemplo:


Una encuesta nacional encontró que el 21% de las cuidadoras femeninas se hacian mamografías con menos frecuencia. 43 [Actualizado en febrero de 2015]
 Dos de cada tres mujeres mayores no se aprovechaban de los servicios preventivos de salud debido a la falta de información y al  alta costo que les suponia .44 
25% de las mujeres cuidadores tienen problemas de salud como resultado de su actividades de 45 cuidados
La enfermedad coronaria (CHD) es un factor de riesgo físico de la  prestación de cuidados. Las mujeres que pasan nueve o más horas a la semana cuidando a un cónyuge enfermo o discapacitado aumentan su riesgo de cardiopatía coronaria .46
Otros efectos sobre la salud incluyen la presión arterial elevada y un mayor riesgo de desarrollar hipertensión; disminución en el estado de salud percibido;respuesta  inmune pobre; cicatrización de las heridas más lento; y un mayor riesgo de mortalidad.47
A pesar de los peajes físicos y emocionales de los factores de cuidado y de riesgo de enfermedad, las mujeres cuidadoras son menos propensas a tener sus propias necesidades de salud atendidas . Un estudio encontró que las mujeres que atienden a un cónyuge enfermo / discapacitado eran más propensas a reportar una historia personal de hipertensión,  diabetes y  hipercolesterolemia. Estos mismos cuidadores también fueron ligeramente más propensas a fumar y consumir grasas saturadas 48 , en comparación con las mujeres no cuidadoras: 49


25% (frente a 17%) calificaron su propia salud como regular o mala
54% (frente a 41%) tenían una o más problemas  crónicos de salud
51% (frente a 38%) presentaban síntomas depresivos
16% (frente al 8%) tenían el doble de probabilidades en el último año de no  necesitar  atención médica
25% (frente al 16%) tuvo dificultades para obtener atención médica
Está claro que el cuidado puede tener efectos negativos para la salud. Es importante señalar, sin embargo, que a pesar de  que los cuidados puede exigir peajes físicos, emocionales y financieros, también puede ser gratificante. Algunas mujeres cuidadores:

Reportando una "ganancia" de las cuidadoras en cuanto a  más propósito en la vida que las  mujeres no cuidadoras .50
Efectos beneficiosos reportados incluyenron más autonomía, más  crecimiento personal y más auto-aceptación en el cuidado de amig@s.51

30 Dettinger, E., & Clarkberg, M. (2002). Informal caregiving and retirement timing among men and women: Gender and caregiving relationships in late midlife. Journal of Family Issues, 23(7), 857–879.

31 Press Release (2002, August). Reverberations of family illness: A longitudinal assessment of informal caregiving and mental health status in the nurses’ health study. American Journal of Public Health.

32 Ibid.

33 MetLife Mature Market Institute, National Alliance for Caregiving & University of Pittsburgh Institute on Aging (2010). The MetLife Study of Working Caregivers and Employer Health Care Costs: New Insights and Innovations for Reducing Health Care Costs for Employers.

34 Womens Health Victoria (2008) Women and Informal Caregiving. Retrieved (January 2015) from http://whv.org.au/static/files/assets/2aaa851d/Women_and_informal_caregiving_GIA.pdf 

35 Press Release (2002, August). Reverberations of family illness: A longitudinal assessment of informal caregiving and mental health status in the nurses’ health study. American Journal of Public Health

36 Marks, N. Lambert, J. D., & Choi, H. (2002). Transitions to caregiving, gender, and psychological well-being: A prospective U.S. national study. Journal of Marriage and Family, 64, 657–667.

37 Ibid.

38 Gallant, M. P., & Connell, C. M. (1998). The stress process among dementia spouse caregivers: Are caregivers at risk for negative health behavior change? Research on Aging, 20(3), 267–297.

39 Navaie-Waliser, M., Feldman, P. H., Gould, D. A., Levine, C. L., Kuerbis A. N., & Donelan, K. (2002). When the caregiver needs care: The plight of vulnerable caregivers. American Journal of Public Health, 92(3), 409–413.

40 The Commonwealth Fund. (1999, May). Informal caregiving (Fact Sheet). New York: Author.

41Langa, K. M., Chernew, M. E., Kabeto, M. U., Herzog, A. R., Ofstedal, M. B., Willis, R. J., et al. (2001). National estimates of the quantity and cost of informal caregiving for the elderly with dementia. Journal of General Internal Medicine, 16(11), 770–778.

42 Austrailian Bureau of Statistics (2004) Disability, Aging and Carers Australia: Summary of Findings.

43 National Alliance for Caregiving & Evercare. (2006) Evercare Study of Caregiversin Decline: A Close-up Look at the Health Risks of Caring for a Loved One.

44 U.S. Administration on Aging. (2000). Older Women (Fact Sheet). Retrieved (April 3, 2003) from http://www.aoa.gov/naic/may2000/factsheets/olderwomen.html

45 Older Women’s League. Women and long-term care. Retrieved (April 3, 2003) from http://www.owl-national.org

46 Lee, S. L., Colditz, G. A., Berkman, L. F., & Kawachi, I. (2003). Caregiving and risk of coronary heart disease in U.S. women: A prospective study. American Journal of Preventive Medicine, 24(2), 113–119.

47 Ibid.

48 Ibid.

49 The Commonwealth Fund. (1999, May). Informal caregiving (Fact Sheet). New York: Author.

50 Marks, N. Lambert, J. D., & Choi, H. (2002). Transitions to caregiving, gender, and psychological well-being: A prospective U.S. national study. Journal of Marriage and Family, 64, 657–667.

51 Ibid.

https://www.caregiver.org/women-and-caregiving-facts-and-figures

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...