Acerca de nosotras ·

sábado, 6 de agosto de 2022

Una nueva Constitución en Túnez que socava los derechos de las mujeres, con un marco de referencia religioso en un país laico.

Activistas y activistas comunitarios se movilizaron el viernes 22 de julio en el centro de Túnez para gritar su rechazo al proyecto de Constitución del Presidente de la República, Kais Saied. Bajo la consigna “No a la Constitución de un dictador”, los manifestantes denunciaron todo el proceso político que derivó en el proyecto de Constitución, presentado a referéndum el 25 de julio.

Las feministas se han pronunciado para criticar un proyecto de Constitución que pone en peligro los logros de las mujeres tunecinas. El día de la aprobación de esta Constitución será "un día de luto" para las mujeres, afirmó Yosra Frawes, activista feminista y expresidenta de la Asociación Tunecina de Mujeres Democráticas (ATFD).

Una preocupación compartida por Sarah Ben Said, directora ejecutiva de la asociación Aswat Nissa. “Este texto constitucional combina el paternalismo de Bourguiba con la autocracia de Ben Ali”, estima, por su parte, la representante de Aswat Nissa, contactada por Nawaat.

Activistas feministas critican la vía presidencial “unilateral” que dio origen a este proyecto de Constitución. Desarrollado sin consultar a los actores y asociaciones políticas y a pesar de la opinión desfavorable de la comisión encargada de redactar la nueva Constitución tunecina, el proyecto de Saied se percibe como "una amenaza para los derechos de las mujeres y en particular de las minorías", advierte Ben Said.

La expresidenta de la ATFD  teme  un posible referéndum sobre el Código del Estatuto Personal (CSP). Al constituir un arsenal legal de vanguardia, la CSP estaría seriamente amenazada cuando entre en vigor la nueva Constitución, cree.Los temores de las feministas se basan en la referencia más destacada de este proyecto a la religión. Una omnipresencia va de la mano con la ausencia de cualquier referencia a los derechos humanos.

Sin embargo, las luchas por los derechos humanos son parte integral de la historia del país. Túnez participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, entre otros. Lamentablemente, el Presidente de la República percibe estos derechos como impuestos a la sociedad tunecina por parte de extranjeros. A los que los defienden, los llama traidores, denuncia Frawes.

La activista feminista también critica la eliminación de la referencia al movimiento reformista posindependencia en el preámbulo del proyecto de Constitución. Ella lo ve como una “exclusión” de toda una dinámica política que ha traído varios derechos a las mujeres tunecinas: desde el CSP hasta el establecimiento de la educación obligatoria.

“El marco de referencia religioso no solo tiene un significado simbólico de orden civilizatorio. Crea efectos legales”, explica Frawes. Y para continuar: “Es esta misma referencia la que ha impedido a las mujeres tunecinas a lo largo de estos 70 años acceder a todos sus derechos”.

En efecto, contrariamente a la Constitución de 2014, el texto constitucional de Saied no se contenta con mencionar “el apego de nuestro pueblo a las enseñanzas del Islam”, a la “identidad árabe e islámica” de los tunecinos y al Islam como religión de Estado. Decreta la afiliación de Túnez a un "Oumma" islámico.

Un posicionamiento identitario acompañado de una obligación para el Estado de “trabajar para lograr los fines (maqacid) del Islam, en este caso la preservación de la vida, el honor, la propiedad, la religión y la libertad”. Esta referencia al honor sería una brecha que permitiría requisar los logros de las mujeres, en particular en términos de filiación, preocupa el líder de Aswat Nissa.

Mientras tanto, Yosra Frawes teme que los cuerpos de las mujeres estén aún más encerrados en nombre de la preservación del honor. “Hay toda una dinámica que atenta contra el acceso de las mujeres a sus derechos sexuales y reproductivos. Se ha iniciado desde el ascenso de los islamistas al poder. Con tal disposición constitucional, tememos que estos derechos sean aún más violados”.

Es cierto que el proyecto de Constitución de Kais Saied establece la igualdad entre hombres y mujeres, pero este anuncio sigue siendo "lacunado", cree Sarah Ben Said. “El artículo 23 de este proyecto de ley establece la igualdad ante la ley y no en la ley. Nada presagia algún avance en términos de igualdad en la herencia o incluso en la paridad”, añade.

Ante todas estas carencias y el hecho de que la Constitución se interpreta como un ente inseparable, el texto constitucional del Presidente de la República constituye “un punto oscuro en la historia del país”, ataja la expresidente de la 'ATFD .

Traducción de Violeta Doval Hernández 

Fuente original: https://nawaat.org/2022/07/27/nouvelle-constitution-craintes-dune-autocratie-aux-relents-theocratiques/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...