Acerca de nosotras ·

lunes, 9 de diciembre de 2019

Demandas a todos los actores en la COP25: Crear una transición justa y equitativa para todas las personas


Demandamos la transición a una economía de energía regenerativa basada en fuentes 100% seguras y renovables para 2035, así como descentralizar y democratizar la propiedad de esta nueva economía energética. Desarrollar un plan de transición justa que proteja a las personas cuyos medios de vida se vean afectados por el cambio económico, incluyendo las comunidades del carbón y los trabajadores del gas y el petróleo, creando programas educativos para la transición de estos trabajadores a nuevas oportunidades de empleo en el sector de las energías renovables. Un Futuro Feminista Libre de Combustibles Fósiles requiere una transición justa que implique un cambio de empleos en industrias contaminantes de carbono a empleos verdes y decentes en industrias sostenibles, limpias y renovables. Sin embargo, para ser justos y equitativos, esta transición también debe desafiar la división del trabajo por género, lo que coloca a las mujeres en las industrias de subsistencia y servicios a menudo con salarios bajos, inseguros e informales. Esta transición justa y equitativa debe reexaminar la noción misma de trabajo de modo que el cuidado no remunerado y el trabajo doméstico, en su mayoría asumidos por mujeres, sean valorados y redistribuidos. El aumento del tiempo no laboral, el crecimiento de la comunidad, la expansión de los bienes comunes y un mayor compromiso democrático deben ser parte de los objetivos de esta transición justa y equitativa. Necesitamos democratización de la energía y los recursos, donde las personas locales, especialmente las mujeres, puedan tomar decisiones sobre el uso de los recursos locales y la mejor manera de satisfacer sus necesidades. Es necesario empoderar a las niñas con habilidades y oportunidades para que asuman un papel de liderazgo en la transición justa y asegurar que nadie se queda atrás.

http://womengenderclimate.org/wp-content/uploads/2019/12/COP25-WGC-Demands_LiteDesign_SPANISH.pdf
Leer más...

domingo, 8 de diciembre de 2019

Demandas a todos los actores en la COP25: Asegurar acciones climáticas basadas en los derechos humanos y justas con respecto al género


En las directrices de implementación del Acuerdo de París se solicita a los países que garanticen que los procesos de los NDC tengan en cuenta las cuestiones de género y sean participativos. Esto ha operacionalizado parcialmente el enfoque basado en los derechos que se estipulan en el Preámbulo del Acuerdo de París con respecto a la acción climática. Al actualizar sus Contribuciones Determinadas Nacionales (NDCs), los Estados tienen que asegurar que los expertos en género -incluyendo a las mujeres, los grupos relacionados con el género y los mecanismos nacionales de género-  son incluidos y participan efectivamente en ese proceso. Además, significa considerar la igualdad de género como un elemento transversal del proceso de planificación de los NDC, por ejemplo, mediante la recopilación de datos desglosados por sexo y género en relación con sectores específicos con el fin de informar las acciones prioritarias de los NDC. Las tablas comunes de reporte del Marco de Transparencia mejorado deben proporcionar orientación para informar sobre adaptación sensible al género, así como información sobre financiación, tecnología y el fomento de capacidades (FTC) proporcionada y movilizada, así como sobre las necesidades y los ingresos recibidos. 
http://womengenderclimate.org/wp-content/uploads/2019/12/COP25-WGC-Demands_LiteDesign_SPANISH.pdf
Leer más...

Demandas frente al COP25: Lanzamiento efectivo de la Plataforma de Comunidades Locales y Pueblos Indígenas (LCIPP)


Una vez concluida la operacionalización de una plataforma sólida y basada en los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, la implementación debe comenzar de inmediato para proteger, respetar y hacer efectivos los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales y para garantizar el consentimiento libre, previo e informado (CLPI), su participación significativa, sus demandas y que se rindan cuentas sobre todas las intervenciones, documentos y políticas que se lleven a cabo en sus territorios y suelo, 
tal como establece la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP). La plataforma debe adoptar un programa de trabajo que permita incorporar el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas y las comunidades urbanas pobres, rurales y remotas, teniendo en cuenta sus derechos, necesidades y responsabilidades en función del género, y asegurando una participación justa y equitativa en los beneficios de la conservación.

http://womengenderclimate.org/wp-content/uploads/2019/12/COP25-WGC-Demands_LiteDesign_SPANISH.pdf
Leer más...

sábado, 7 de diciembre de 2019

Demandas frente al COP25: Garantizar acciones que considere las cuestiones de género en el Trabajo Conjunto de Koronivia sobre Agricultura


Teniendo en cuenta la vulnerabilidad de la agricultura al cambio climático y los enfoques para abordar la seguridad alimentaria, los métodos para evaluar la adaptación, los beneficios colaterales de la adaptación y la resiliencia, pedimos que: se adopte un enfoque que considere las cuestiones de género; esté basado en los ecosistemas; sea impulsado por las comunidades; sea participativo y plenamente transparente para la adaptación y resiliencia ante el cambio climático. Se debe poner fin a la corporización de la agricultura y a la promoción de la agricultura industrial a gran escala a expensas de las mujeres agricultoras, lxs pastorxs y los pueblos indígenas. Se tiene que considerar la agroecología ya que ofrece múltiples co-beneficios (mantiene la biodiversidad, limita el uso de fertilizantes químicos permitiendo la soberanía alimentaria y la justicia social) y se practica en el ámbito de la agricultura familiar. Recalcamos el uso inadecuado de agroquímicos pesados por parte de la agroindustria que conduce a una gestión insostenible del suelo y del agua y que va en detrimento de lxs pequeñxs agricultorxs, lo que debería prohibirse. El Programa de Trabajo Conjunto de Koronivia sobre Agricultura debe reconocer que la restauración a gran escala de los ecosistemas es un elemento esencial de los caminos efectivos para alcanzar la meta de 1.5°C y para crear resiliencia para todos. 

http://womengenderclimate.org/wp-content/uploads/2019/12/COP25-WGC-Demands_LiteDesign_SPANISH.pdf
Leer más...

Demandas frente al COP25: Preservar el océano


Hay que elaborar medidas eficaces de adaptación y mitigación para hacer frente al aumento del nivel del mar; el calentamiento y la acidificación de los océanos; los efectos nocivos del cambio climático y la contaminación ambiental en los océanos y los ecosistemas costeros, como en el caso de los deltas de los ríos, los estuarios, las dunas de arena, los manglares y los arrecifes de coral, que se hallan en grave peligro. Esto incluye medidas para prevenir y reducir significativamente la contaminación marina de todo tipo, en particular la procedente de actividades terrestres, incluidos los desechos marinos, la contaminación por nutrientes, las aguas residuales, los vertidos de residuos sólidos, los plásticos y los microplásticos en las vías navegables y los océanos. 
Leer más...

Demandas frente al COP25: Situar las comunidades por encima de los mercados


Los mecanismos basados en el mercado desarrollados bajo la CMNUCC no han logrado reducir las emisiones de GEI y han causado a menudo en violaciones de los derechos humanos, indígenas y de las mujeres, así como otros daños ambientales. El Mecanismo de Desarrollo Sostenible (SDM, por sus siglas en inglés) en el Artículo 6, debe adoptar un enfoque transformador que se aleje de la lógica de compensación; que se diseñe de una manera que realmente asegure la reducción de GEI: que permita la participación pública desde la fase de planificación y que empodere a los grupos más desfavorecidos. Además, debe incluir obligaciones vinculantes para respetar los derechos humanos, la igualdad de género, los derechos de los pueblos indígenas, las estrategias lideradas por las comunidades locales y la integridad ambiental, y establecer un mecanismo de reclamación.

Leer más...

viernes, 6 de diciembre de 2019

Hoy 6 dic 18h. Marcha por el clima: Emergencia Climática


Leer más...

Demandas frente al COP25: Abordar eficazmente las pérdidas y los daños y las migraciones inducidas por el clima


El  mundo  no  puede  esperar  que  los  pobres  y  los  países  pobres  paguen  primas  de  seguros  por  un problema  que  no  crearon.  Las acciones  para  abordar  las  pérdidas  y  los  daños  causados  por  el  cambio climático son un pilar del Acuerdo de París (Artículo 8). Aproximadamente un cuarto de los NDCs incluyen la cuestión de pérdidas y daños, y el 44% de los pequeños estados insulares en desarrollo (SIDS, por sus siglas en inglés) mencionan pérdidas y daños en sus NDCs. En la COP25 se debe acelerar y mejorar el trabajo sobre pérdidas y daños, teniendo en cuenta las necesidades de los más afectados, incluidas los migrantes inducidos por el cambio climático.  La financiación  para pérdidas y daños debe aumentar  de  acuerdo  con las responsabilidades  comunes  pero diferenciadas; responsabilidades históricas; capacidades respectivas y canalizarse a las comunidades más afectadas, incluidas  las  mujeres.  Esto  incluye, fuentes innovadoras  de  financiamiento  para crear un fondo que se ocupe específicamente de pérdidas y daños (por ejemplo, impuesto de extracción de  combustibles  fósiles,  impuesto  de  bunkers,  impuesto  sobre  transacciones  financieras,  impuesto  de aviación)   que   pueda generar financiamiento significativo e independiente de los presupuestos gubernamentales. Los seguros para riesgos asociados a desastres tienen un papel que desempeñar en la cuestión de pérdidas y daños y pueden  ofrecer beneficios para  lidiar con  eventos  extremos. No obstante,  están  limitados debido al  sistema prevaleciente  en  el  que  los  SIDS,  los  LDCs  y  otros  estados  tienen  que  pagar  las primas. Estos seguros también tiene un valor limitado cuando se trata de impactos climáticos de proceso lento y cuando los desastres son tan frecuentes que no se pueden asegurar.  
Leer más...

Demandas frente al COP25: Cumplir con el nivel de expectativas, con un aporte financiero a la altura


El aumento denivel de expectativas debe abordar urgentemente la actual brecha entre las promesas y las terribles predicciones del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre hacia dónde se dirige el mundo. La COP25 es la última oportunidad para las Partes de aumentar su ambición de tal forma que reflejen las promesas hechas para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 C y para mostrar la eficacia del proceso Talanoa celebrado el año pasado, así como de la Cumbre de Acción Climática que tuvo lugar en septiembre.

http://womengenderclimate.org/wgc-feminist-demands-at-cop25/
Leer más...

jueves, 5 de diciembre de 2019

Demandas frente al COP25: Cumplir con el Programa de Trabajo de Lima sobre Género de 5 años y un Plan de Acción en Género sólido


El grupo constituyente de Mujeres y Género (WGC) considera que un Plan de Acción en Género (GAP, por su siglas en inglés) integral, específico y con recursos, y un Programa de Trabajo de Lima sobre Género (LWPG) renovado y a largo plazo es crítico para avanzar con urgencia en políticas y acciones climáticas sensibles al género y basadas en los derechos humanos. El WGC sostiene que el LWPG y el GAP deben de ser un medio para apoyar el objetivo general de una transición urgente. Esta transición debe darse desde una economía basada en combustibles fósiles y que es profundamente injusta, hacia un modelo de desarrollo sostenible justo y equitativo que garantice los derechos de las mujeres y la igualdad de género. Tras revisar las actividades que las Partes y lxs observadorxs han emprendido para implementar el GAP de dos años, en la COP25 el WGC describe las áreas clave que deberían renovarse, así como nuevas actividades que requieren una acción y atención mejoradas. Puede ver aquí la propuesta completa del WGC sobre el GAP 

Leer más...

Demandas feministas frente al COP25



 Nos unimos con La Unidad de Mujeres y Género (WGC) como parte comprometida en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático  (CMNUCC) establecido en 2009, solicitando: 

A las partes del COP25 :

  • Cumplir con el Programa de Trabajo de Lima sobre Género de 5 años y un Plan de Acción en Género sólido  
  • Cumplir con el nivel de expectativas, y un aporte financiero a la altura
  •  Afrontar las pérdidas y daños de las migraciones causadas por en el clima
  • Poner a las comunidades por encima de los mercados.
  • Preservar el océano.
  • Garantizar una acción sensible al género en el marco del trabajo conjunto de Koroniva sobre agricultura
  • Lanzar de manera eficaz la implementacion de una Plataforma para las comunidades locales y pueblos indígenas.


En el contexto de la acción climática en general,  exigimos a  los actores: 

  • Asegurar que las acciones  dirigidas al  clima estén basadas en los derechos humanos y la justicia de género.
  • Crear una transición justa e igualitaria para todas las personas
  • Asegurar que las soluciones climáticas son justas a nivel del genero
  • Promover la salud incluidos los  derechos sexuales  y reproductivos
  • Liberarse de los combustibles fósiles y de los sistemas energéticos no seguros
  • Traspasar el dinero dirigido a los conflictos bélicos y las energías sucias hacia soluciones ambientales y sociales
  • Priorizar a los pueblos frente a los beneficios.
  • Promover una democracia energética
  • Proteger los sistemas de alimentación ecológicos
  • Considerar enfoques basados en el respeto a los ecosistemas
  • Parar la geoingenieria y los  BECCS ( bioengenierias con trasporte y almacenamiento de carbono)  como  'Peligrosos' 
  • Hacer sostenible  la pesca y acuicultura
  • Priorizar que el agua es vida

Leer más...

Documento de posición sobre el acuerdo climático de 2015 6/6


Parte H. Desarrollo de capacidades 

Los esfuerzos de desarrollo de capacidades deben estar cuidadosamente estructurados, de modo tal que las iniciativas sean claras, previsibles, eficaces, coordinadas, estén basadas en la demanda y sean dirigidas por los países. Además, dichas iniciativas deben ser sostenibles y contar con medios adecuados de implementación para garantizar que estas generen un impacto a largo plazo. Por último, las iniciativas de desarrollo de capacidades deben garantizar la igualdad de género y deberían considerar los roles y las necesidades diferenciadas de hombres y de mujeres.

La Parte H. debe, por lo tanto, garantizar el acuerdo para: 

o  Asegurar la plena participación de las mujeres en todos los proyectos y programas diseñados para fortalecer la capacidad de las personas en la implementación de formas para mitigar el cambio climático y adaptarse a este. En este sentido, las mujeres deben estar involucradas en todas las etapas de las iniciativas de desarrollo de capacidades;
o Asegurar que todas las iniciativas de desarrollo de capacidades sean inclusivas y equitativas, de modo tal que mujeres y hombres puedan tener acceso a dichas iniciativas y a los beneficios derivados;
o Reconocer que la inclusión de las mujeres en las delegaciones nacionales sobre cambio climático y su papel como negociadoras es fundamental para superar la existente brecha de género durante las negociaciones sobre cambio climático y que esto dará lugar a un lenguaje de género consolidado en tales negociaciones;
o Fomentar las capacidades de hombres y mujeres para la recolección, compilación, análisis y difusión de datos desagregados por sexo y género sobre cambio climático;
o Asegurar que los esfuerzos de desarrollo de capacidades sean cuidadosamente diseñados desde una perspectiva de género para que las iniciativas sean eficaces. El desarrollo de capacidades fomento debería estar regido por un proceso efectivo, coordinado, continuo, transparente, progresivo, iterativo y participativo. Además, deben estar dirigidos por los países, ser sensibles al género y constituir una visión a largo plazo para el desarrollo sostenible;
o Fortalecer el desarrollo de capacidades mediante la participación de alianzas del sector público;
o Reconocer que dichas alianzas proporcionan acceso y disponibilidad, asequibilidad y sostenibilidad de los servicios públicos paraa mujeres, pobres y grupos marginalizados.
o Fortalecer y apoyar los sistemas de conocimientos tradicionales e indígenas para la adaptación, incluidos los de las mujeres, las poblaciones indígenas y las comunidades locales, y aprender de las mejores prácticas y de los proyectos en curso de estos.
Leer más...

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Documento de posición sobre el acuerdo climático de 2015 5/6


 Parte G. Desarrollo y transferencia de tecnología

Un enfoque sensible al género respecto de las políticas y los proyectos relativos a la mitigación del cambio climático y a las tecnologías vinculadas al clima requiere un cambio de paradigma que reconozca los derechos humanos de las mujeres y su aportación a la respuesta frente a dicha problemática. Asimismo, dicho enfoque también requiere la promoción del desarrollo de nuevas oportunidades para las mujeres en los sectores de la mitigación y la tecnología. Las mujeres tienen derecho a una participación activa en la cadena de valor de las tecnologías que buscan dar respuesta al cambio climático y a ser beneficiarias de las oportunidades económicas que puedan surgir de la mejora de las iniciativas de mitigación.

Para facilitar el compromiso de las mujeres con el sector, es preciso que la transferencia y el desarrollo de tecnología garanticen un mayor intercambio de habilidades y oportunidades de generar conocimiento para todas las mujeres. Además, es necesario un mayor reconocimiento e integración de los conocimientos tradicionales, de las innovaciones y de las prácticas tradicionales de las mujeres en las acciones y políticas de adaptación y mitigación.

Según se indica en la Convención, los países desarrollados tienen la obligación legal de adoptar medidas prácticas para promover, facilitar y financiar la transferencia o el acceso a tecnologías y conocimientos adecuados desde el punto de vista ambiental, social y económico a los países en desarrollo para adaptarse al cambio climático y a la mitigación. Se exhorta a los países desarrollados a que apoyen el desarrollo y la mejora de las capacidades y tecnologías endógenas. Sin embargo, las directrices actuales que tienen por objeto ayudar a los países a llevar a cabo la evaluación de las necesidades tecnológicas (TNA), como aquellas publicadas por PNUND/GEF o PNUMA, abordan en forma incorrecta las necesidades específicas de cada género (si es que al menos lo hacen).

La transferencia de tecnología, desarrollo de capacidades y las disposiciones financieras de los acuerdos climáticos y planes de respuesta deben reconocer el conocimiento tradicional e indígena que poseen las mujeres, como también deben respetar la amplia variedad de estrategias comunales de supervivencia de las poblaciones indígenas. Estas disposiciones deben ser inclusivas y equitativas, de modo tal que mujeres y hombres puedan tener acceso al desarrollo y a la transferencia de nuevas tecnologías energéticas y puedan beneficiarse de ello.

La Parte G. debe, por lo tanto, garantizar el acuerdo para:

o Asegurar el uso de tecnologías seguras y adecuadas desde el punto de vista social, ambiental y económico;  o Defender el uso del principio precautorio, como otras salvaguardas de los derechos humanos y del medio ambiente;  o Asegurar que la metodología de evaluación de las necesidades tecnológicas (TNA) determine y reconozca en forma adecuada las necesidades diferenciadas por género. Las evaluaciones tecnológicas deben contar con la participación de la sociedad civil, incluidas las mujeres, para garantizar que la transferencia de tecnología esté basada en las necesidades de las comunidades; en particular, de las más vulnerables y pobres, y para integrar mecanismos de evaluación tecnológica multilaterales, independientes y participativos según sus posibles impactos sociales, económicos, ambientales y sanitarios;  o Considerar y apoyar el conocimiento tradicional, las medidas de adaptación y las prácticas de las mujeres, incluidos los conocimientos indígenas;
o Asegurar el acceso justo y equitativo a la tecnología y a la ayuda, para superar las  barreras de la propiedad intelectual y lograr de este modo que los países en desarrollo puedan crear y desarrollar su propia base tecnológica. La tecnología debe ser adecuada y debe, además, ser evaluada según el nivel de accesibilidad y los beneficios particulares que ofrece a una comunidad. Asimismo, debe implementarse a un costo razonable e introducirse de una manera clara y simple que permita a las comunidades apropiarse de ella y adaptarla para garantizar su eficacia; o Asegurar que se excluyan los enfoques ineficientes sobre la mitigación del cambio climático que han demostrado ser desiguales, ineficaces, peligrosos e insostenibles, como la producción de bioenergía a gran escala, las grandes represas y las compensaciones de carbono forestal (incluido REDD+);
o Asegurar que todas las tecnologías transferidas en el marco de los protocolos de la CMNUCC resulten no perjudiciales para el medio ambiente o para las comunidades hacia las cuales se transfiere tal tecnología. No se deberían permitir las transferencias de tecnologías que sean consideradas de alto riesgo, incluidas, entre otras, la geoingeniería y la energía nuclear. Los derechos humanos y la conservación ambiental, a la luz de la igualdad de género, deben constituir los criterios mínimos que se apliquen en todas las transferencias de tecnología;
o Exigir el equilibrio de género en los consejos directivos, paneles de expertos y grupos consultivos para la planificación local y nacional de la respuesta al cambio climático, la transferencia y difusión de tecnologías energéticas y la financiación del carbono, y exigir que se cuente con los medios y métodos necesarios para el desarrollo de capacidades de las mujeres con el fin de garantizar su participación eficaz;
o Apoyar la capacitación de las mujeres en el uso, el desarrollo, la producción y la comercialización de tecnologías energéticas de baja emisión de carbono y las oportunidades de compartir estos conocimientos con otras mujeres; o Establecer metas para la participación de las mujeres en proyectos y programas destinados a ampliar el acceso a la energía, como formuladoras, administradoras y emprendedoras, y responder a sus respectivas necesidades; o Establecer programas y centros dedicados al desarrollode  capacidades de las mujeres para las iniciativas y oportunidades comerciales de energía limpia;
o Crear mecanismos de financiación para facilitar el acceso al financiamiento para el clima en proyectos pequeños;
o Hacer participar a expertos en cuestiones de género y energía para aplicar análisis de género en el desarrollo de políticas y proyectos sobre energía y cambio climático; o Involucrar a educadores sociales, científicos y trabajadores de desarrollo, así como a la sociedad civil y a los movimientos sociales, en las evaluaciones de las necesidades de tecnológicas y en el desarrollo de políticas relativas al cambio climático y al desarrollo sostenible, y garantizar formas de generar diálogo comunitario entre los distintos y heterodoxos "expertos" , incluida la comunicación constante y el diálogo acerca del consentimiento libre, previo e informado (FPIC) con las poblaciones indígenas y las comunidades locales;

o Alentar a los países a profundizar la cooperación Norte-Sur, Sur-Sur y la cooperación regional e internacional triangular en y para el acceso a la ciencia, tecnología e innovación, y a incrementar el intercambio de conocimientos; promover el desarrollo, transferencia,  diseminación y  difusiónen condiciones favorables de tecnologías respetuosas del medio ambiente a los países en desarrollo.



Leer más...

Documento de posición sobre el acuerdo climático de 2015 4/6




Parte F. Financiación

El suministro de financiación para el clima es una obligación legal de los países desarrollados en virtud de la CMNUCC y de conformidad con el principio de  RCPD, el cual abarca los gastos de adaptación, mitigación, pérdidas y daños, transferencia de tecnología y  el desarrollo de capacidades  de los países en desarrollo. Este principio fundamental de financiación deberá reiterarse en el nuevo acuerdo.

Además, el mecanismo debería provenir de fuentes públicas en forma de subvenciones. Se deberá excluir del nuevo acuerdo el aprovechamiento de la financiación del sector privado como forma de evitar la responsabilidad del Estado, así como las soluciones falsas basadas en la compensación. Por el contrario, el nuevo acuerdo debe centrarse en la cancelación de deuda de los países en desarrollo y en los mecanismos de incentivos financieros tales como el impuesto a las transacciones financieras internacionales.

La financiación para el clima debe adoptar un enfoque sensible al género y dirigido por los países, que garantice la existencia de procesos de toma de decisión inclusivos con la participación de las comunidades afectadas, incluidas las mujeres, en todos los niveles. En el contexto de la financiación climática, el control por parte de los países debe redefinirse más allá del “control gubernamental” de manera que se abarque el control por los ciudadanos, garantizando que las necesidades y prioridades de todos los actores de la comunidad, en particular de las mujeres, sirvan de base para la toma de decisiones en materia de financiación para el clima de los países receptores.

La Parte F. debe, por lo tanto, garantizar el acuerdo para:


o Asegurar que lo compromisos de financiamiento de los países desarrollados sea nuevo, adecuado, legalmente vinculante, cuantificado, mensurable, notificable y verificable;  o Asegurar que estos compromisos de financiación estén basados en las necesidades de los países en desarrollo y en las exigencias científicas para establecer el límite del calentamiento global por bajo de 1,5 °C. Para tal fin, se establecieron     USD 100.000 millones como punto de partida para aumentar hacia 2020 la financiación, gracias a un plan de acción que incluya metas cuantificadas y sujetas a plazos determinados y derivados de los fondos aportados por los países desarrollados; 

o Asegurar que se destine no menos del 50 % de la financiación para el clima a la adaptación; la financiación correspondiente a  pérdidas y los daños debe estar al principio de la financiación para la adaptación;  o Prohibir la prestación de obligaciones financieras de los países desarrollados mediante préstamos, créditos a la exportación, inversiones privadas para el clima o mecanismos de mercado;  o Apoyar la implementación de mecanismos de financiamiento innovadores, como un impuesto a las transacciones o especulación financiera a nivel mundial;  

o Asegurar que los proyectos climáticos financiados  respeten los derechos humanos y  de las mujeres, sean sensibles al género y excluyan de forma explícita todos los enfoques o tecnologías que puedan ir en detrimento de las personas y el medio ambiente en nombre de la reducción de emisiones; 
o Priorizar la financiación de proyectos a pequeña escala que sean adecuados desde el punto de vista tecnológico e impulsados en el ámbito local, que planteen múltiples beneficios sociales, económicos y ambientales directos y que permitan el reconocimiento de los conocimientos tradicionales y la participación activa de las mujeres en todos los niveles.  

o Priorizar un enfoque dirigido por los países que permita  acceso directo y genere en los países receptores la voluntad de apoyo; en particular, para mejorar la capacidad de la sociedad civil de monitorear y reportar la transparencia e inclusión de la financiación para el clima, como también de hacer que sus propios gobiernos rindan cuentas, a los países contribuyentes y a la comunidad internacional. 

o Para la implementación del nuevo acuerdo, el Fondo Verde para el Clima (FVC) debe:

o Recibir apoyo por ser la entidad encargada en virtud del Mecanismo Financiero del acuerdo de 2015, mediante el cual se debería canalizar la mayor parte de las obligaciones financieras del nuevo acuerdo; o Recibir financiación, principalmente de los fondos aportados por los países desarrollados, como parte de ciclos sucesivos de reposición;  o Operar, bajo la guía completamente responsable de las Partes de la Convención, de manera transformadora e independientemente a las instituciones financieras internacionales, para dar prioridad a las necesidades de los países más afectados y vulnerables y las comunidades locales, incluidas las mujeres, y garantizar la participación equitativa en la toma de decisiones del FVC.



Leer más...

martes, 3 de diciembre de 2019

Chile: Cumbre de los Pueblos y Cumbre Social por la Acción Climática.



El cambio de sede de la COP25 tiene dos efectos. El primero es que por el cambio a última hora habrá muy baja presencia de chilenxs y, en general de latinoamericanxs, en la Cumbre oficial, lo que deviene en un poca presencia de nuestras demandas

El segundo es que por tercera vez consecutiva la COP se realiza en Europa, una región de difícil acceso y movilidad para casi todas las personas del mundo, y que domina la discusión climática y promueve las soluciones de mercado. Este año esto es especialmente grave pues se prevé que el centro de la discusión serán los mercados de carbono, que han sido rechazados ya por el movimiento de justicia climática que han declarado el 5 de diciembre como el día de “No al mercado de carbono”.

Afortunadamente, la sociedad chilena mantuvo las cumbres alternativas

Cumbre de los pueblos  y Cumbre Social por la Acción Climática




Martes 3 de diciembre, Sala Jorginho Guajajara, 10h00


¡No sin nosotrxs! Voces locales de activistas por la justicia climática y feminista. Video-foro


Las personas y las sociedades deben estar en el centro de la acción climática. Y para que la acción climática sea verdaderamente efectiva y transformadora, debe respetar los derechos de las mujeres y tener en cuenta las cuestiones de género. Desde 2017 el proyecto “¡No sin nosotrxs!” ha estado apoyando a mujeres


y activistas LGBTQI* de Ecuador, Sudáfrica, Indonesia, India y Fiji en sus intentos de conectar sus luchas climáticas locales con la esfera internacional.


El objetivo es hacer visibles las demandas locales de las comunidades que viven a la vanguardia del cambio climático. ¡Queremos que la comunidad internacional tenga en cuenta sus demandas y conocimientos!



5 de diciembre, Sala Camilo Catrillanca, 10h00

Geografía crítica en tiempos de movilización: herramientas de sistematización y representación espacial.

Compartiremos la experiencia de los colectivos de geografía crítica en el uso de herramientas geográficas (cartografía convencional
y cartografía social) para analizar o develar las injusticias territoriales. Veremos varios ejemplos del uso de la geografía con un compromiso teórico-político con la transformación social y al final nos centraremos en las últimas experiencias de los colectivos en mapear la violencia estatal ejercida durante las movilizaciones populares e indígenas en Ecuador y Chile.

Proponemos también trabajar en torno a la multiescalaridad de las luchas y, en resonancia con las movilizaciones en otros países de la región (Haití, Bolivia, Colombia), reflexionaremos sobre las posibilidades de convergencia de todas las luchas.

Organizan: Colectivo de Geografía Crítica Gladys Armijo Chile, Colectivo de Geografía
Crítica del Ecuador 


Viernes 6 de diciembre, Sala Macarena Valdes, 10h00

Los momentos constituyentes en América Latina: propuestas y miradas desde la Ecología Política

Evento preparatorio al IV congreso latinoamericano de ecología política que será en Quito en 2021, discutiremos cuáles son los aportes de la ecología política al momento político que vive Chile y América Latina.

Organiza: Red de Investigadores en Ecología Política (RIEP)
Cumbre Social por la Acción Climática

Centro Cultural Tío Lalo Parra, Cerrillos


Sábado 7 de diciembre, Sala Berta Cáceres, 10h00

Más allá del laboratorio: Explorando la producción participativa de conocimiento ambiental.

Reflexionaremos sobre la potencialidad del método de la cartografía social y la epistemología de la geografía crítica en la producción colectiva de conocimiento.

Organiza: Numies UAH








Leer más...

Documento de posición sobre el acuerdo climático de 2015 3/6



Parte E. Adaptación y pérdidas y daños

Las acciones que abordan la adaptación y se comprometen con iniciativas sobre pérdidas y daños deben ser específicas de cada zona, participativas y estar basadas en los ecosistemas. Estas acciones deben tener en cuenta los abordajes tradicionales, así como las habilidades y los conocimientos diferenciados de hombres y mujeres de una comunidad en particular. Las mujeres deben ser reconocidas como agentes de cambio y actores clave en la lucha contra el cambio climático. Las pérdidas y los daños plantean una amenaza existencial. Es por ello que la financiación para superarlos debe ser nueva, sostenible y transparente. Los planes nacionales de adaptación deben estar determinados por cada país según sus necesidades y, además, deben ser sensibles al género, participativos y completamente transparentes.

La Parte E. debe, por lo tanto, garantizar el acuerdo para:

o Reconocer la necesidad de acción urgente y prioritaria que atienda las necesidades de los países, las comunidades y las poblaciones más vulnerables;  o Asegurar el cambio hacia una economía sostenible, entendida en el contexto del “desarrollo sostenible", la equidad social y la suficiencia económica, como marco dentro del cual se debe aspirar a lograr modelos más sostenibles de producción y consumo;


o Asegurar un enfoque sensible al género en todas las acciones de adaptación; o Establecer un capítulo aparte sobre la pérdida y el daño que incluya de forma clara  información desagregada por género sobre los impactos del cambio climático. La recopilación de datos debe ser realizada en el lugar y con la participación de todas las mujeres de las comunidades involucradas y no sólo por los líderes formales; o Las mujeres, especialmente las más afectadas, deben estar incluidas en los procesos del mecanismo para las pérdidas y los daños, incluyendo  la compensación que se debe otorgar sin discriminación de género.



Leer más...

Documento de posición sobre el acuerdo climático de 2015 2/6



Parte D. Mitigación


El WGC (Grupo de mujeres y Género) insta a las Partes a defender el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (RCPD), con arreglo a los principios de la Convención. Toda propuesta para repartir la carga de mitigación debería evaluarse con base en la responsabilidad histórica de los países desarrollados.

Para el acuerdo de París se necesita una articulación clara y consistente  de todas las Partes en lo referente al camino que se debe adoptar para mantener las emisiones por debajo de 1,5 °C. Es de suma importancia que las Partes acuerden objetivos de reducción de las emisiones que sean sumamente ambiciosos y cuantificables, para poder alcanzar esta meta a largo plazo.

El WGC exige que no se incluyan mecanismos de mercado en el próximo acuerdo climático; en particular, en lo referente al sector de la tierra. Los fondos privados, las inversiones y los mercados  están impulsados por una mayor rentabilidad y, en consecuencia, favorecen invariablemente las medidas, los programas y los proyectos que puedan dar lugar a una mayor reducción de emisiones, pero fallan en crear beneficios sostenibles a largo plazo para las personas, sino que a menudo colocan las ganancias por encima de los derechos humanos y amenazan con perjudicar a las comunidades locales y sus medios de vida, donde son las mujeres, en particular, las personas más afectadas.

Todas las acciones de mitigación acordadas en el marco de este acuerdo deben garantizar un enfoque con perspectiva de género y esforzarse por maximizar la eficacia y la equidad de la implementación y garantizar el desarrollo sostenible.

Las medidas de mitigación deben, además, garantizar la sostenibilidad ecológica, la soberanía alimentaria, el empleo digno y el empoderamiento de la población.

La Parte D. debe, por lo tanto, garantizar el acuerdo para:

o Establecer un camino claro y coherente para mantener las emisiones de todas las Partes por debajo de 1,5 °C; en el contexto de un acceso equitativo al desarrollo sostenible y con una reducción mucho más ambiciosa de las emisiones con respecto a los acuerdos previos; o Los países en desarrollo deben recibir de los países desarrollados los medios de implementación oportunos y adecuados para poder alcanzar sus propios objetivos de reducción de emisiones; 
o Defender el Principio de  RCPD, con arreglo a las disposiciones de la Convención; o Asegurar que los compromisos de mitigación sean cuantificables y coherentes con los principios de transparencia, exactitud, completitud y comparabilidad de IPCC, incluidos en la planificación de las NAMA/NEMA y INDC y que sean identificados en forma participativa, de modo de generar una contribución plena y efectiva de todas las agrupaciones de la sociedad civil;


o Brindar un cronograma claro para el marco de implementación, información y comunicación que incluya el impacto socioeconómico y de género y los beneficios; o Prohibir en el acuerdo los actuales mecanismos basados de mercado, tales como MDL y REDD+, así como las propuestas de nuevos mecanismos basados en el mercado, incluidos los referentes al sector del uso de la tierra; o Prohibir las soluciones falsas propuestas por las tecnologías de alto riesgo, tales como la energía nuclear, el gas de lutita, la CAC, la geoingeniería, la biología sintética o similares y promover, en cambio, un paradigma energético sostenible, priorizando los sistemas de energía renovable seguros, limpios y descentralizados, que adopten un enfoque ascendente que beneficie a las personas y las comunidades, como lo hacen las soluciones de suministro energético descentralizadas y comunitarias; o Reconocer y promover en las acciones y los planes de mitigación el uso de los conocimientos tradicionales y de las prácticas indígenas en igual medida que los conocimientos científicos; o Asegurar que las estrategias de mitigación no solo dependan de las tecnologías y de los mercados, sino que también incluyan amplios cambios estructurales y de forma de vida; o Eliminar el uso de combustibles fósiles para los países desarrollados en el 2030 y en 2050 para otros países; o Asegurar que todas las medidas y los mecanismos sean evaluados desde la perspectiva de género, para evitar impactos contradictorios en las relaciones de género, como parte de los informes periódicos del país a la CMNUCC; o Promover la investigación sobre políticas climáticas que analice más los aspectos sociales y de género de la mitigación.

http://womengenderclimate.org/about-us/
Leer más...

lunes, 2 de diciembre de 2019

Documento de posición sobre el acuerdo climático de 2015 1/6


Resumen

Un acuerdo climático justo y sensible al género puede adoptar diversas formas, pero fundamentalmente: respetará y promoverá los derechos humanos y la igualdad de género; garantizará el desarrollo sostenible y la integridad ambiental; requerirá un compromiso justo, equitativo, ambicioso y vinculante en materia de mitigación conforme a los principios de las responsabilidades comunes pero diferenciadas (RCPD); solicitará la adopción urgente y priorizada de medidas de adaptación y de recursos que den respuesta a los países, las comunidades y las poblaciones más vulnerables; exigirá un paradigma energético sostenible que priorice los sistemas seguros, descentralizados y renovables que beneficien a las personas y comunidades; garantizará financiamiento climático nuevo, adicional, adecuado y previsible para los países en desarrollo; proporcionará los recursos necesarios para abordar las pérdidas y los daños asociados a la inacción frente al cambio climático; y, garantizará  participación pública plena, inclusiva y equitativa entre hombres y mujeres en la toma de decisiones, con una mayor evaluación  ex ante y periódica del impacto en los derechos humanos y la igualdad de género. Además, deberá garantizar que la igualdad de género, la igualdad en el acceso a la toma de decisiones y  la distribución de beneficios estén integradas en todas sus disposiciones, incluyendo  mecanismos de implementación sensibles al género. Se debe incorporar a todos los sistemas de información, comunicación y reporte el análisis y los datos desagregados por sexo y género de las causas subyacentes de cualquier disparidad de género.

Parte C. Disposiciones generales/Objetivo

Para el Grupo de Mujeres y Género (WGC), el objetivo del acuerdo climático de 2015 representa una ambiciosa alianza global entre países comprometida a alcanzar el más alto nivel de reducción de emisiones, con el fin de lograr el nivel estimado necesario dicho por
                                                       
 1 El Grupo de Mujeres y Género (Women and Gender Constituency, WGC) es uno de los nueve grupos de actores de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). El WGC fue establecido en 2009 y en la actualidad está conformado por 15 redes y organizaciones civiles de mujeres y ambientales y acoge a más de 100 mujeres activistas y expertos en género que contribuyeron a alcanzar esta posición.

2  las investigaciones científicas para prevenir un cambio climático catastrófico; es  trabajar en conjunto en el marco del principio de equidad y de RCPD para proteger, respetar y garantizar los derechos humanos de todos; apoyar la adaptación de los cambios climáticos en curso; responder a las pérdidas y daños ocasionados; y crear un futuro justo y sostenible para todos.



La Parte C. debe, por lo tanto, garantizar un acuerdo para:

o Mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales;  o Defender los Principios de la Convención, garantizando el principio de equidad y  RCPD; o Asegurar que en todas las acciones relativas al cambio climático se respeten, protejan, promuevan y garanticen los derechos humanos de todas las personas;  o Asegurar la igualdad de género y la participación plena e igualitaria de las mujeres en todas las acciones y en los procesos de toma de decisión relativos al cambio climático;  

o Asegurar que las políticas y acciones climáticas establezcan una transición justa de la fuerza de trabajo para crear empleos de calidad y garantizar normas laborales dignas para todos; o Proteger y garantizar los derechos de los pueblos indígenas; o Establecer un acuerdo vinculante con un mecanismo fuerte y eficaz de observancia para garantizar la responsabilidad y el cumplimiento de las obligaciones de las Partes;  o Asegurar que todas las acciones relativas al cambio climático respeten y protejan la biodiversidad y la naturaleza.


Es de particular importancia el párrafo 15, en el cual se reconoce por primera vez que todas las acciones climáticas de la CMNUCC deben respetar los derechos humanos, los derechos de los pueblos indígenas y la igualdad de género:

15. [Todas las Partes [e interesados] deberán [cerciorarse de que se respeten los derechos humanos y la igualdad de género en la aplicación de las disposiciones del presente acuerdo][respetar, proteger, promover y hacer efectivos los derechos humanos de todas las personas en el contexto de todas las medidas relacionadas con el cambio climático. Todas las Partes deberán guiarse por la igualdad de género y velar por la plena participación de la mujer, en igualdad de condiciones, en todas las medidas y procesos de adopción de decisiones en la esfera del cambio climático. Todas las Partes deberían contemplar, en sus políticas y medidas sobre el clima, una reconversión justa de la fuerza laboral que cree empleos dignos y trabajos de calidad.]] [Todas las Partes deberán aplicar el presente acuerdo, de conformidad con el mandato, los principios y las disposiciones de la Convención Marco, a fin de proteger la integridad de la Madre Tierra y respetar y promover los derechos humanos, el derecho al desarrollo y los derechos de los pueblos indígenas.]



Leer más...

!Estamos de celebración !!: Diez años de ciberactivismo


 !Estamos de celebración !! Hoy hace diez años que colocamos la primera entrada en esta página. La vida nos ha llevado por distintos lugares a los que hemos acompañado en su lucha por aterrizar los derechos de las mujeres. Por aquí hemos dejado textos imprescindibles para todas nosotras, recordándole  permanentemente a los Estados su obligación con nosotras como ciudadanas.
¿ Nos seguís acompañando ? 
¿ Nos apoyáis con vuestros textos y comentarios ? 
¿ Conseguimos juntas empoderarnos para cambiar los valores del mundo ? 
GRACIAS por estar ahí .

Leer más...