Acerca de nosotras ·

miércoles, 30 de marzo de 2011

Mujer de Irán: Shirin Ebadi



 ¿Quién define el Islam?

"Las mujeres egipcias tienen suerte en un aspecto: Ellas han sido testigos de la dificultades de las mujeres iraníes y han visto cómo el estado islámico  ha secuestrado  la revolución iraní, ha cambiado las leyes y revertido los avances  de las mujeres. Mi consejo a las mujeres egipcias es" no cedáis frente a un gobierno que os obligué a elegir entre vuestros derechos y el Islam”.. Creo que  Irán fue una lección para las mujeres en toda la región". Dijo  Shirin Ebadi en conversación con Deniz Kandiyoti

Deniz Kandiyoti: La ola de protestas en el mundo árabe  ofrece nuevos caminos, así como la incertidumbre y el peligro. Como defensora de los derechos de la mujer que ha vivido la  agitación revolucionaria en Irán, ¿cómo valora las posibilidades y peligros?           
Shirin Ebadi: Me gustaría concentrarme en Túnez y Egipto. Hay diferencias importantes entre ambos. La representación de la mujer en la sociedad civil es más fuerte en Túnez. El gobierno Habib Bourgiba, aunque no democrático, ayudó a promover el laicismo y ha cambiado las leyes en favor de las mujeres. Como resultado, la situación de la mujer en Túnez es más favorable que la de otros países árabes. Hay mujeres con mucho poder  en la esfera pública. Por ejemplo, Sohair Ben Hassan, una mujer muy progresista y comprometida y líder de una de las mayores organizaciones de Derechos Humanos en Túnez dirige  también   la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH). No es casualidad que cuando el líder del movimiento islámico en Túnez volvió después de veinte años de exilio, lo primero que dijo fue que no era ni Jomeini, ni los talibanes.

Deniz Kandiyoti: ¿Qué pasa con Egipto?        
Shirin Ebadi:. Cuando yo estuve en Egipto hace tres años me quedé asombrada por el número de mujeres jóvenes que llevaban velo, decían que sus padres no estaban respetando la identidad nacional,  y que ellas la  habían encontrado . Estaban en contra del régimen de Mubarak. Habia  movimientos comunistas y laicos  en la oposición, pero que eran fácilmente acosados y no podían continuar con sus actividades fácilmente y no pudieron evitar que los islamistas se organizaran-no se puede cerrar las mezquitas. Como resultado, la oposición no islamista se debilitó, y la Hermanos Musulmana es hoy el grupo de oposición más poderoso de Egipto. El ejemplo de Irán asusta a las mujeres de Egipto que no quieren compartir la misma suerte. Para calmar estos temores  los  Hermanos Musulmanes, dijeron que el levantamiento de Egipto no es un levantamiento islámico,  que musulmanes y cristianos han luchado unos al lado de los otros. Se comprometieron a apoyar y participar en un gobierno no islámico. ¿Van a cumplir por sus promesas? ¿O cambiaran  su postura si se consolida su poder? Es demasiado pronto para saberlo. Las mujeres egipcias  tienen la suerte de que han sido testigos de la difícil situación de las mujeres iraníes y han visto cómo el estado islámico se ha apropiado de la revolución iraní,   cambiando  las leyes y dando marcha atrás a  los avances en los derechos de las mujeres Por lo tanto, se pondrán en pie de lucha por sus derechos. Creo que Irán fue una lección para las mujeres en toda la región.         

Deniz Kandiyoti:   Si tuviera que darle un consejo  al movimiento de mujeres en Egipto, cual sería?
Shirin Ebadi: Mi consejo  más importante  a la mujer egipcia es " no cedáis frente a un gobierno que os obligué a elegir entre vuestros derechos y el Islam”. No  os dejéis  poner en ese  aprieto. Los gobiernos que invocan el nombre de "Islam" en su propia definición confrontaran al pueblo a  este dilema y a esa falsa elección. Ellos dirán: " O  sois  musulmanes y aceptáis nuestras leyes o no sois  musulmanes". Esa es exactamente la forma en que el gobierno ha actuado  en Irán. Cuando te enfrentas a alguien que viene de una familia muy religiosa con esta pregunta, le haces dudar. Por lo tanto, no debemos llegar a un punto en el que un gobierno pueda tener el derecho a plantear esta cuestión. Entender bien el Islam y así promover  que las mujeres conozcan sus diferentes interpretaciones  es importante. Asi  cuando los gobiernos digan a las mujeres "esto es el Islam",  ellas estarán bien preparadas para contrarrestar sus argumentos.         

Deniz Kandiyoti: Sí, pero seguro que hay autoridades que hablan en nombre del Islam, como los ulama. Las mujeres pueden obtener preparación, pero  tendrán  alguna autoridad?     
Shirin Ebadi: Es muy natural que el discurso de los ulama sea un discurso paternalista, pero tenemos que contar con las mismas herramientas para poder demostrar que el Islam puede ser algo diferente. Podrán tener el poder político y rechazar las interpretaciones de las mujeres, pero  hay que tener  en cuenta que nos dirigimos al pueblo musulman. Es la población musulmana la que tiene que  convencerse de que pueden seguir siendo musulmanes y tener diferentes leyes y ambiciones. Este es el único camino verdadero para impugnar la legitimidad de los ulama conservadores, ya que ellos tienen todo el poder de la obediencia del pueblo. También está el hecho de que parte de los ulama se estarán al lado del pueblo, y que proporcionarán interpretaciones que la gente aceptara. Eso es exactamente lo que ocurrió en Irán cuando ulemas de muy alto rango  ofrecieron interpretaciones totalmente en contra de la línea oficial del gobierno. La gente ha entendido que el gobierno no tiene el monopolio sobre el Islam, y  ese es el principio del despertar del pueblo.

Deniz Kandiyoti: ¿Cree usted que el movimiento de mujeres en Egipto y las plataformas de derechos de la mujer serán capaces de formar alianzas amplias?
Shirin Ebadi: Si las mujeres egipcias creen que sus derechos legales están en peligro de extinción, sin duda se juntaran, se uniran, lo mismo que en Irán. A principios de la revolución había algunas personas que ni siquiera querían  hablar conmigo. Pero ahora estas mismas mujeres hablan claramente y con una voz aún más radical que la mía! La experiencia demuestra que cuando las mujeres se enfrentan a la tiranía y la injusticia, se unen.

Deniz Kandiyoti: Déjame actuar como abogado del diablo aquí. Hay constituciones modernas en muchos países árabes que acuerdan  iguales derechos de ciudadanía para los hombres y las mujeres, pero cuando nos fijamos en las leyes de estatus personal, se ve que las mujeres no gozan de iguales derechos en materia de herencia, divorcio o custodia de los hijos, por no hablar de la cuestión de la poligamia. Por tanto, es posible argumentar que las mujeres  están privadas de la igualdad de derechos, y sin embargo esto no ha cristalizado en un impulso a la unidad.
Shirin Ebadi: Déjeme correjirla  en este punto. Ninguna de las constituciones de los países islámicos concede a las mujeres la igualdad de derechos. Porque siempre hay una cláusula que establece que  las leyes están supeditadas a la conformidad con el Islam. Así que la Constitución puede tener la apariencia de la igualdad en términos de derechos de ciudadanía, pero en realidad las leyes siguen dependiendo de la Sharia y la Sharia se interpreta por aquellos que ejercen  el poder. La principal cuestión que siempre ha quedado  sin respuesta en las constituciones de estos países es "quien define el Islam"?.

Deniz Kandiyoti: Ahora estamos asistiendo a la redacción de nuevas constituciones. Como abogado cree usted que es posible redactar constituciones que sean capaces de hacer frente a la desigualdad de las mujeres?
Shirin Ebadi: Todo depende del proceso político y cómo la política actua. Ni que decir tiene que las constituciones deben ser aprobadas por la mayoría de la gente. Los partidos políticos tienen un papel importante que desempeñar a este respecto, pero el problema en  países sometidos a reglas despóticas por años es que los partidos políticos no tienen tanto poder y el desarrollo de la política se ha truncado en general. Por otro lado, también se debe tener en cuenta que no se puede lograr los derechos ideales en una sociedad de una sola vez, es un proceso gradual. Fíjese lo que ocurrió en Afganistán. Se escribió una nueva constitución que fijaba  una cuota de mujeres en el parlamento. Lo hicieron para sacar a las mujeres de la exclusión  de la política. Pero vimos que cuando una mujer parlamentaria comenzó  a hablar de derechos de las mujeres en el parlamento, los otros parlamentarios la echaron. En realidad, la cuota para las mujeres ha perdido su significado. Es posible imaginar que se puede escribir una constitución ideal. Pero vamos a lograr la situación ideal, con un cambio de ley? Lo dudo.

Deniz Kandiyoti: Así que usted está diciendo básicamente que la ley sólo puede convertirse en realidad cuando la sociedad  esta sociológicamente preparada para ello.
Shirin Ebadi: Sí, por supuesto. Como abogada, me gusta hablar sobre el papel de la leyes, pero estas sólo debe estar un paso por delante de la cultura de una sociedad a fin de lograr la mejora y el progreso. En otras palabras, el Estado de Derecho debe servir para mejorar la sociedad - y por esa misma razón sólo puede ir un paso por adelante. Es por eso que las leyes que tienen más de un paso por delante se quedan en el papel. Por esa razón, esas reescrituras de las leyes deben ir unidas a  un excelente conocimiento de la sociedad y asegurarse de que no establece metas inalcanzables

Deniz Kandiyoti: Como abogado de derechos humanos me imagino que respalda los objetivos de igualdad entre los géneros establecidos en los instrumentos internacionales de normalización. ¿Cree usted que es posible cerrar la brecha entre los derechos reconocidos a las mujeres en los marcos de derechos humanos universales y los actuales marcos jurídicos de los países musulmanes?
Shirin Ebadi: Sí, pero esto sólo puede ser un proceso gradual. Mire  una sociedad como Bahrein o Libia, donde la poligamia es común. ¿Cómo se puede cambiar esa ley de la  noche a la mañana y  prohibir de la poligamia pura y simplemente? El primer paso es aprobar una ley que haga hincapié en que el Corán sea de aplicación   sólo cuando la justicia plena se puede establecer entre los cónyuges, y la justicia no consiste solamente de dinero y apoyo material, sino también amor y cuidado. Por lo tanto, la poligamia podría permanecer con condiciones más estrictas y la mujer cuyo marido consigue otra esposa debería tener derecho a obtener el divorcio. Esto no es una ley ideal, en realidad está muy lejos de ser ideal. Pero es el primer paso. Estas limitaciones pueden condicionar  la sociedad y hacerla más receptiva a aceptar cambios. Si quieren cambiar esa ley de la noche a la mañana, muchos hombres se van a casar de todas formas y no se registrarían, y las mujeres permanecerán en silencio. Repito: se puede escribir una  nueva ley, pero ¿cuál sería el destino de esta ley? ¿Encontrara el favor del pueblo? El deber de un abogado es conocer la sociedad para la que está escribiendo la ley, y al mismo tiempo tener todos los criterios de los derechos humanos en la mente para dirigir la sociedad en esa dirección.

Deniz Kandiyoti: Cuando usted dice " la sociedad" no está lista ¿realmente quiere decir que los hombres no están preparados? ¿Cree usted que muchas mujeres se opondría a una ley que restrinja o prohíba la poligamia?
Shirin Ebadi: Sí, la poligamia es peligrosa, pero a los  hombres le gusta! Déjame hacerte una pregunta: ¿de dónde proceden de patriarcado? ¿lo ha aprendido el  hombre  sólo de su padre? ¿No ha visto que su madre ha obedecido y que su reacción fue la de llorar en silencio? Por desgracia, uno de los portadores de las culturas patriarcales son las mujeres, a pesar de que son víctimas de ellas. Yo comparo esto con hemofilia, una enfermedad genética transmitida de madre a hijo. La cultura patriarcal se transmite de la misma manera de la madre al hijo. Mi argumento es: no tratar a los seres humanos como víctimas, sino decirles que es su responsabilidad el  luchar contra esta cultura. Al ver a las mujeres sólo como víctimas, se olvida  su responsabilidad.

Deniz Kandiyoti: Una reflexión final. Ha estado hablando de la necesidad de un proceso gradual de reformas legales. Pero este proceso ya se  ha estado dando por mucho tiempo ahora. Por ejemplo,El Código Cívil  otomano propuso ya a finales del siglo diecinueve hacer la poligamia más difícil y condicionarla a la aprobación de la primera esposa. Reformas similares han estado ocurriendo en muchas partes del mundo musulmán. Pero Jomeini fue capaz de revertir todos estos esfuerzos de un dia para otro.           
Shirin Ebadi: No,  Jomeini no hizo los cambios tan repentinamente. Si hubiera sido asi la gente como yo no estaría aquí. ¿ De dónde vengo? Las leyes cambiaron porque tenían el poder político. Pero la sociedad no lo aceptó. Por esa razón, las personas tomaron las riendas de sus vida y lucharon contra ellas. Al principio no eramos muchos  por dos razones. La primera  era una razón política. La izquierda y algunos partidos laicos decían que no era el momento para discutir estos asuntos, que se trataba de cuestiones marginales que nos distraigan de nuestros objetivos principales. El mayor partido de izquierda en Irán, el partido Tudeh, les dijo a las mujeres que llevaran el hijab. Esto puede sorprender, pero inicialmente el hiyab no es obligatorio en Irán, sólo las mujeres que trabajaban en los órganos de gobierno tenían  que usarlo. Durante ese período, había  una joven que vendía el periódico del partido comunista Tudeh y llevaba el hiyab. Cada vez que la veia  solía tomarle el pelo diciendo "te  comprare tu periodico si te quitas el hijab" se lo decía   tanto, que se puso en otra esquina! La segunda razón es que había menos mujeres con formación que ahora  , y la mayoría eran sobre todo  mujeres tradicionales. Poco a poco las mujeres tradicionales salieron de sus casas y la modernidad nació en las calles. Una mujer que sale a la calle no  puede  ser acallada. Una mujer que va a la universidad no puede ser acallada. Cuando una mujer trabaja y tiene su propio salario no puede ser acallada. Por lo tanto, poco a poco nuestros seguidores crecieron. Las mujeres que al principio eran nuestras enemigas son ahora más radicales que yo  y eso me encanta ¡Porque al principio de la revolución me  sentía sola.  Ahora creo que somos  mayoría. La facción favorable a Jomeini nunca triunfo . Su cultura no se consolido, sino la punta depistola.    

Deniz Kandiyoti: Ha mencionado  el peligros deque  los partidos políticos laicos alegaran  que los derechos de la mujer eran  una cuestión secundaria y que no era el momento adecuado para ponerlas enla agenda , y también de la pasividad de algunas de las mujeres tradicionales en el mundo árabe. ¿Cree usted que para llegar a ser más militantes tienen que pasar por el mismo proceso de politización por el que pasaron   las mujeres en Irán?
Shirin Ebadi: No hay necesidad de que el ser humano  reinvente la rueda. Podemos aprender unos de otros. Podemos mirar a Irán y ver lo que pasó allí. En este sentido, la comunicación se presenta como una gran ayuda. Es por esa misma razón que los dictadores odian la comunicación libre.

Deniz Kandiyoti: Entonces, ¿Es usted optimista sobre las perspectivas de los movimientos de mujeres y la promoción de los derechos de las mujeres en Túnez y Egipto?
Shirin Ebadi: Sí, soy optimista. Aunque creo que la situación en Túnez es un poco mejor también soy optimista acerca de Egipto. Con el tiempo logrará la igualdad de derechos. Tienen un periodo de campaña por delante de , esto, naturalmente, llevará tiempo. Pero acabara llegando.

Deniz Kandiyoti: ¿Visualiza  el día en que los hombres participen en  las  manifestaciones de las mujeres por la  igualdad de derechos?
Shirin Ebadi: Sí, En Irán con seguridad . Tuve algunos clientes hombres que venían a las  manifestaciones de las mujer, que fueron arrestados y encardelados. La lucha por los derechos de la mujer y la democracia son paralelos. Son dos caras de una misma moneda. Y las mujeres que luchan por la igualdad de derechos son parte estructural de la democracia. los hombres iraníes lo han comprendido. Ellos saben que la victoria de los derechos de la mujer es el principio de la democracia.

Deniz Kandiyoti: Las mujeres se movilizaron durante las protestas en las calles árabes. Estaban allí en la avenida Bourgiba en Túnez y de la Plaza Tahrir en El Cairo. Pero esto ha ocurrido antes. ¿Qué garantía hay de que no se les invitara a regresar a sus hogares  cuando  cambie el régimen?
Shirin Ebadi: No hay ninguna garantía. Esta ha sido la experiencia de las mujeres iraníes que han estado luchando por sus derechos durante unsiglo. La única garantía es la voluntad del pueblo en su búsqueda de libertad.





Shirin Ebadi es una abogada iraní de derechos humanos que fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2003. Entre 1975-1979 fue presidenta del Tribunal de la ciudad de Teherán, pero se vio obligada a renunciar después de la revolución de 1979. En la década de 1980, fundó la Asociación para los Derechos del Niño, y fue encarcelada brevemente por sacar a la luz  planes para asesinar a  disidentes. Entre sus libros están  Los Derechos del Niño: un estudio de los aspectos jurídicos de los derechos de los niños en Irán (1994), e Historia y la Documentación de los Derechos Humanos en Irán (2000). 
http://www.opendemocracy.net/5050/shirin-ebadi/shirin-ebadi-who-defines-islam?utm_source=feedblitz&utm_medium=FeedBlitzEmail&utm_content=201210&utm_campaign=Nightly_2011-03-24%2006:30

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...