Acerca de nosotras ·

jueves, 16 de agosto de 2018

Imaginarios y normas sociales: ¿cómo se reconocen?


Utilizamos el concepto de imaginarios y normas sociales para explicar que las creencias y comportamientos que los constituyen están en las raíces profundas del sistema que produce, reproduce y sostiene las violencias contra las mujeres; además, para darles un lugar importante al lenguaje, los discursos y las repeticiones o reiteraciones (de discursos y acciones) que van moldeando de forma muy desigual nuestras formas de ver, escuchar, pensar y hacer. Las creencias y comportamientos machistas, sexistas y racistas se reproducen a nivel personal, colectivo y en el conjunto de la sociedad.
El concepto de las normas sociales resalta la importancia de atender lo colectivo, es decir, a los grupos de referencias que tienen el poder de definir qué comportamientos son apropiados y cuáles no. Algunos de los grupos de referencias son las amistades, las y los profesores, artistas, madres y padres, líderes religiosos, así como influencers del mundo de la música y las redes sociales, deportistas, entre otros.

El concepto de los imaginarios sociales considera los elementos que determinan las normas sociales (grupos de referencia y comportamientos), pero también le da un lugar central al contexto y la cultura, donde ciertas instituciones han actuado para construir esquemas reguladores de lo que se debe pensar, creer y hacer. Estas instituciones (familias, iglesias, mercado, medios de comunicación, centros educativos) tienen el poder de dictar reglas y negar los intereses de determinados grupos (Diagrama 1). Consiguen que se acepte el orden establecido de la desigualdad mediante la sumisión, la culpabilidad y el miedo, y suelen tener una gran influencia en la implementación de políticas públicas

Es importante destacar que los imaginarios y normas sociales machistas, sexistas y racistas, con sus respectivas creencias y comportamientos, pueden ser transformados. Todas las personas podemos ser artífices en la promoción de imaginarios y normas sociales alternativas, tanto desde las acciones individuales como colectivas. Los cambios a nivel individual son fundamentales, sin perder de vista que es primordial que esa transgresión de creencias o comportamientos debe influir en el colectivo; es decir, necesitamos influir en quienes han tenido tanto poder en el control de conciencias y comportamientos que profundizan las desigualdades

https://oxfamilibrary.openrepository.com/bitstream/handle/10546/620524/rr-breaking-the-mould-250718-summ-es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Leer más...

miércoles, 15 de agosto de 2018

Imaginarios y normas sociales.


 Oxfam, junto con organizaciones feministas y de mujeres, trabaja desde hace aproximadamente veinte años en la erradicación de la violencia machista. En nueve de los trece países donde tenemos presencia en América Latina y el Caribe, apoyamos las agendas de organizaciones feministas y de mujeres mediante programas específicos de derechos de las mujeres y campañas lideradas por organizaciones feministas, desde los cuales promovemos y apoyamos iniciativas que apuestan por la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres, por los derechos económicos y el liderazgo transformador y participativo de las mujeres.

Desde 2017, estamos avanzando con paso firme; por ello, con la campaña ¡Basta! Acabemos con la violencia contra las mujeres y las niñas, hemos asumido el compromiso de jugar un rol que vaya más allá de la financiación. Esta campaña pone el foco en mujeres y hombres jóvenes de 15 a 25 años, y en la transformación de los imaginarios y normas sociales que reproducen las violencias contra las mujeres. Esta iniciativa se implementa en ocho países con el liderazgo de organizaciones feministas y de mujeres, jóvenes activistas y Oxfam.


Desde uno de los roles que Oxfam juega en esta campaña, con el presente informe, hacemos un aporte específico a la identificación y análisis de imaginarios y normas sociales nocivos que alimentan las violencias contra mujeres y niñas en la región. Queremos visibilizar una problemática latente que reproduce creencias y comportamientos, especialmente entre las y los jóvenes, y que profundiza la impunidad social frente a la violencia machista. Oxfam contó con el apoyo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) en la dirección de equipos nacionales de investigación para el levantamiento y procesamiento de información en siete países, y para el caso de Bolivia, se coordinó entre Oxfam, la Coordinadora de la Mujer y Diagnosis. 

Los resultados obtenidos se basan en el análisis de 4731 encuestas a mujeres y hombres jóvenes, de 15 a 25 años, entre marzo y abril de 2017, junto con las reflexiones promovidas en 47 grupos focales y 49 entrevistas en profundidad realizadas entre junio y julio de 2017II. El informe aporta tendencias regionales y ofrece un análisis comparativo entre Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana, los ocho países que participan en la campaña ¡Basta!
Además de la información levantada a nivel nacional, el informe se nutre de otros momentos claves de reflexión sobre imaginarios sociales, como los debates regionales convocados por Oxfam, en los cuales ha participado la diversidad del movimiento feminista de América Latina y el Caribe, particularmente en la jornada regional “Resistencias y Alianzas frente a las Desigualdades y las Violencias en los Cuerpos de las Mujeres de América Latina y Caribe”, realizada en Medellín (Colombia), en marzo de 2016, y los procesos de diseño de las campañas desarrollados en países y a nivel regional que han abierto espacios de debate y construcción conjunta alrededor de la comprensión y análisis de imaginarios y normas sociales entre organizaciones aliadas, jóvenes y equipos de Oxfam.

Nuestro propósito es que el análisis que ofrece esta investigación sirva a diversos actores de la región comprometidos con la erradicación de las violencias contra mujeres y niñas, a la vez que permita coordinar de mejor forma las estrategias de programa y campañas para la transformación. En ese sentido, este informe es una de las piezas clave para el diseño de las campañas en países, un espacio de construcción entre organizaciones feministas y de mujeres, colectivos de jóvenes y Oxfam

https://oxfamilibrary.openrepository.com/bitstream/handle/10546/620524/rr-breaking-the-mould-250718-summ-es.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Leer más...

martes, 14 de agosto de 2018

Tunez: El 13 de agosto celebran los avances en los derechos de las mujeres


El 13 de agosto de 1956, antes de la proclamación de la República y de la adopción de la Constitución,  bajo  la presidencia de Habib Bourguiba  se consiguió  elaborar y promulgar el Código del Estatuto Personal (CSP,en sus siglas en francés). El Código,  fue considerado como un hecho revolucionario en aquellos tiempos.

El Código prohíbe la poligamia, invalida el repudio y establece el divorcio judicial como única vía legal, impone el consentimiento de ambos cónyuges para que se lleve a cabo el matrimonio, fija una edad mínima para éste, establece la igualdad de trato entre los cónyuges y suprime el deber de obediencia de la esposa hacia el esposo (artículo 23, modificado en 1993).

Sin embargo, y pese a su carácter revolucionario, el  Código continúa recogiendo varias disposiciones de carácter discriminatorio.  (Se mantiene la práctica de la dote. Se  sigue considerando como cabeza de familia al hombre. Se mantiene la norma islámica, que establece que al hijo le corresponde el doble de lo que le corresponde a la hija.)

La Comisión de Libertades Individuales y de Igualdad (Colibe)  creada por iniciativa presidencial en agosto de 2017, presentó su informe el 12 de junio tras un año de trabajo. Este documento, propone entre otros temas, la igualdad de hombres y mujeres en el derecho a la herencia y la despenalización del matrimonio homosexual.

Con motivo del 62º aniversario de la promulgación del código del estatuto personal y en el marco de la movilización general para la defensa de la igualdad y las libertades, las asociaciones, organizaciones y coaliciones de la sociedad civil se manifestaron juntos en movimiento ciudadano por la igualdad y las libertades, ayer  13 de agosto de 2018 frente al teatro municipal en Túnez

Este 13 agosto ha sido  un momento  en el que activistas y organizaciones en defensa de los derechos humanos han mostrado su apoyo a la Colibe.

 Ya que las controversias sobre la igualdad de género, el papel de la religión y las libertades individuales que alimentaron la agitación política tras la revolución de 2011, están aumentando una vez más.



https://elpais.com/internacional/2012/08/19/actualidad/1345392313_284892.html

http://mujerdelmediterraneo.heroinas.net/2011/05/la-situacion-de-las-mujeres-tunecinas.html
Leer más...

La normalización de la violencia



Este es uno de los grandes problemas. La normalización de la violencia que empapa nuestros discursos, conversaciones, formas de relacionamientos, pero también las fuentes de conocimiento masivo y las políticas públicas. Esta normalización, alimentada por creencias y comportamientos, está fuertemente arraigada no solamente entre la juventud, sino también en las instituciones públicas y en nuestros círculos familiares y sociales, y se refuerza desde nuestras prácticas cotidianas.

La normalización de la violencia llega a tal punto que el 86% de las y los jóvenes no intervendría si un amigo le pega a su novia; es más, el 25% considera que sus amistades no intervendrían si la agresión ocurre en un espacio público, como puede ser la calle, el parque o las discotecas. La situación de Nicaragua es alarmante: cuatro de cada diez muchachos de la muestra saben que un amigo le pega a su novia. En República Dominicana, tres de cada diez jóvenes señalan que sus amigos golpean a sus parejas mujeres, según datos levantados en nuestro informe.

Si bien es cierto que el 84% de mujeres y hombres jóvenes cree que la violencia contra las mujeres es producto de las desigualdades, no piensa que solucionar el problema está dentro de su ámbito de actuación, y el 67% cree que la disminución de las consecuencias del machismo es responsabilidad de los Estados.

Las mujeres se acostumbran a que les peguen y defienden al que le pega… Entonces es mejor no meterse (hombre, grupo focal de Bolivia).
Esta indiferencia frente a la violencia es aún más preocupante al constatar que el 62% de los hombres de 15 a 19 años de la región justifica la violencia sexual por el consumo de alcohol en los varones y que el 72% culpa de las agresiones a las mujeres por la ropa que usan.
En el ámbito de la sexualidad, también existe una creencia altamente normalizada sobre el placer y deseo sexual: el 87% de las y los jóvenes cree que los hombres tienen mayor deseo sexual
que las mujeres, considerándolas como seres sin capacidad de sentir deseo ni placer, o bien que estos están disminuidos frente al deseo masculino.

Además, es muy alto el porcentaje que niega la capacidad de decisión de las mujeres sobre su propio cuerpo: el 72% de mujeres y hombres entre 15 y 25 años creen que es incorrecto que una mujer interrumpa un embarazo no deseado. Asimismo, según nuestra muestra, el 77% de las mujeres y hombres jóvenes están de acuerdo con que todas las mujeres deberían ser madres. En Bolivia, por ejemplo, encontramos que el 61% de los hombres entre 20 y 25 años cree que cuando una mujer sale a trabajar, las hijas e hijos sufren abandono.
Cada mujer como tal, aunque no tenga hijos, es una madre para mí (mujer, grupo focal de Cuba).

https://oxfamilibrary.openrepository.com/bitstream/handle/10546/620524/rr-breaking-the-mould-250718-summ-es.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Leer más...

lunes, 13 de agosto de 2018

La violencia contra las mujeres: violación de derechos humanos


En América Latina y el Caribe, 1831 mujeres fueron asesinadas en 2016 por el hecho de ser mujeres y tres de cada diez han sido víctimas de violencia machista a lo largo de su vida. 

La región ha logrado un importante avance legislativo. Desde la década de los noventa, los países de la región han adoptado leyes nacionales para la protección de víctimas de violencia machista. Actualmente, dieciséis países latinoamericanos y caribeños cuentan con leyes contra la violencia hacia las mujeres, y quince han avanzado en tipificar el feminicidio/femicidio en sus legislaciones. 
El avance legislativo es un paso importante, pero las brechas en la implementación refuerzan la impunidad social y jurídica en la erradicación de las violencias contra mujeres y niñas. Sin un presupuesto adecuado ni los mecanismos efectivos para la prevención, atención y sanción es muy difícil disminuir la violencia contra las mujeres. 

La violencia machista se debe prevenir y erradicar. Para eso, transformar los imaginarios y las normas sociales nocivos es uno de los retos más significativos, además de asumir que las creencias y comportamientos construidos en clave machista, sexista y racista son parte de las causas estructurales de las desigualdades que alimentan las violencias contra las mujeres. 

El presente informe hace una contribución significativa al análisis y prevalencia de imaginarios y normas sociales machistas entre mujeres y hombres jóvenes de la región. Profundiza en las creencias y comportamientos más arraigados portando evidencias que nos permiten afirmar que, si realmente queremos avanzar en el derecho de todas las mujeres y niñas a una vida libre de violencias, estas creencias y comportamientos deben ser transgredidas y cuestionadas.

Los resultados de nuestra investigación son preocupantes. El 56% de los hombres y el 48% de las mujeres de entre 20 y 25 años afirman conocer casos de violencia que han sufrido sus amigas en los últimos doce meses, lo que muestra la alta prevalencia de esta problemática entre la población joven. Además, la amenaza de muerte como una de las causas por las cuales una mujer no abandona una relación violenta es alarmante: seis de cada diez mujeres y hombres jóvenes creen que las mujeres no salen de las relaciones de pareja violentas porque el hombre amenaza con matarlas, mientras que cinco de cada diez creen que las mujeres consideran que la violencia que sufren es normal. 



https://oxfamilibrary.openrepository.com/bitstream/handle/10546/620524/rr-breaking-the-mould-250718-summ-es.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Leer más...

domingo, 12 de agosto de 2018

La antropóloga Marcela Lagarde reivindica el derecho al aborto



“Ojalá su Congreso esté a la altura de la pluralidad debida, pero sea contundente al proclamar con su voto a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre la interrupción libre y voluntaria del embarazo. El derecho al aborto se funda además en el derecho a la vida de las mujeres”, dijo la antropóloga mexicana Marcela Lagarde en un mensaje al Senado y a las mujeres de Argentina que vienen luchando hace décadas por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Marcela Lagarde y de los Ríos es una activista y teórica de la condición femenina, de trascendencia continental. Uno de sus mayores aportes al feminismo es el haber recuperado y acuñado el término feminicidio para referirse a los asesinatos de mujeres por su condición de género, en los que el Estado tiene responsabilidad. A pedido de Página/12, envió un mensaje a las feministas, que apuntó al Senado de la Nación.

“Queridas colegas y compañeras: en nuestro continente y en el mundo todo vivimos la culminación de ciclos en la construcción normativa, legal de los derechos humanos de las mujeres, que ya están en la conciencia de millones y de quienes comparten la causa con nosotras. Ojalá su Congreso esté a la altura de la pluralidad debida, pero sea contundente al proclamar  con su voto a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre la interrupción libre y voluntaria del embarazo. El derecho al aborto se funda además en el derecho a la vida de las mujeres.  Primer derecho humano de las mujeres de acuerdo con la Conferencia de Viena de 1993. Entonces dice nuestra querida Alda Facio, al aprobarse los derechos humanos de las mujeres: las mujeres nos volvimos humanas”. Un abrazo sororal con todo mi cariño”, expresó.

Lagarde sigue muy de cerca lo que está ocurriendo en el país. Se siente dichosa de poder vivir de cerca y de lejos esta gran ola del feminismo cuyo epicentro está en Buenos Aires. En mayo de 2013, la Legislatura porteña la declaró Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires. Dos años más tarde, estuvo de vuelta en Buenos Aires para participar del III Foro Internacional sobre los Derechos de las Mujeres en junio. Vino solo por tres días, que coincidieron con ese acontecimiento histórico para el país que fue el 3 de junio de 2015, en el que surgió el movimiento #Niunamenos. Y por supuesto no quiso perderse la concentración frente al Congreso nacional.

En ese momento había dicho sentirse “muy conmovida como latinoamericana, como mujer, como feminista, de esa gran iniciativa que han tenido ustedes y que espero que tenga una enorme resonancia y que pueda hacer como una cama para que se prolongue en el tiempo la fuerza que van a adquirir, que la puedan hacer sustentable, que les sirva para ponerse lo máximo y luego irlo construyendo y sustentando con esa fuerza colectiva. Solo así se construye, cuando las voluntades se suman”. Esas palabras se hacen cuerpo hoy en las calles y en las plazas de todo el país.

Sonia Santoro


Leer más...

Brasil registra 164 violaciones y 606 casos de violencia de género por día



Brasil registro una media de 164 caso de violación por dia el año pasado . Fueron mas de sesenta mil en 2017, según datos de Forum Brasileiro de Seguridad Pública divulgados recientemente 
Como la tasa de no notificación de este tipo de delitos es alta ( se estima  que entre el 7,5 y el 10  %  son comunicados a la policía ) el total de los casos de este tipo puede pasar de los 500.000 por año. El total de crímenes registrados representa una tasa de 28,9 violaciones por cada 100.000 habitantes, un aumento en relación con el año anterior con 26,7 casos por 100.000 personas .




Aunque las mujeres representan una pequeña parcela del total de los homicidios que ocurrieron en el Brasil el año pasado (4538 de 55.900 en todo el país ) eso no quiere decir que ellas estén menos expuestas a la violencia 


193.000  mujeres registraron quejas por violencia de género el año pasado. Una media de 530 mujeres se apoyaron en la Ley Maria da Penha por día, o sea 22 por hora . En este caso hubo una disminución de un 1% con relación a 2016 




https://www1.folha.uol.com.br/cotidiano/2018/08/brasil-registra-606-casos-de-violencia-domestica-e-164-estupros-por-dia.shtml
Leer más...

sábado, 11 de agosto de 2018

Comité de Expertas lamenta que el Senado rechazara del proyecto de ley para despenalizar el aborto en Argentina


El Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (MESECVI) lamenta que el Senado Argentino rechazara el proyecto de ley que buscaba despenalizar la interrupción del embarazo la madrugada del 9 de agosto de 2018. La aprobación de esta ley habría constituido un significativo avance en la consolidación de los derechos de las mujeres en consonancia con el espíritu de la Convención de Belém do Pará, ya que no solo buscaba garantizar sus derechos sexuales y reproductivos, sino que también proteger la vida las mujeres, su integridad física y psíquica, y sus libertades fundamentales.
                                                       
La iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados el pasado 14 de junio de 2018 y rechazada recientemente por el Senado permitía despenalizar la interrupción del embarazo hasta las 14 semanas de gestación. Luego de este periodo, se accedería al procedimiento si el embarazo era producto de una violación, si estaba en riesgo la salud de la mujer o si se diagnosticaba la inviabilidad de vida extrauterina del feto. En definitiva, el proyecto se ajustaba a las normas nacionales y al corpus juris internacional de protección de los derechos de las mujeres y las niñas, ya que se reconocía a las argentinas como sujetas del derecho internacional y nacional.

Teniendo en consideración que la iniciativa tendrá que esperar al menos un año para debatirse nuevamente en ambas Cámaras, este Comité de Expertas insta a las autoridades argentinas a intensificar los esfuerzos para proteger y garantizar el derecho a la vida, a la salud y a la integridad física y psíquica de las mujeres en el país. Este Comité confía que el debate se reestablecerá en los plazos antes mencionados y que mientras se avanza legislativamente, ninguna mujer muera por causas de abortos inseguros o clandestinos.

El Comité de Expertas es el órgano técnico del MESECVI responsable del análisis y evaluación del proceso de implementación de la Convención de Belém do Pará. Está integrado por Expertas independientes, designadas por cada uno de los Estados Parte entre sus nacionales, quienes ejercen sus funciones a título personal.









https://mailchi.mp/oas/comit-de-expertas-lamenta-que-el-senado-rechazara-del-proyecto-de-ley-para-despenalizar-el-aborto-en-argentina-1085475?e=f50d461c74
Leer más...

viernes, 10 de agosto de 2018

Ganamos



Ganamos. A las mentes vetustas, se impuso una juventud fervorosa que encontró en el pañuelo verde un símbolo de igualdad. Ganamos, a los fundamentalismos, porque quedó en evidencia y en cuestión el sostenimiento del culto católico por parte del Estado y la pretensión de la jerarquía eclesiástica de influir sobre las políticas públicas sanitarias y educativas. Ya se venden en las calles los pañuelos naranjas, bandera de la separación de la Iglesia y el Estado. Ganamos, porque los argumentos basados en creencias religiosas mostraron las mentiras de los antiderechos. Ganamos, porque el aborto dejó de ser un tabú y salió del closet y se despenalizó socialmente. Ganamos, porque las madres y las abuelas les contaron a sus hijas y nietas sobre sus abortos, porque las adolescentes llevaron el debate a sus hogares y a las escuelas. Ganamos, porque el mundo nos miró y descubrió que en la Argentina las mujeres todavía no tenemos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y quedamos vergonzosamente expuestos como un país donde todavía no gozamos de ciudadanía plena. 

Nunca nos regalaron nada. Para estudiar en las universidades, para poder tener derecho al voto, para poder decidir sobre la vida de nuestros hijos, para tener acceso gratuito a anticonceptivos, siempre tuvimos que salir a las calles a pelear. Las luchas feministas empujan márgenes. Los votos que faltaron para despenalizar y legalizar el aborto no son más que una piedra en el camino. No fue ayer. Será mañana.
Por Mariana Carbajal
https://www.pagina12.com.ar/134081-ganamos
Leer más...

La violencia machista está cerca



El 56% de las mujeres y el 48% de los hombres de entre 20 y 25 años tienen alguna conocida de su círculo cercano que ha sufrido violencia física o sexual en los últimos doce meses. Así lo muestran los datos recogidos por Oxfam en Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana sobre los imaginarios y normas sociales predominantes en los y las jóvenes de entre 15 y 25 años.
El 64% de mujeres y hombres de entre 20 y 25 años cree que las amenazas de muerte son la razón principal por la que las mujeres no pueden salir de una situación de violencia.
Siete de cada diez chicas y chicos consideran la violencia machista como un problema grave en su país. No obstante, alrededor del 60% de las y los jóvenes califica como mínimas las desigualdades de género.
Si las creencias y comportamientos machistas continúan, la violencia también se mantendrá o, más aún, se acrecentará. Las respuestas de las entrevistas muestran un escenario complejo: el discurso mayoritario objeta la violencia y la califica como un problema social, pero, al mismo tiempo, la considera normal cuando la atribuye a las propias amistades.
En Latinoamérica y el Caribe, existe un avance importante en cuanto a la aprobación de leyes que sancionan la violencia contra las mujeres. Sin embargo, la falta de presupuesto, de acceso a la justicia y de voluntad política dificultan que los cambios sean palpables.
El compromiso de Oxfam por la erradicación de la violencia contra las mujeres se expresa en los Programas de Derechos de las Mujeres en los ámbitos nacionales y en una estrategia de influencia en el ámbito regional. Una de las prioridades de nuestro marco de acción es la campaña internacional ¡Basta! Acabemos con la violencia contra las mujeres y las niñas. En la región, esta iniciativa se implementa en ocho países con el liderazgo de organizaciones feministas y de mujeres, colectivos de jóvenes. El foco es la transformación de los imaginarios y de las normas sociales nocivos en jóvenes de entre 15 y 25 años.


Leer más...

jueves, 9 de agosto de 2018

CLADEM MÉXICO POR #ABORTOLEGALYA en Argentina



Senadoras y senadores: desde MÉXICO  

"Les exhortamos a que con su voto en favor de la Ley, el Parlamento argentino garantice el acceso de las mujeres a la Interrupción Voluntaria del Embarazo en condiciones legales, seguras y gratuitas sin riesgo para su vida y salud". 

Hagan Historia!
Hagan Justicia! 
Para todas las mujeres todos los derechos!. 

#Cladem15Paises por #AbortoLegalYa
Basta de #EmbarazoInfantilForzado
#QueSeaLey

Leer más...

CLADEM PARAGUAY POR #ABORTOLEGALYA en Argentina


Leer más...

CLADEM REPÚBLICA DOMINICANA POR #ABORTOLEGALYA en Argentina



7 de agosto, 2018
Santo Domingo, RD

Honorables Senadores y Senadoras de la República de Argentina:

Vía: Sra. María Cristina Castro
Embajadora
Embajada Rep. de Argentina en RD

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres(CLADEM), capítulo República Dominicana, hace un vehemente llamado a esta alta Asamblea para recordarle, tal como establece el Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que “los pueblos reafirman su fe en los derechos fundamentales del hombre y la mujer, en la dignidad y valor de la persona humana, y en la igualdad de todas y todos".

Es inaceptable que se imponga por medio del peso de la ley lo que a una gran parte de la ciudadanía no le parece ni oportuno ni justo, y que, además, le es perjudicial. Toda mujer debe tenerla libertad de decidir sobre su propio cuerpo pues solo ella es la responsable de responder por sus actos, como ciudadana de pleno derecho que es. 

En Argentina, las mujeres no pueden morir más por abortos ilegales e inseguros. La Organización Mundial de la Salud, OMS, asegura que legalizar la interrupción del embarazoincide directamente en la disminución de muertes maternas. Entre un 4.7 y un 13.2% de estas muertes en la región se deben a abortos clandestinos. 

Un Estado que se precie de democrático no acepta que ninguna instancia civil o religiosa se atribuya el poder legislativo, como si se tratase de un mandato divino, al margen de la ciudadanía, la que debe participar de forma plenaen el juego de la democracia (que no es Teocracia).

Tengan en cuenta que la función democrática de legislar no es una acción que responde a lo personal de quienes la ejercen, es para el pueblo, y las argentinas son la mitad de la población. 
¡Hoy, todas las mujeres latinoamericanas y del Caribe somos verdes y pedimos con todas ellas el aborto legal ya! ¡¡Será ley!!

República Dominicana está con la Argentinas!
#Cladem15Paises por #AbortoLegalYa
Basta de #EmbarazoInfantilForzado
#QueSeaLey

Leer más...

CLADEM PANAMÁ POR #ABORTOLEGALYA en Argentina


El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres CLADEM – Panamá, se solidariza y respalda la iniciativa del movimiento feminista argentino denominada “Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina” y les solicita el voto afirmativo para que se apruebe una normativa que garantice los derechos humanos de las mujeres, en especial sus derechos sexuales y reproductivos.   

La lucha histórica de las mujeres en general y de las argentinas en particular, por legalizar la interrupción segura del embarazo, sin poner en riesgo su vida es una necesidad legítima urgente.

Por el Derecho a la igualdad y a la No discriminación, porque las mujeres tienen derecho a decidir sin culpas, ni miedos de ir a la cárcel. Garanticemos el derecho a la salud y bienestar de las niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres.  

Hagan Historia!
Hagan Justicia! 
Para todas las mujeres todos los derechos!. 

#Cladem15Paises por #AbortoLegalYa
Basta de #EmbarazoInfantilForzado
#QueSeaLey


Leer más...

Nicaragua y los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos



 El Estado de Nicaragua continúa sin dar cumplimiento a la recomendación número 18 hecha por el Comité de la CEDAW; por medio de la cual se le insta a adoptar medidas para mejorar el acceso a los servicios de atención médica en particular a servicios de salud sexual y reproductiva, acceso a educación sexual y a métodos de planificación familiar, principalmente para jóvenes y niñez, con énfasis en la prevención de embarazos precoces e ITS. 

 En Marzo del 2010 el Movimiento Feminista de Nicaragua en su balance de Beijing+15 dacuenta de que las mujeres entre 15-49 años representan el 26% del total de la población nacional. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada día una mujer enfrenta un embarazo ectópico, cada dos días un embarazo molar, y un embarazo interferido por el cáncer. Por otra parte datos del Instituto Guttmacher en 2008, reportan que el 48% de las mujeres jóvenes dieron a luz antes de los 20 años y el 45% de los nacimientos recientes de mujeres adolescentes fue no planeado. La tasa de fecundidad en mujeres adolescentes nicaragüenses es la más alta en Centroamérica: 119 nacimientos porcada 1,000 mujeres entre 15 y 19 años.

Datos oficiales sobre mortalidad materna del Departamento de Atención Integral a la Mujer
del Ministerio de Salud (MINSA), indican que durante el último quinquenio ocurrieron más de cien muertes maternas por año, de las cuales 119 sucedieron en el 2005; 115 ocurrieron enel 2007, 97 muertes en 2008 y al mes de julio del 2009 se reportaron 49 muertas, lo cual refleja un incremento de 16 mujeres muertas más que el año anterior en ese mismo período.

De las 97 mujeres muertas en 2008, 63 se registraron en zonas rurales donde las mujeres noacuden a las unidades de salud debido a la limitada capacidad de decisión de las mujeressobre sus vidas, la falta de dinero, las largas distancias y la discriminación en todos losaspectos.Sin embargo, del total de muertes el 50% ocurrió en centros de atención médicas públicas;el 90% de estas muertas eran evitables considerando la condición clínica de la mujer almomento de su ingreso a la unidad de salud.

Lo anterior evidencia las carencias de profesionales calificados así como de recursos materiales necesarios para brindar atenciónde calidad.

De acuerdo con datos del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) a mayo del
2009 la mortalidad materna se incrementó en un 20% (33 mujeres) en relación al 2007. Del100% de muertes maternas el 20% corresponde a mujeres adolescentes. Entre losdepartamentos con mayor incidencia se destacan las regiones del Atlántico Norte y Sur -endonde se concentran las poblaciones indígenas y afrodescendientes- y Managua.


El actual gobierno afirma que en el 2007 se redujo la muerte materna gracias al trabajo de
brigadas móviles de médicos generales, las cuales además de ser de corta duración, notienen cobertura nacional; por ende, no representan una solución sostenida ante unproblema de salud endémico como es la mortalidad materna.A partir del segundo semestre 2009 y durante el 2010 el MINSA ha mantenido un altohermetismo con el manejo de las estadísticas relativas a la mortalidad materna dándoles unmanejo que se asemeja a los secretos de Estado. Las evidencias y los datos proporcionados por fuentes personalizadas de información nos permiten afirmar que el gobierno
nicaragüense está lejos de aproximarse al cumplimiento de su compromiso con el objetivo de reducir la mortalidad materna en un cincuenta por cien.



RECOMENDACIONES:
El Movimiento Feminista sugiere al Comité de la CEDAW  recomiende al Estado de Nicaragua:

• Revierta de forma inmediata la penalización del aborto terapéutico, evitando cualquier injerencia que limite el ejercicio de los derechosfundamentales de las mujeres nicaragüenses consignadas en la Constitución Política

.• Invierta mayores recursos y cree los mecanismos necesarios para la efectiva implementación de la Estrategia Nacional de Salud Sexual ySalud Reproductiva.

• Apruebe e implemente un Manual de Educación Sexual que
promueva los derechos de las y los adolescentes en el ámbito de lasexualidad.

• Desarrolle una estrategia integral de prevención de las ITS y del VIH y sida en coordinación con el conjunto de organizaciones de la sociedadcivil que han acumulado una vasta experiencia.

• Participación política y pública de las mujeres (Artículos 1, 7,
8 CEDAW)


https://es.scribd.com/document/87063591/INFORME-CEDAW-2011-Movimiento-Feminista-de-Nicaragua






Leer más...

miércoles, 8 de agosto de 2018

La inmoralidad de la criminalización del aborto



Muchas veces, quienes están en contra de la legalización de la interrupción del embarazo apelan a la ética como base argumental. Las ideas que expuso la autora en la Cámara Alta, enriquecen la discusión en ese terreno.

Por Diana Maffia
Cómo entender la mentalidad de un criminal Invap: la gruesa línea que distingue la inversión del gasto De las coimas en el Senado a hoy: un sistema que brinda impunidad Aunque no hay acuerdo sobre esto en el feminismo, donde se prefiere hablar de derecho al propio cuerpo, definiré el aborto como un dilema ético.
De los conflictos más complejos, que no son entre el bien y el mal (en cuyo caso solo deberíamos elegir el bien) sino un conflicto entre dos males: una maternidad forzada o la interrupción del embarazo. Un dilema ético tiene lugar cuando los principios que se pretende defender entran en conflicto entre ellos, de tal forma que cada uno solo puede ser protegido en desmedro del otro. Cada caso es singular, no se trata de una deliberación abstracta, por eso la decisión es de conciencia y debe tomarla la persona gestante, no puede ser sustituida.
Es necesario escuchar a las mujeres y sus razones para comprender la gravedad de este conflicto, porque la dimensión de la tortura que significa una maternidad forzada puede medirse en que esa mujer arriesga su vida en un aborto clandestino e inseguro para evitarla. 
Es necesario pensar en esto para comprender también la tortura que significa obligar a alguien a gestar. Ni hablar cuando ese cuerpo es el de una niña, ni hablar cuando el embarazo es producto de un incesto o de una violación. El aborto no es un asesinato, no lo es en el Código Penal y no lo es en la intención de las mujeres que abortan.
Así se entendió hace ya un siglo cuando se autorizó en los casos en que hoy está despenalizado. Podríamos explicarlo  con la doctrina bioética llamada del “doble efecto”, donde una misma acción tiene dos efectos, uno bueno y otro malo. Al interrumpir un embarazo se preserva la vida de la mujer, o su salud, o su autonomía, que es un valor, pero tiene también el efecto de eliminar la vida del embrión. Aunque en la actualidad la ley indica la prioridad del derecho a la vida, la salud y la autonomía (en caso de violación) de la mujer con respecto a la vida del embrión, y por eso se autoriza el aborto, en el debate parlamentario para legislar el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo se ha afirmado el derecho a la vida del embrión como derecho absoluto. Se ha dicho que es inconstitucional priorizar otro derecho.. Eso y afirmar que la ley que tiene casi cien años de vigencia es inconstitucional, es lo mismo. Y nadie ha hecho una declaración de inconstitucionalidad del Código Penal.
El problema es que no hay hasta ahora manera de preservar la vida de ese embrión como no sea obligar a la persona gestante a continuar el embarazo. Pero –y ésta es la pregunta importante aquí– ¿es justo hacerlo? Las posiciones contrarias a la ley de interrupción voluntaria del embarazo (sostenida en las audiencias públicas por una significativa mayoría de varones que nunca se verán en la situación encarnada de poner a prueba sus mandatos) promueven esta obligación de gestar.. Trataré de argumentar por qué me parece inmoral hacerlo, pero también diré que el fundamental problema ético y político con esta ley es que al establecer un plazo en que las mujeres no deberemos dar explicaciones sino solo demandar una respuesta estatal sobre la resolución de nuestro dilema personal, somos las exclusivas agentes morales y políticas de nuestra decisión, sin tutela.
Es este ejercicio de ciudadanía y razón deliberativa el que se nos niega. Porque hasta ahora se ha logrado obligarnos a gestar con diversas estrategias obstructivas desplegadas por un sistema médico y un sistema judicial paternalistas. En la filosofía moral, el paternalismo es la limitación intencionada de la autonomía de una persona por parte de otra que alega tener mejor criterio para decidir. Cuando la bioética indica como un principio inviolable el respeto por la autonomía, está evitando un modelo paternalista que nos niega la condición de personas adultas y capaces, para infantilizarnos y decidir por nosotras.
El filósofo checo Jan Patocka describe el modo en que comienza nuestra vida desde el nacimiento, nuestra existencia y nuestra inclusión en el mundo humano, a través de lo que él llama “movimiento de la existencia humana”. La primera etapa de este movimiento, que denomina “enraizamiento” o “arraigo”, consiste en el recibimiento por parte de los otros: ingresamos al mundo y formamos parte de él en tanto que somos “aceptados” e “invitados” por parte de otros y otras que ya están en él y que nos acogen. Este recibimiento forma parte de la responsabilidad humana frente al mundo y frente a los otros sujetos. Es necesario en términos de existencia y mundo humano, que al nacer y aún antes nos preceda esa “invitación” que parte del deseo; ese cuidado y abrigo amoroso sin el cual la criatura no sobrevive aunque tenga alimento y abrigo; esa inclusión en el mundo intersubjetivo que nos va a proporcionar identidad. Realidades. Esta manera ideal de nacer no está asegurada para todos, y en particular muchas mujeres se embarazan, gestan y paren de modos violentos y forzados, muy lejos de esa calidez social que les haga sentir que cuentan en la convivencia, que importan y son consideradas. La condición humana no es abstracta ni la encarnación de lo humano está asegurada con la mera vida: una vida humana tiene mucho valor agregado. Y ese valor agregado lo producimos las mujeres.
Esta tarea de humanización no es instintiva ni biológica, no es “natural” sino que está en el centro mismo de la cultura, exige mucha dedicación e intensidad no solo física sino en aspectos emocionales, mentales, éticos y epistémicos. Es compleja, porque en muchos casos las decisiones del cuidado y la primera socialización tienen que ver con ideales de persona y de sociedad, con mundos posibles y con las alternativas y recursos materiales y simbólicos del mundo real, con la proyección de esas criaturas en nuestras expectativas y en el vínculo amoroso con ellas. Pero entonces, si toda la sociedad depende de ese cuidado inclusivo ¿es justo demandarle solo a las mujeres que cuiden la vida?
El destino diferencial marcado por la cultura para varones y mujeres se expresará también en responsabilidades diferentes en cuanto a la sexualidad. Las consecuencias para los varones no serán las mismas. Al evaluar maternidades o paternidades, no estamos poniendo en la balanza ni el mismo esfuerzo, ni el mismo tiempo, ni el mismo compromiso. A las mujeres se nos exige permanentemente que sobrevivamos y hagamos sobrevivir en condiciones que exceden largamente la Justicia, en condiciones de sacrificio que la ética llama supererogatorias. Los actos supererogatorios no son moralmente exigibles, son actos heroicos y por eso son tan admirables, pero a nosotras nos obligan. Para asegurarse todos esos renunciamientos se impone un modelo de maternidad como abnegación. El término “abnegación”, nos dice la Real Academia Española, significa “el sacrificio que alguien hace de su voluntad, de sus afectos o de sus intereses. Por lo general –aclara– dicho sacrificio se realiza por motivos religiosos o por altruismo”. Pero si las mujeres no aceptamos sacrificarnos se nos considera egoístas, porque una cultura con sesgos de género promoverá esa rara forma de altruismo selectivo que no solo empuja a las mujeres (y no a los varones) a sacrificarse en función de la maternidad, sino que luego le quitan todo valor moral a ese sacrificio, lo presentan como un instinto y no un valor humano, nos hacen desaparecer, nos consideran el mero envase donde ocurre “el milagro de la vida”: salvo que intervengamos para interrumpirla, la vida se gesta sola.
La imaginería que ha recorrido las calles enarbolando un feto que no está conectado a ningún útero, un “feto wi fi”, como símbolo de defensa de la vida, exhibe qué lugar ocupa para quienes la usan el cuerpo gestante: ninguno. Y si el cuerpo, que es ineludible por lo necesario y manifiesto, ni siquiera se ve y se toma en cuenta ¿qué puede esperarse del alma, de la mente, de la voluntad, de la trascendencia, de las emociones? Todo lo que se pide que se le reconozca a un cigoto, a una mórula, a un embrión, a un feto, se ignora y se niega en las mujeres y las niñas. Hablar del derecho a la vida soslayando los derechos de las mujeres es transformarnos en instrumentos, expulsarnos de la condición de humanidad, y es además, un gesto de mala conciencia política cuando ni siquiera se nos han asegurado a las mujeres las condiciones de igualdad apropiadas para sostener esa vida.
Hace un siglo, cuando se redactó el artículo que hoy se procura modificar, no teníamos ninguna autonomía cívica. Eramos tuteladas por los varones y permanecíamos como menores de edad perpetuas, como incapaces. Ni siquiera se nos reconocía la responsabilidad parental sobre nuestros hijos e hijas. Cuando las mujeres logramos lugares de representación a través del cupo, ocurrió algo extraordinario: el cuerpo se transformó en un explícito territorio político, los derechos sexuales en una explícita relación de poder. No es que el ciudadano antes no tuviera un cuerpo sexuado, es que su sexo no era sometido a desigualdades políticas derivadas de su diferencia, porque todos eran varones.   Luchas. Lo que se puso de manifiesto con el cupo es que el cuerpo de la ciudadanía no era el femenino, sino el cuerpo hegemónico (que no menstrúa, ni gesta, ni pare, ni aborta, ni lacta...).. Esa construcción la hicimos las mujeres. Todas las leyes que afectan los cuerpos de las mujeres para construir igualdad, se dictaron a partir de la presencia de una masa crítica de mujeres que garantizó la ley de cupo: ley de salud reproductiva; ley de protección contra la violencia familiar; reforma del Código Penal que sustituye “delitos contra la honestidad” por “delitos contra la integridad sexual”; carácter nacional y obligatorio del Régimen de Asignaciones Familiares; régimen especial de inasistencias escolares para adolescentes embarazadas; creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable; derecho de acompañamiento durante el trabajo de parto, nacimiento e internación; ley de parto humanizado; acceso a anticoncepción quirúrgica (ligaduras de trompas y vasectomía); ley de educación sexual integral; prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas; ley de matrimonio igualitario; regulación de protocolos para la atención integral de abortos no punibles; ley de identidad de género; femicidio; reproducción asistida; cuerpo de abogados/as especializados en violencia de género y muchas más. Las mujeres venimos construyendo ciudadanía desde el retorno de la democracia. Los Encuentros Nacionales de Mujeres (mil mujeres en el primero en 1986, sesenta mil en los más recientes) son lugares de visibilidad y construcción de colectivos políticos feministas. Porque como dice Hannah Arendt, la democracia requiere un lugar de visibilidad y de toma de la palabra. Ese es precisamente el lugar de lo público. Pero las mujeres tenemos asignado el lugar de lo privado, del cuidado y la maternidad, de las tareas domésticas, incluso en el presente.
Encontrarnos en lo público colisiona con esos mandatos, los pone en crisis. Y no hay una construcción de la masculinidad que acompañe ese cambio. Por el contrario, no hay más que ver las reuniones políticas donde los funcionarios dicen con satisfacción “estamos todos” cuando solo hay varones, gabinetes enteros de economía, de empresarios, de sindicalistas, de dirigentes deportivos, que consideran que son democráticos si sus respectivas fracciones representadas por varones están presentes. Nuestras demandas no figuran en sus negociaciones. Las mujeres hace más de tres décadas nos estamos viendo y escuchando, tomando la palabra, en espacios construidos para reconocer nuestras peticiones como demandas de ciudadanía, no personales sino políticas. La demanda de acceso al aborto legal fue parte de las conclusiones de todos los encuentros nacionales de mujeres por más de tres décadas, se constituyó la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; se presentó un proyecto de ley cada vez que el anterior perdía estado parlamentario, hasta hoy en que estamos discutiendo la séptima presentación. Dimos nuestras mejores razones en Diputados y se logró la media sanción. Estamos dando nuestras mejores razones ante ustedes, razones públicas basadas en los derechos humanos. Porque la fuente laica de la moralidad en nuestra sociedad son precisamente los derechos humanos, y su respeto indica no solo garantizar el acceso al aborto legal sino que tipifica como tortura su extendida falta de acceso. Tortura selectiva hacia los cuerpos gestantes. Fue conmovedora la vigilia en espera de la media sanción de la ley y lo será mucho más el 8 de agosto. Y ahora que sí nos ven, sepan que en estos meses hemos afirmado una ciudadanía que ya no tiene retroceso. Y que esperamos que nuestros representantes estén a la altura de esta afirmación.


Diana Maffía es Doctora en Filosofía y Directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la C.A.B.A. 



http://www.perfil.com/noticias/elobservador/la-inmoralidad-de-la-criminalizacion-del-aborto.phtml

Gracias a RIMA y a nuestra querida Diana Maffia

Leer más...

martes, 7 de agosto de 2018

CLADEM EL SALVADOR POR #ABORTOLEGALYA en Argentina


PRONUNCIAMIENTO
#AbortoLegalYa

A Senadoras y Senadores de la República Argentina:

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres CLADEM El Salvador, expresa su apoyo con la lucha feminista emprendida por CLADEM Argentina ante el debate en el Senado del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

En El Salvador, continúa vigente la ley criminalizadora del aborto que ha privado de libertad a decenas de mujeres condenadas hasta 40 años de prisión. En la medida en que los Estados asumen posiciones restrictivas y conservadoras en este tema, ejercen violencia institucional contra las mujeres, se constituyen en cómplices de múltiples violaciones a derechos humanos, frustran los proyectos de vida de las mujeres, condenándolas a la reclusión, estigmatizándolas ante la sociedad.

El Comité para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), considera que se deben reforzar las medidas para garantizar el acceso de las niñas, los adolescentes y las mujeres, incluidas las que viven en zonas rurales, a servicios adecuados de salud sexual y reproductiva, incluidos métodos anticonceptivos modernos y planificación familiar, prestando especial atención a la prevención de embarazos precoces y abortos inseguros y la educación apropiada sobre los derechos de salud sexual y reproductiva y el comportamiento sexual responsable. CLADEM El Salvador solicita a Senadoras y Senadores de la Repúbliuca Argentina, valorar lo señalado por el CEDAW y emitir sus votos a favor del proyecto de Ley.

El Salvador está con la Argentinas!
#Cladem15Paises por #AbortoLegalYa

Basta de #EmbarazoInfantilForzado
#QueSeaLey

Leer más...

La fístula obstétrica



Podemos acabar con la fístula
La fístula obstétrica es una de las lesiones más graves y trágicas que pueden ocurrir durante el parto. Se trata de un orificio entre el canal del parto y la vejiga o recto causado por la prolongación u obstrucción de un parto sin recibir tratamiento. Las mujeres con esta lesión suelen sufrir incontinencia y, a menudo, son marginadas por sus comunidades. Muchas de ellas viven con este problema durante años e incluso décadas porque no pueden costearse la operación.

Se estima que dos millones de mujeres en África Subsahariana, Asia, la región árabe, América Latina y el Caribe viven con esta lesión, y que cada año se producen entre 50 000 y 100 000 casos más en todo el mundo. La mayoría de los casos afectan a mujeres pobres que viven en culturas donde la situación socioeconómica y la autoestima de la mujer dependen casi por entero de su matrimonio y su capacidad para procrear.A pesar de estos datos alarmantes, la fístula se podría prevenir prácticamente en su totalidad; el hecho de que siga habiendo casos es un indicio de que los sistemas de salud no satisfacen las necesidades esenciales de la mujer.

La fístula obstétrica se puede prevenir y, en la mayoría de los casos, se puede tratar. Las mujeres que padecen una fístula obstétrica sin complicaciones pueden someterse a una intervención quirúrgica sencilla para reparar el orificio que comunica con la vejiga urinaria o el recto. Aproximadamente entre el 80 y el 95% de las fístulas vaginales se pueden cerrar mediante cirugía. El coste medio del tratamiento de la fístula —incluidos la operación quirúrgica, la atención postoperatoria y el apoyo para rehabilitación— es de unos 300 dólares por cada paciente.

La manera de prevenir la fístula obstétrica es

retrasando la edad del primer embarazo,
poniendo fin a ciertas prácticas tradicionales nocivas y
proporcionando acceso oportuno a la asistencia obstétrica.
La prevención y el tratamiento de la fístula obstétrica contribuyen a cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 (ODS), que consiste en mejorar la salud; en este caso, la salud materna.




https://www.pinterest.es/pin/561894490990895205/?lp=true
http://www.who.int/features/factfiles/obstetric_fistula/es/
http://www.un.org/es/events/endfistuladay/
Leer más...

lunes, 6 de agosto de 2018

El mundo se tiñe de verde en apoyo a las argentinas #8Agosto #SeráLey

Bruselas 
México
Italia

Sao Paulo , Brasil 
Colombia , Bogota

Quito, Ecuador

Chile, Santiago 
Uruguay
París, Francia
Costa Rica 
Japón
USA
España, Madrid
Leer más...

Iniciativa Europea Daphne de Lucha contra la Violencia


Desde que en 1996 la OMS acordó que la violencia contra la mujer es un problema de Salud Pública e instó a los estados miembros a evaluar la dimensión del mismo, no han dejado de realizarse esfuerzos en todos los países del mundo intentando visibilizarla. Tales esfuerzos se traducen en estudios, investigaciones y grupos de trabajo que desde las distintas áreas de conocimiento tienen como objetivo contribuir a caracterizar el fenómeno. En este sentido es preciso hacer una referencia especial al relevante papel que ha desempeñado el movimiento organizado de mujeres en este proceso.

Sus esfuerzos han contribuido por una parte a sensibilizar a la población y por otra a que las Instituciones públicas pongan en marcha medidas para el abordaje de la violencia contra las mujeres.
Actualmente se sabe que se trata de un fenómeno complejo cuya primera dificultad está en el establecimiento de criterios universales para establecer la propia definición. Si bien la Organización de Naciones Unidas ha elaborado definiciones para los distintos tipos de violencia, éstas concepciones son muy amplias y se requiere hacerlas más operativas si se quiere investigar con precisión la magnitud del problema.

Las cifras que se conocen se cree que subestiman la magnitud real de la violencia, ya que la medida de la misma entraña gran dificultad. Además de la dificultad con las definiciones está el hecho de que
todavía actualmente es considerada por un gran sector de población un problema privado y por ello existe una gran tolerancia social. Las mujeres, en parte porque comparten tal creencia, en parte por miedo a su maltratador, no denuncian abiertamente su situación, aunque con frecuencia hacen llamadas de atención.

La violencia contra las mujeres tiene gran repercusión en su salud y en el sistema sanitario ya que muchas mujeres que resultan heridas en los episodios de violencia recurren a él en busca de cuidados médicos para sus lesiones. Generalmente tras largos años de violencia cuando la afectación de la salud mental es manifiesta, las mujeres acaban requiriendo también la atención de los especialistas en
esta disciplina. Si embargo, el mayor reto probablemente esté en la demanda repetida de asistencia por signos y síntomas inespecíficos de carácter físico o psicológico, en cuyo trasfondo subyace la violencia pero que ni la mujer ni el profesional relacionan con ella. Como consecuencia, se prescriben
pruebas diagnósticas y terapéuticas que resultan poco efectivas, incrementando las consultas a diferentes especialistas que tampoco resolverán el problema.

Adicionalmente, las y los profesionales del Equipo de Atención Primaria desempeñan un papel fundamental en el proceso de resolución de la violencia, ya que de ellas y ellos depende la elaboración de los informes que demuestren el carácter de habitualidad de los episodios violentos que servirán  para la correcta cumplimentacion del parte de lesiones. Todos estos informes son muy importantes para las mujeres puesto que pueden ser la base una sentencia judicial favorable.

Sin embargo, el ejercicio de estas tareas asignadas al sistema sanitario y a sus profesionales, por la necesidad de afrontar la violencia, requieren de la adecuación de los recursos. Adecuación que tiene que ver con la sensibilización, capacitación y formación de los profesionales, con profundización en el conocimiento a través de la utilización de los sistemas de información y vigilancia, así como con ediseño y ejecución de nuevas investigaciones. Hechos todos ellos que suponen la puesta en marcha de acciones inmediatas que permitan la interrupción rápida y eficaz de los problemas sanitarios derivados de la violencia.
Así mismo, la cooperación y la coordinación interinstitucionales e intersectoriales son imprescindibles dada la complejidad del fenómeno que, como se expresa en este documento, no es un problema estrictamente sanitario, sino un problema social con repercusiones sobre la salud.
Con base en lo expresado en los párrafos anteriores, distintas instituciones nacionales e internacionales han puesto en marcha acciones dirigidas a controlar el fenómeno de la violencia, entre las  que se encuentra la Iniciativa Europea Daphne de Lucha contra la Violencia .

DAPHNE III

El programa Daphne III tiene como objetivo contribuir a la protección de los niños, los jóvenes y las mujeres contra todas las formas de violencia y mejorar la salud, el bienestar y la cohesión social.

Su objetivo específico es contribuir a la prevención y la lucha contra todas las formas de violencia que se produzcan en el ámbito público o privado, incluida la explotación sexual y la trata de seres humanos.

El Programa se estableció en el marco de la la Decisión n º 779/2007/CE del Parlamento Europeo y del Consejo del 20 de junio de 2007, para el período 2007-2013, un programa específico para prevenir y combatir la violencia ejercida sobre los niños, los jóvenes y las mujeres y proteger a las víctimas y grupos de riesgo (programa Daphne III) como parte del programa general Derechos Fundamentales y Justicia.

El enfoque del programa DAPHNE III

• Desarrollo e implementación de acciones de sensibilización
• Difusión de resultados obtenidos en anteriores programas Daphne;
• Identificación y mejora de las actividades de apoyo a personas en situación de riesgo de violencia; la creación y apoyo a redes multidisciplinares;
• Difusión de conocimiento de base y el intercambio, identificación y difusión de información y buenas prácticas;
• Diseño y test de materiales educativos y de sensibilización; adaptación y complementación de material ya disponible;
• Estudio de los fenómenos relacionados con la violencia y sus consecuencias;
• Desarrollo e implementación de programas de apoyo a las víctimas y a las personas en riesgo de violencia y programas de prevención dirigidos a los agresores.

Encuentre más información sobre el Programa Daphne III en la página web de la Comisión http://ec.europa.eu/justice/grants/programmes/daphne/




Leer más...