Acerca de nosotras ·

lunes, 5 de diciembre de 2022

Derechos humanos en Qatar



 


Los capitanes de varios equipos europeos tenían previsto llevar un  brazalete durante los partidos, con el propósito de mostrar su apoyo a  la diversidad, la inclusión y los derechos sociales del colectivo LGBTI+ (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero e Intersexo). 

Sin embargo, dieron marcha atrás ante la amenaza de penalizaciones lanzadas desde la Federación Internacional de Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) que mostro con sus amenazas su sensibilidad social . 


Frente a ese comportamiento sancionador de la FIFA el equipo alemán mostro su rechazo . Todos los integrantes del equipo  taparon sus bocas como signo de que estaban amordazados, impedidos a expresarse .

Lejos de producirse un apoyo al equipo alemán por este gesto , lo que si vimos fue un gesto de burla , al despedir a dicho  equipo del campeonato dentro de una emisora qatarí , que evidentemente   refleja su desprecio por  los derechos de las personas con diversidad genérica






Sentimos no obstante que en esta fiesta eminentemente masculina, testosterónica y competitiva  a nadie se le haya  ocurrido algún giño de apoyo a las personas trabajadoras y las  mujeres qatarís que tienen sus derechos muy limitados en el país donde se desarrolla el campeonato . 

Las mujeres  están discriminadas en la ley y en la práctica. En virtud del sistema de tutela masculina, continúan estando ligadas a su tutor varón, habitualmente su padre o un hermano, abuelo o tío o, en caso de estar casadas, su esposo. Además, siguen necesitando el permiso de su tutor para tomar decisiones vitales clave como casarse, estudiar en el extranjero con becas públicas, trabajar en muchos puestos del gobierno, viajar al extranjero hasta cierta edad y recibir algunos servicios de salud reproductiva.

La legislación relativa a la familia continua discriminando a las mujeres al dificultarles el divorcio. Las mujeres divorciadas continuaban sin poder ejercer la tutela de sus hijos e hijas.


http://mujerdelmediterraneo.heroinas.net/2022/11/y-los-derechos-de-las-mujeres-y-las.html

http://mujerdelmediterraneo.heroinas.net/2022/11/qatar-y-fifa-celebraran-el-futbol-pesar.html

Leer más...

viernes, 2 de diciembre de 2022

Nuestro apoyo a la presa política nicaragüense Dora María Téllez


DORA MARÍA TÉLLEZ, DEFENSORA NICARAGÜENSE, RECONOCIDA CON EL PREMIO RENÉ CASSIN DE DERECHOS HUMANOS


Nos sumamos a la declaración sobre nuestra admirada Dora María Téllez 


 La Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) condena enérgicamente las terribles condiciones en las que Dora María Téllez está detenida injustamente en El Chipote, una infame prisión de Managua, Nicaragua. Téllez es una antigua comandante de la guerrilla sandinista, historiadora y activista política de la oposición. Ha sido miembro de LASA, y su trabajo publicado y su activismo pacífico en apoyo de la democracia en Nicaragua han sido reconocidos a nivel nacional e internacional.

Las investigaciones históricas de Téllez han documentado el proceso de despojo de los indígenas de Matagalpa y Jinotega de sus tierras, provocado por la colonización del Estado nicaragüense en los años 1820-1890. En reconocimiento a su labor como historiadora, fue incorporada a la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, y ostenta el distinguido cargo de Miembro Correspondiente de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala. En 2004, fue nombrada profesora visitante en el Robert F. Kennedy en Estudios Latinoamericanos de la Harvard Divinity School, pero se le denegó un visado de entrada, a pesar de haber viajado anteriormente a Estados Unidos. En junio de 2011, la Universidad de Helsinki le concedió el Honoris Causa en Ciencias Políticas. En mayo de 2022, estando en prisión, la Universidad de la Sorbona de París le concedió un doctorado honorífico en reconocimiento a su trayectoria política y científica.

Téllez está en prisión desde que fue detenida violentamente en su domicilio el 13 de junio de 2021. En febrero de 2022, fue condenada por el llamado delito de “conspiración y daño al bienestar nacional”, una nueva ley que ha sido utilizada para procesar, sin el debido proceso, a más de 90 presos políticos de la oposición, incluyendo empresarios, líderes religiosos y políticos, activistas y periodistas, entre otros. Desde su detención ha estado recluida en régimen de aislamiento, sin acceso al exterior y con una alimentación insuficiente. Las pocas visitas que ha recibido durante su calvario han observado su drástica pérdida de peso. Recientemente su situación se ha vuelto más grave, ya que ella, junto con otros presos políticos, inició una huelga de hambre para protestar por el trato inhumano que reciben.

LASA hace un llamamiento al Gobierno de Nicaragua para que aplique las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, conocidas como Reglas de Mandela, a Téllez y a los más de 200 presos políticos que se encuentran en las cárceles nicaragüenses. LASA pide el cese de los tratos inhumanos, ya sean físicos o psicológicos, a Téllez y a otros presos políticos que puedan constituir tortura, lo que constituye un crimen contra la humanidad. LASA pide la liberación inmediata de Téllez; mientras permanezca en prisión, insta a que se ponga fin de inmediato a su confinamiento solitario; a que se le garantice una alimentación adecuada, saneamiento y atención médica; a que tenga acceso a libros y otros materiales de lectura; y a que reciba visitas regulares de Octubre 2022 sus familiares. También pide al gobierno nicaragüense que facilite el acceso a la prisión de El Chipote a las organizaciones locales de derechos humanos, a la Cruz Roja Internacional y al Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para garantizar que Dora María Téllez y otros presos políticos estánsiendo tratados de acuerdo con las normas internacionales.

Acerca de LASA

La Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA por sus siglas en inglés) es la asociación profesional más grande del mundo que integra a individuos e instituciones dedicadas al estudio de América Latina y el Caribe. Actualmente, LASA cuenta con más de 12 000 miembros en todo el mundo y tiene un comité que defiende la libertad académica y el respeto de los derechos humanos.

https://wilpf.es/dora-maria-tellez-defensora-nicaraguense-reconocida-con-el-premio-rene-cassin-de-derechos-humanos/

https://lasaweb.org/es/news/statement-nicaraguan-political-prisoner-dora-maria-tellez/

Leer más...

viernes, 18 de noviembre de 2022

Un 19 de noviembre para decir no al abuso infantil y no más Lolitas!

 


<<Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.


Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos fue siempre Lolita>>


Con estas “románticas” palabras comienza su declaración un pederasta de 40 años que secuestra, viola, golpea y continúa abusando sexualmente durante dos años a su hijastra, una niña huérfana de tan sólo doce años; y si bien es cierto que este párrafo pertenece a la ficción literaria del escritor ruso VladimirNabokov (Lolita, 1955), también lo es que en la vida real el mundo está lleno de millones de Lolitas que diariamente sufren no solamente la violencia sexual de que son objeto, sino también la indiferencia y en muchas ocasiones el dedo acusador del entorno familiar y social en el que viven.

La Organización Mundial de la Salud reporta que cuatro de cada cinco víctimas de abuso sexual infantil son niñas; a esto debemos aumentar que el 90% de los casos suceden dentro de su propia casa, siendo en la gran mayoría de los abusos un hombre miembro o “amigo” de la familia.

La pederastia a sido un tema recurrente en mis artículos periodísticos desde el 2006 que publiqué “Depredadores sexuales a domicilio”,  de entonces a la fecha la situación no ha mejorado, por el contrario empeoró sobre todo a causa de la pandemia, en el contexto del 19 de noviembre Día Internacional contra el Abuso Sexual Infantil, continuo visibilizando esta devastadora problemática, hablando de datos y cifras pero también desde el sentir de las víctimas, y de cómo la ficción y la cultura pueden llegar a marcar el rumbo de las cosas.

El constructo patriarcal machista y misógino está a menudo en las diferentes formas del arte, provocando sutilmente la normalización de la violencia hacia las mujeres y las niñas en la familia, en la comunidad y en el mundo.

Antes de volver a abordar el tema desde la literatura quiero decir que el panorama global es desolador, en Europa, EE.UU y Canadá, un 20% de los niños y niñas han sido abusados sexualmente, respecto a EEUU  un reciente reporte de Internet Watch Foundation (IWF), informó que este país es el de mayor contenido de abuso sexual y pornografia infantil en línea, en cuanto a México,  es la nación que tiene el número más elevado de violencia sexual a menores, y sólo una de cada cien denuncias recibe sentencia.

No puedo afirmar exactamente cómo es la situación en otras culturas, pero en la cultura mexicana a la que pertenezco es muy común escuchar decir absurdamente tanto a hombres como a mujeres, que tal o cual niña es maliciosa, temperamental y provocadora de hombres.

Lo anterior me lleva de regreso a la novela Lolita  como espejo de la vida real, por la reacción de la crítica literaria y una buena parte de la comunidad lectora, que bajo la influencia de el discurso machista han interpretado esta historia de secuestro, golpes y abuso sexual infantil, como una tierna romántica y apasionada historia de amor, convirtiendo en su opinión a un pervertido abusador de niñas en un pobre hombre enamorado, víctima de la irresistible coquetería malsana de su hijastra, 

Probablemente a muchas de nosotras  por conocer de antemano el contenido de este clásico literario del siglo XX , nos haya costado mucho tiempo y trabajo decidirnos a leerlo, quizás porque el abuso sexual en la infancia es algo que nos toca de forma muy cercana poniéndonos el dedo en la llaga de los recuerdos y las emociones,  por lo menos así ha sido para mi, sin embargo, como bien dice la escritora, intelectual y feminista española Laura Freixas: “a Lolita hay que leerla analizarla y criticarla”, a lo que yo añado que además de lo anterior que me parece magnífico, a Lolita también hay que reivindicarla!

El inconsciente individual y colectivo necesita deshacerse del mito de que existen niñas  seductoras de naturaleza promiscua, pequeñas pervertidas sexules pidiendo ser manoseadas y violadas, como individuos y como sociedad no podemos seguir exonerando a los verdaderos culpables y tampoco romantizando la pederastia!

Se estima que más del 85% de las víctimas de abuso sexual infantil, sufren el traumático ultraje en silencio sin decírselo a nadie, por miedo a su agresor, por vergüenza, por temor a no ser creídas, a ser expuestas y malvistas por las personas adultas a su alrededor, como por desgracia suele suceder.

En mi experiencia trabajando con grupos de apoyo para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, observé que en su mayoría habían padecido abuso sexual  cuando eran niñas y nunca lo pudieron hablar con alguien, por todo lo anterior, pero además porque en el fondo se sentían y se pensaban culpables y merecedoras de lo que les sucedía, casi todas continuaban teniendo ese sentimiento de culpabilidad, esto es una consecuencia del mensaje patriarcal incrustado en la psique femenina mediante la cultura machista, con la que durante siglos las mujeres hemos sido educadas.

Sigamos trabajando en pos de una educación con perspectiva de género para derribar el nefasto sistema de dominación en el que vivimos, y aprendamos a llamar a las cosas por su nombre,  los niños abusados y las niñas abusadas son víctimas no culpables, la pederastia no es romántica…el abuso no es amor!!

Galilea Libertad Fausto 

Leer más...

¿Y los derechos de las mujeres y las personas trabajadoras en Qatar?

 


 Mostremos nuestro compromiso con quienes lo necesitan . Un ejemplo :

Quienes me conocen saben que una de las cosas que más me gustan en la vida es el fútbol. Soy extremadamente futbolera. Disfruto viendo partidos, me gusta ver los esquemas de juego, la estrategia, las jugadas, los goles, las paradas... Si juega el Madrid, además, lo vivo con muchísima intensidad.

Cuando hay Mundial o Eurocopa me veo todos y cada uno de los partidos que ponen. Me da igual si es China contra Senegal o Eslovenia contra Polonia. 

Sin embargo, este Mundial no lo voy a ver. Ni un partido. Me lo he prometido a mí misma y lo voy a cumplir aunque me duela. Y no, no me siento ni especial, ni creo que soy una mejor persona por no verlo. Pero sí pienso que si todo el mundo hiciera lo mismo, si este Mundial fuera un fracaso en audiencias, si todo el mundo se negara ver un Mundial que se celebra en un país que viola sistemáticamente los derechos de las mujeres, de las personas migrantes y de las personas homosexuales, cuyas infraestructuras han costado miles de vidas humanas, cuyos estadios se han levantado sobre la explotación más salvaje y cuyo único motivo para ser sede es el dinero y la corrupción más salvaje, la FIFA se lo pensaría dos veces antes de volver a dar un evento deportivo de estas características a un país tan miserable como Qatar. 

Y sé que no va a ser así, sé que va a ser seguido por millones de personas, que van a ser capaces de abstraerse del sufrimiento humano que ha provocado ese Mundial. O a las que, directamente, les da igual. Sé que lo que yo haga o deje de hacer no va a servir de nada. Pero yo no podría vivir en paz conmigo misma si pisoteara mis valores por un poco de fútbol.

Por ahora Rod Stewart, Dua Lipa o Shakira se han negado a actuar en la gala inaugural del Mundial. Bien por ellos. Estoy segura de que encontrarán artistas que sí pasen por el aro porque poderoso caballero es Don Dinero y porque les da igual el dolor o el sufrimiento de miles de personas por culpa de este evento deportivo. Pero que haya otros que se niegan, que Klopp hable del Mundial en rueda de prensa llamando a las cosas por su nombre, que los estadios alemanes se llenen de pancartas clamando contra el Mundial de Qatar, que cada vez haya más y más voces, tanto en el mundo de fútbol como de fuera, que se hagan cargo de lo que supone que una dictadura teocrática que viola los derechos humanos, sea la sede, que hablen la FIFA como la organización corrupta que es, quizá y solo quizá sea la primera piedrecita para cambiar un poquito las cosas.

Al menos me queda la esperanza.


Macarena Aguilar Castellano



Leer más...

martes, 15 de noviembre de 2022

Los aportes de las mujeres negados y retorcidamente valorados

 


Hoy como abuela veo a mi hija recién parida afrontar su estado doloroso, la dificultad de que el bebe mame suficiente , las noches y días en los que es imposible dormir cuatro horas seguidas.. y recuerdo la frase de Indira Gandhi en la que hemos sido educadas . No cuentes tus dolores de parto; Enseña el niño¡ y así hemos vivido como si lo que hubiéramos hecho no fuera digno de relatar por ser de menor importancia . ¡No debemos distraer a los sabios que organizan el mundo con nuestras pequeñeces ¡ ¿ que importancia tienen traer hijos al mundo ? ¿ no lo hacen igual los perros, gatos, elefantes y hasta ballenas ?. Lo cierto es que nosotras como humanas no solo dejamos que el cuerpo haga, sentimos, sufrimos, nos alegramos de forma que los animales no hacen, y entendemos que no hay nada más valioso en el mundo que gestar, parir  y sacar adelante un nuevo ser . Aunque he de decir que cuando mi gata parió y quise cambiar su nido a otro lugar( había parido bajo mi cama )  sus llantos me parecieron absolutamente humanos . ¡ no los olvidare¡

A la que tampoco olvido es a mi madre con veinte años siendo madre y recuerdo lo mal que llevo su Purificación. Era nueva en el pueblo y no tenia con quien ir a ese proceso del que debería pedir perdón la iglesia Católica como de tantos otros . ¿ Porqué la madre era impura? ¿ Porqué el padre no era impuro ?

Traigo el texto del libro de unos amigos en el que cuentan en que consistía dicha norma:

 Las madres que habían dado a luz no salían de casa durante un mes, trascurrido este periodo de tiempo o cuarentena,  el primer domingo del mes con el bebe recién nacido y una cesta en al que llevaban velas como ofrenda, esperaban a la puerta de la iglesia , hasta que el sacerdote ya vestido para la misa la recibía. El  rezaba unos responsos y la aspergía con agua  bendita y poniéndole una estola sobre la cabeza la acompañaba hasta el altar , a continuación la purificada madre se acomodaba en su lugar habitual . Llegado el momento del ofertorio , hacia una ofrenda de velas , encendiendo una que permanecía luciendo durante la misa. 

Si miramos los orígenes de esa practica  vemos que establecía diferente periodo de cuarentena  si la nacida era niña o si era niño . La mujer necesitaba más espacio de purificación si había parido una niña . 

Entre las dificultades que surgían tras el parto, esta no era la mayor, con lo que muchas mujeres no se acuerdan aunque este rito se viniera haciendo con normalidad en Castilla y León hace menos de setenta años ( por citar un dato del que tengo certeza ) 

   Adjuntamos una imagen del libro El Sexocidio de las brujas de Françoise d'Eaubonne   que incluye la carta  abierta que en noviembre de 1998 firmaba junto  junto con otras mujeres  dirigida a Juan Pablo II solicitando disculpas por parte de la Iglesia del sexocidio que contra las mujeres entre 1450 y 1650 tuvo lugar, entendiendo la existencia de una responsabilidad eclesial en esa misoginia recurrente "manifestada al mas alto nivel desde los primeros siglos de la Iglesia triunfante" . Entendemos como ella que la Iglesia Católica nos debe varias disculpas .

Leer más...

sábado, 12 de noviembre de 2022

Qatar y FIFA celebrarán el fútbol a pesar de las carencias en derechos de las mujeres y personas trabajadoras


La Copa Mundial de Fútbol de la FIFA Catar 2022 será la XXII edición de la Copa Mundial de Fútbol masculino organizada por la FIFA. Se desarrollará desde el 20 de noviembre al 18 de diciembre en Qatar, que consiguió los derechos de organización el 2 de diciembre de 2010, sin embargo los derechos de las mujeres y las personas trabajadoras están lejos de conseguirse en ese país mientras el mundo del fútbol mira para otro lado cómodamente.




Derechos de las Mujeres

Las mujeres siguen estando discriminadas en la ley y en la práctica. En virtud del sistema de tutela masculina, continúan estando ligadas a su tutor varón, habitualmente su padre o un hermano, abuelo o tío o, en caso de estar casadas, su esposo. Además, siguen necesitando el permiso de su tutor para tomar decisiones vitales clave como casarse, estudiar en el extranjero con becas públicas, trabajar en muchos puestos del gobierno, viajar al extranjero hasta cierta edad y recibir algunos servicios de salud reproductiva.

La legislación relativa a la familia continua discriminando a las mujeres al dificultarles el divorcio. Las mujeres divorciadas continuaban sin poder ejercer la tutela de sus hijos e hijas.

En marzo de 2021, el gobierno rechazó las conclusiones de un informe de HumanRights Watch sobre la discriminación contra las mujeres en Qatar y prometió investigar y enjuiciar a cualquier persona que hubiera infringido la ley. Al concluir el año no había realizado ninguna investigación.

Noof al Maadeed, mujer qatarí de 23 años que solicitó asilo en Reino Unido alegando abusos en el ámbito familiar, decidió regresara Qatar tras pedir garantías a las autoridades. Comenzó a documentar su retorno en las redes sociales, pero no se volvió a saber nada de ella a partir del 13 de octubre, después de que hubiera denunciado a la policía amenazas de familiares. Pese a que las autoridades aseguraron que no corría peligro, seguía sin conocerse su paradero, lo que suscitaba temor por su seguridad.


Sigue sin concluirse la reforma laboral y se deben indemnizaciones

Pese a su promesa, el gobierno no aplicó ni hizo cumplir las reformas, lo que permitió el resurgimiento de las prácticas abusivas y reavivó los peores elementos del sistema de kafala (patrocinio).

La población trabajadora migrante sigue enfrentándose en ocasiones a trabas y requisitos burocráticos insalvables cuando intentaba cambiar de empleo sin el permiso de su entidad empleadora aunque éste hubiese dejado de ser un requisito legal. En diciembre, el gobierno informó de que 242.870 trabajadores y trabajadoras migrantes habían podido cambiar de empleo tras las reformas de septiembre de 2020; no obstante, no publicó la cifra de quienes lo habían conseguido hacer sin el permiso de su entidad empleadora, información clave para medir el avance.

La situación continuó siendo especialmente difícil para las trabajadoras domésticas internas a causa de su aislamiento en el domicilio del empleador o empleadora, que era también su lugar de trabajo.

El sistema sigue otorgando poder a las entidades empleadoras, que supervisaban la entrada y la residencia de las personas trabajadoras migrantes en el país y podrían anular sus permisos de residencia o presentar contra ellas cargos de fuga, conductas abusivas que pondrían en peligro su presencia legal en el país.


En mayo, el Ministerio de Trabajo puso en funcionamiento una plataforma digital concebida para que los trabajadores y trabajadoras pudieran presentar denuncias.

Pese a la introducción de un nuevo salario mínimo y de medidas para vigilar el pago de los salarios, la población trabajadora migrante continuaba siendo víctima del robo de éstos por sus entidades empleadoras sin recurso efectivo a la justicia. De hecho, su acceso a la justicia siguió siendo en gran medida lento y, en los casos en que lo hubo, a menudo no condujo a un recurso efectivo.

El fondo de asistencia creado para ayudar a los trabajadores y trabajadoras a recuperar su dinero cuando los comités para resolver disputas laborales fallaban a su favor actuaba caso por caso, y seguía sin estar claro si los trabajadores y trabajadoras podían cobrar los salarios impagados con cargo al fondo y e nqué plazo. En abril, el personal de una empresa de vigilantes de seguridad se declaró en huelga para protestar por el incumplimiento del pago del nuevo salario mínimo. Medios de comunicación afines al Estado informaron deque el gobierno había investigado a la empresa y concluido que el salario que pagaba cumplía los requisitos legales. Las autoridades continuaban sin investigar adecuadamente las muertes de los trabajadores y trabajadoras migrantes, miles de los cuales habían fallecido de forma repentina e inesperada en Qatar durante el decenio anterior pese a haber superado las pruebas médicas obligatorias antes de viajar al país. Su inacción, que impedía evaluar si las muertes eran atribuibles a causas laborales, significaba que Qatar no protegía un elemento básico del derecho a la vida. También negaba a las familias afectadas la oportunidad de ser indemnizadas por la entidad empleadora o las autoridades.


Derechos Sindicales

La población trabajadora migrante sigue teniendo prohibido formar sindicatos o afiliarse a ellos. En su lugar, las autoridades introdujeron comités conjuntos, iniciativa promovida por las entidades empleadoras para permitir la representación de los trabajadores y trabajadoras que distaba mucho de respetar el derecho fundamental de éstos

“Aunque en los últimos cinco años Qatar ha hecho importantes avances en materia de derechos laborales, es evidente que aún queda un gran trecho por recorrer. Miles de personas trabajadoras siguen atrapadas en el ya conocido ciclo de explotación y abusos debido a las lagunas legales y a la inadecuada aplicación de la ley”, apunta Steve Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional añadiendo :A las puertas de la Copa Mundial, la tarea de proteger a la población trabajadora migrante de la explotación está sólo a medias, mientras que la de indemnizar a quienes han sufrido abusos apenas ha comenzado.

 Qatar alberga a unos dos millones de trabajadores y trabajadoras migrantes, pero no cumple las normas laborales internacionales. Amnistía Internacional ha instado reiteradamente a Qatar a abolir el abusivo sistema de kafala, que vincula a los trabajadores y trabajadoras con sus empleadores durante hasta cinco años e impide a algunos grupos, como los trabajadores y trabajadoras domésticos, abandonar el país sin el permiso de sus empleadores.

“Los dos millones de trabajadores y trabajadoras migrantes que forman la columna vertebral de la economía qatarí tienen derecho a recibir un trato justo en el trabajo, y a obtener justicia si no lo reciben”, ha manifestado Stephen Cockburn.

“Si Qatar se toma en serio el cumplimiento de sus promesas de mejorar los derechos de los trabajadores y trabajadoras, debe proporcionar más jueces para garantizar que los casos se atienden rápidamente, debe financiar plenamente el fondo de indemnización y debe asegurarse de que las empresas que incumplen las normas se enfrentan a la justicia.”

Amnistía Internacional escribió a las tres empresas para exponerles sus conclusiones, pero no recibió respuesta.

Si desean más información sobre las condiciones a las que se enfrentan los trabajadores y trabajadoras migrantes en Qatar, consulten:


Reality Check: The state of migrant workers’ rights with four years to go until the Qatar 2022 World Cup

https://www.amnesty.org/es/documents/mde22/9758/2019/en/

https://www.amnesty.org/es/latest/news/2022/10/qatar-labour-reform-unfinished-and-compensation-still-owed-as-world-cup-looms/

https://www.amnesty.org/en/documents/mde22/6106/2022/en/


Leer más...

miércoles, 9 de noviembre de 2022

MANIFESTACIÓN FEMINISTA DEL 25 DE NOVIEMBRE en Madrid #BastaYa25N

 


El Foro de Madrid contra la Violencia a las Mujeres y el Movimiento Feminista de Madrid convocan la MANIFESTACIÓN FEMINISTA DEL 25 DE NOVIEMBRE en Madrid.

Con el lema: EL MACHISMO MATA, VIOLA, EXPLOTA Y BORRA A LAS MUJERES. ¡BASTA YA!

¡Súmate a la manifestación!

📆 25/11/2022  ⏰ 18:30 h 📍Gran Vía c/Alcalá ➡️ Plaza de España

¡Comparte y difunde la convocatoria!

📢 Campaña en redes: desde el 10/11/2022 a las 11:00 h.

Hashtag principal: #BastaYa25N

Otros hashtags: #MachismoMataALasMujeres #MachismoViolaALasMujeres #MachismoExplotaALasMujeres #MachismoBorraALasMujeres

¡Pásalo a tus contactos!

📢📢📢

Leer más...

domingo, 30 de octubre de 2022

El feminismo...

 


He leído en “algún sitio, a salto de mata” (no lo citaré por no darle alas) hablar de feminismo hegemónico y feminismo inclusivo y pro derechos humanos y quiero recordar que:

El único apellido que le cuadra al feminismo es Radical, y ello porque va a la raíz de la desigualad y desde ahí realiza el análisis de la realidad. 

El sujeto político del feminismo son las mujeres. Todas las mujeres, es interclasista y universalista. 

El feminismo es un proceso vivo, a nivel personal y a nivel social donde se van adquiriendo por un lado nuevas perspectivas personales y por otros derechos de ciudadanía plena.

El feminismo ha sido siempre solidario, las primeras acciones de mujeres organizadas fueron en contra de la esclavitud, y ha apoyado las reivindicaciones del colectivo lgtbi.

La declaración universal de los derechos humanos dice claramente que la dignidad y la integridad física y moral son irrenunciables. Recuerdo que los derechos de las mujeres son DDHH.

El feminismo es abolicionista, y una de las razones queda expresada anteriormente.

Las leyes no regulan sentimientos.

El feminismo no olvida a las víctimas de la violencia machista porque se siguen produciendo diariamente, porque ninguna mujer está a salvo de sufrirlas y porque la causa de ellas es haber nacido mujeres. Pero el feminismo no es victimista, es empoderador y luchador, siendo hoy por hoy el movimiento social más activo, y el que más cambios sociales ha producido sin generar violencia alguna.


Tatama Coral

Leer más...

miércoles, 26 de octubre de 2022

La Asociación Nacional de Mujeres Españolas


Acto de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas (ANME) en el Hotel Palace. En el centro Fernando de los Ríos entre Benita Asas Manterola y Clara Campoamor, 1931 (Alfonso. AGA)


Traemos al recuerdo a una importantísima asociación feminista española creada en 1918 y que sin duda es germen de la trasformación a favor de la igualdad que en este país se esta dando. Estuvo activa durante el primer tercio del siglo XX, desde 1918 hasta 1936. Nuestro agradecimiento eterno a las creadoras de ese espacio. ¡Porque fueron somos , porque somos , serán ¡


Una mujer, Consuelo González Ramos que conocemos también por su seudónimo Celsa Regis, decidió reunir a mujeres  españolas que, desde el siglo XIX, lucharon por los derechos de las mujeres. Y así nació la primera asociación protofeminista en España, cuyo objetivo principal era la educación y el voto femenino: la ANME (Asociación Nacional de Mujeres Españolas), creada un 20 de octubre de 1918.

Con unas socias muy heterogéneas (intelectuales, maestras, escritoras...). Entre sus filas, encontramos a la pedagoga Benita Asas Manterola, la abogada Clara Campoamor, la doctora Elisa Soriano, la pedagoga María de Maeztu, la maestra y ateneísta Julia Peguero y la abogada Victoria Kent.

 La Asociación Nacional de Mujeres Españolas fue una organización sufragista española que nació en el otoño de 1918, de la mano de Consuelo González Ramos, María Espinosa de los Monteros y Elisa Soriano Fisher. Aunque no se vinculó a ningún partido político, terminó por promover la creación de uno en el año 1934, Acción Política Feminista Independiente, que, al parecer, intentó integrarse en el Frente Popular, pero sin éxito.


Recogemos del programa inicial de la ANME los aspectos que nos  reflejan la situación d ela mujer en ese momento , como por ejemplo su dependencia del esposo en cuanta a potestad sobre los hijos y otros que nos parecen  de  interés:

Escrupuloso examen y revisión de las leyes vigentes de protección y defensa de la mujer para recabar de los poderes públicos su más exacto cumplimiento y promulgación de las nuevas que demanden las circunstancias.

Considerar a la mujer elegible para cargos populares públicos.

Dar acceso a la mujer al desempeño en todas las categorías de aquellos cargos públicos que impliquen el gobierno y administración de intereses morales y materiales de su sexo.

Detenido estudio de los derechos que corresponden a la mujer en el vigente Código Civil para demostrar su condición precaria y solicitar de la Comisión de Códigos la reforma de aquellos artículos del Civil que muy especialmente se refieren al matrimonio, a la patria potestad y a la administración de bienes conyugales.

Recabar para la mujer el derecho de formar parte del Jurado, especialmente en los delitos cometidos por las de su sexo, o en que sea víctima.

Administración matrimonial en conjunto, es decir, que se necesite la firma de los dos para todo documento público relacionado a este asunto.

Supresión, por lo tanto, de la responsabilidad del marido.

Los mismos derechos sobre los hijos que el padre en el matrimonio legal.

Derecho legal de la mujer al sueldo o jornal del marido, como el del marido al de la mujer.

Personalidad jurídica completa para la mujer, pudiendo representarla el marido sólo por delegación de ella.

Derecho a conservar las hijas naturales reconocidas por el padre.

Igualdad en la legislación sobre el adulterio.

Castigo del cónyuge por abandonar el hogar sin el consentimiento del otro.

Desaparición del bochornoso artículo 438 del Código Penal.

Castigo a la embriaguez habitual y hacerla causa de la separación matrimonial.

Castigo a los malos tratos a la mujer, aunque no lleguen a exponer su vida.

Aumento del castigo a los delitos contra el pudor.

Participación en los consejos de familia, incluso tutora.

Suspensión de la reglamentación sobre la prostitución.

Cumplimiento de la Ley de Trata de Blancas.

Pedir la creación de escuelas públicas en número suficiente para que pueda exigirse el cumplimiento del precepto legal que hace obligatoria la enseñanza y establecer este mismo principio legal para la implantación de escuelas de anormales mentales.

Que en los centros docentes particulares sean exigidos títulos pedagógicos a las profesoras.

Apoyo y excitación al estudio de la Medicina por la mujer.

Apoyo de los estudios de practicante y dentista.

Derecho a ascender en los destinos que ya ejerce, en las mismas condiciones que el hombre y con la misma remuneración.

Derecho a otros nuevos en estas condiciones.

Otorgar representación a la mujer en las Cámaras de Comercio, Industria y de la Propiedad.

Hacer partícipe a la mujer de los Sindicatos en los gremios para la clasificación de las industrias propias de su sexo.

Recabar para el comercio femenino dependencias femeninas, sin desmayar sobre este importante extremo hasta conseguirlo.

Establecer centros de enseñanza para la servidumbre doméstica y escuelas de cocineras, planchadoras, etc.

Fundar hospitales para servicio doméstico.

Declarar obligatoria la enseñanza elemental de las criadas, solicitando de las señoras que en los días de la semana que se señalen, según las circunstancias, permitan a su servidumbre femenina que no sepa leer ni escribir la asistencia de una hora a las clases que se establezcan, persiguiendo el fin de que en un tiempo corto, aunque prudencial, no haya ninguna criada de servir que no sepa leer y escribir, ejecutando con ello una de las obras más hermosas del cristianismo, de "enseñar al que no sabe". Lo mismo puede hacerse extensivo a los obreros que se encuentren en idéntico caso.

Personal femenino en la inspección de policía, igual que el masculino.

Administración y gobierno de la mujer en la beneficencia pública.

https://medium.com/periodistasolvidadas/celsia-regis-la-voz-de-la-mujer-87142d63db19

https://www.facebook.com/photo/?fbid=2000038980280214&set=primeros-pasos-para-el-voto-femenino-en-espa%C3%B1a-una-mujer-celsa-regis-decidi%C3%B3-reu

https://feminismos.ua.es/article/view/2021-n37-para-una-historia-de-las-asociaciones-femeninas-en-espana-la-asociacion-nacional-de-mujeres-espanolas-y-la-union-de-las-mujeres-de-espana-similitudes-y-discordancias-1918-1921

https://www.fecyt.es/es/publicacion/ni-tontas-ni-locas-las-intelectuales-en-el-madrid-del-primer-tercio-del-siglo-xx

Leer más...

miércoles, 5 de octubre de 2022

La falta de corresponsabilidad dentro de la familia y su repercusión en la salud de las mujeres



 …“Todas las cenas están cocinadas, los platos y vasos fregados, los niños enviados a la escuela y al mundo, nada queda de todo eso, todo se ha desvanecido, ninguna biografía ni historia tiene una palabra que decir sobre ello y las novelas sin proponérselo mienten”

De esta manera en 1929 Virginia Woolf evidenciaba a modo de protesta en su ensayo Una habitación propia, la falta de valorización del trabajo de las mujeres dentro del hogar, y 93 años después la situación continúa siendo prácticamente la misma, los quehaceres de limpieza, la preparación de alimentos, la crianza  y la educación  de los hijos, además de la atención de enfermos y ancianos en la familia, siguen siendo consideradas en la gran mayoría de los casos responsabilidades exclusivas de las mujeres, a la vez que toda esta ardua labor femenina prevalece en la invisibilidad y en el no reconocimiento.

Está constante situación de desigualdad ha sido y es un tema recurrente especialmente en las últimas décadas en la agenda de los feminismos contemporáneos, así como también de ONU Mujeres  a partir del 2011 que comenzó a operar, de INMUJERES, en México desde 2001 y de las ONU Mujeres existentes en diferentes países del mundo.

“El diálogo de hoy es muy oportuno.  La economía de los cuidados ocupa un lugar central en un momento en el que la igualdad de género a nivel global está siendo atacada y corre el riesgo de retroceder. La pandemia del COVID-19 ha demostrado la estrecha relación que existe entre los cuidados y la desigualdad”,  pronunció el pasado 27 de septiembre Sima Bahous, Secretaria General de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, en el discurso: Reajustando nuestra conversación global sobre los cuidados y el trabajo doméstico.

Esta feminización de las labores en el hogar, forma parte de la estructura patriarcal y de la cultura machista que nos es introducida a las mujeres sutilmente de manera “inofensiva” desde la infancia, a través de los juegos y juguetes con que nos equipan para entrenarnos en la disciplina de ser esposas, madres, amas de casa y cuidadoras incondicionales, como si serlo fuera un destino ineludible y parte  intrínseca de la naturaleza de las mujeres.

Mucho se está hablando de la enorme carga de trabajo que realizamos diariamente dentro y fuera de la casa,  entre la que para muchas también se encuentra la atención de los enfermos y adultos mayores que haya en la familia, considerando la gran inversión de tiempo y esfuerzo físico que esta labor requiere, pero poco se menciona el cuidado y soporte emocional que las mujeres damos no sólo en los casos de necesidades especiales, sino permanentemente  y a cada miembro de la familia, siendo nosotras el núcleo vital pero invisible e ignorado que la sostiene.

Este trabajo de acompañamiento y cuidado emocional que las mujeres  otorgamos a los y las demás puede llegar a ser muy desgastante aunque sea realizado por amor, y sumado al excesivo trabajo físico  a la larga termina repercutiendo en nuestra propia salud, proyectos y modo de vida, porque:

…”Dar a luz. ¿Puedes dar a luz y después soltar? ¿Puedes cuidar de los demás y seguir cuidando de ti misma? ¿Puedes mostrar a otros el camino sin perder el tuyo propio? ¿Puedes proporcionar seguridad y atreverte a arriesgarte a lo desconocido? ¿Puedes calmar el miedo de los niños y quedarte con el tuyo?”…

El tao de las mujeres (2010)

Si, sería la respuesta ideal para las reflexiones anteriores, sin embargo la realidad es que no es así, de acuerdo con informes recientes de la Organización Mundial de la Salud los problemas de salud mental en las mujeres se han incrementado de forma alarmante en las últimas décadas, y especialmente desde el inicio de la pandemia en 2020,  año en el que además tener un empleo a la vez que ser esposas, madres y responsables de los quehaceres domésticos, se convirtieron también en maestras, enfermeras, psicólogas, chóferes etc. de sus familias, teniendo que permanecer aisladas en sus casas que se transformaron en oficinas y centros de trabajo, para muchas de ellas las secuelas de esta situación de sobrecarga sigue afectando su salud emocional y en consecuencia su salud en general.

En la cultura  latina el atender a nuestros enfermos y ancianos es considerado un deber familiar que debe hacerse por y con amor,  no obstante, organizaciones y grupos pro derechos de la mujer en México y el resto de América Latina, han venido planteando la necesidad de crear políticas, leyes laborales y programas gubernamentales de asistencia social, que consideren (independientemente del sentimiento y parentesco que les una) la labor de cuidados proporcionados a miembros de la familia, como un trabajo por el cual se debe recibir un salario tal y como sucede en Estados Unidos y algunos países de Europa, en mi opinión una cosa no está peleada con la otra.

Una implementación así  sería un gran avance en materia de derechos y beneficiaría la economía de las mujeres, sin embargo, el avance se debe dar también en materia de igualdad con la repartición equilibrada entre hombres y mujeres de las tareas domésticas y de cuidados en el hogar, lo que actualmente llamamos:  corresponsabilidad, de otro modo las mujeres seguiremos teniendo una sobrecarga física, mental y emocional que continuará traduciéndose en problemas de estrés ansiedad y depresión, aumentando con esto el riesgo de padecer también otras graves enfermedades.

Una atención médica y psicológica de calidad especializada en mujeres, que además de ser incluyente cuente con programas gratuitos y de bajo costo, que no esté centralizada en las grandes ciudades sino que sea de fácil acceso desde cualquier lugar, sería el complemento perfecto para los dos avances mencionados anteriormente.

“Si nuestras democracias no cuentan con la participación del 50% de la población, la democracia se erosiona”…palabras de María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, a las que yo añadiría que si en la familia (que es la base de la sociedad, de cada nación y del mundo) no existe igualdad de género, difícilmente podremos aspirar a tener una democracia real, y tanto la salud como el desarrollo de las mujeres seguirá siendo afectado negativamente.

Galilea Libertad Fausto 


Créditos de la ilustración a quien corresponda.

Leer más...

viernes, 30 de septiembre de 2022

Jornada sobre Mujeres y Vivienda




Desde este espacio damos acceso desde hace años /( en el espacio Tambien os interesará) al trabajo de La Plataforma de Impacto de Género Ya¡ en este caso tomamos su publicación  sobre las jornada que tendra lugar mañana y os invitamos a sumaros con el objetivo de que los ODS se cumplan consiguiendo en este caso ciudades y viviendas que atiendan las necesidades reales de las mujeres. 



Sábado 1 de octubre 2022
10.00 A 14.30
Hotel Catalonia Atocha, Madrid

La Plataforma Impacto de Género Ya! comenzamos el nuevo curso organizando una jornada sobre Mujeres y Vivienda. El objetivo principal es que las organizaciones feministas que constituimos la Plataforma y otras interesadas conozcamos la situación de la vivienda, su impacto de género y las medidas para conseguir la meta 11.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que concreta el artículo 25.1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos sobre la vivienda como derecho universal:

Lograr en 2030 ciudades más inclusivas, seguras, resilientes y asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles.

En España más de una cuarta parte de la población no lo tiene: el 19,7% de la población vive en hogares deficientes o hacinada en menos de 5 m2/persona y el 8% gasta en vivienda el 40% o más de su renta disponible (en conjunto supone el 33,8% del gasto de la población, superior en las mujeres) según los indicadores ODS/INE.

Inscripción y Programa


Leer más...

lunes, 26 de septiembre de 2022

Todo nuestro apoyo a las mujeres de Ecuador


 Nos preocupa la situación de las mujeres de Ecuador y traemos una cualificada opinión ante el impactante feminicidio de María Belen Bernal  : 

Ante el femicidio de #MariaBelenBernal, el Colegio de Abogados de Pichincha y el Observatorio de Género y Diversidad extiende su solidaridad a su madre, hijo y familia. Que la #VerdadJusticiaReparación sea el camino para que esté crimen no tenga #NiPerdonNiOlvido






Leer más...

domingo, 18 de septiembre de 2022

Mahsa Amini, ha muerto tras ser detenida, su delito fue usar el hiyab de manera inapropiada

 


Mahsa Amini, de 22 años, ha muerto tras quedar  en coma al ser detenida por las autoridades iraníes.


 La arrestaron por usar el hiyab de manera inapropiada .


Nos hiela la impotencia de saber que hombres que conocen la realidad mundial , que tienen una madre que los quiso y cuidó se empeñen en seguir estableciendo que las mujeres somos menos y debemos estar tuteladas. Los  estudiosos de Irán  no han observado que el pañuelos o hiyab que hacen poner a la mujer, solo esta destinado a frenar sus propios instintos, los que debia ser controlados  por su propia razón y no pasar a la mujer una responsabilidad que no tiene .

Ellos se mueven con libertad sin ataduras que los frenen, ellas deben ir cubiertas y tapadas aun en pleno verano con temperaturas cercanas a los cuarenta grados .

La diaspora de mujeres iranies es numerosa, el país se esta perdiendo grandes talentos al seguir atado a una religiosidad que no les impide utilizar la pena de muerte . 

Seguiremos atentas pidiendo la liberación de las presas de las distintas carceles por defender los derechos humanos, seguiremos pidiendo que se respete el derecho a tener una u otra inclinación sexual, seguiremos apoyando a las mujeres iranies en su derecho a ser iguales y construir un Irán mejor .

Es preciso que la muerte de Mahsa Amini haga saber a las autoridades iranies que es imposible poner puertas al mar, que las mujeres somos seres humanos iguales en derechos y que es preciso se nos escuche y no se nos  utilice, use como adorno para luego rechazarnos en cuanto pedimos algo que no les viene bien concedernos .

Es preciso de la muerte de Mahsa Amini nos haga conscientes a las feministas que nos movemos con  cierta libertad,  que estamos inmersas en un internacionalismo, que al ladito de nuestra casa los derechos de las mujeres siguen en alto riesgo y que necesitamso conseguir que los organismos internacionales hagan su papel para limitar poderes injustos sobre nuestras hermanas. Nuestro grito debe ser muy alto y fuerte y el seguimiento a sus problemas requiere de nuestro eco, no de nuestro olvido .

 Adjuntamos el siguiente comunicado que compartimos :

COMUNICADO del FÓRUM de POLITICA FEMINISTA ante la VIOLENCIA y la FALTA de LIBERTADES de las MUJERES en IRÁN.


El Fórum de Política Feminista manifiesta ante el Gobierno de España lo siguiente: 

Que siendo España una democracia que tiene obligaciones internacionales en la defensa de los derechos humanos de las mujeres y de las niñas, de acuerdo a las convenciones internacionales firmadas por España, Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), debe actuar en consecuencia.

Por lo que ante el brutal asesinato de Masha Amini de 22 años, ocurrido en Teherán por la Policía moral iraní, la masacre consiguiente de la ciudadanía con decenas de muertos por la represión criminal que está realizando el régimen de los ayatolas y su  gobierno presidido por Ebrahin Raisi, instamos al Gobierno de España que haga una protesta formal al actual gobierno iraní, llamando a su embajador a consulta en España,  Hassan Ghashghavi, para pedirle explicaciones y responsabilidades ante este crimen .

Un Gobierno que se declara feminista debe actuar por la defensa de las mujeres iraníes frente a los ayatolas criminales y de los derechos de las mujeres y las niñas en Irán. 


Por lo que demandamos al Gobierno español que:

Exija el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres y las niñas como condición para establecer relaciones políticas, económicas, y culturales con Irán.  

Persiga estos crímenes de acuerdo a los principios de la Justicia Universal y eleve a la Corte Penal Internacional la denuncia pertinente para que sean juzgados sus responsables de este crimen en concreto y de todos aquellos perpetrados por el Estado iraní a las mujeres.

Y establezca medidas de boicot a los responsables perpetradores de estos crímenes. 


Fórum de Política Feminista


Septiembre 2022

https://www.instagram.com/p/CjAsAbvD_uV/?igshid=MDJmNzVkMjY=

Leer más...

domingo, 11 de septiembre de 2022

Irán: Defensoras iranís de los derechos LGBTI en situación de riesgo

 


Nuestro apoyo a las activistas  y defensoras de los derechos humanos iranís 


Zahra Sedighi-Hamadani, conocida como Sareh, defensora de los derechos humanos de las personas que no se ajustan a las convenciones de género, está detenida arbitrariamente en Urmía, provincia de Azerbaiyán Occidental, desde el 27 de octubre de 2021 debido a su orientación sexual e identidad de género, reales o supuestas, y a sus publicaciones en redes sociales y sus declaraciones en defensa de los derechos de las personas LGBTI. 

Las autoridades la han sometido a malos tratos y la han amenazado con declararla culpable de “propagar la corrupción en la tierra”, que se castiga con la pena de muerte.

Igualmente la activista Elham Choubdar activistas LGBTI se encuentra en riesgo.

Desde aqui nos sumamos al pedido de  varias organizaciones de derechos humanos : Irán debe retractarse inmediatamente de la sentencia de pena de muerte impuesta  y retirar todos los cargos que pesan sobre ellas.



https://twitter.com/ILGAWORLD/status/1567842511359557633/photo/1

https://www.amnesty.org/es/documents/mde13/5180/2022/es/?fbclid=IwAR1zlB0mS1ngGHWCYLyG5IsTAdOfuA0vp5Ii74LJj32HOf4hCMJRsVr6oGg

https://ilga.org/Iran-retract-death-penalty-sentence-release-LGBTI-activists-Zahra-%D9%8FSedighi-Hamadani-Sareh-Elham-Choubdar



Leer más...

miércoles, 7 de septiembre de 2022

De la guerra contra las mujeres

                                      


En Calibán y la bruja, Silvia Federici (2015) devela que una de las estrategias fundamentales de consolidación del patriarcado en el sistema capitalista fue la guerra contra las mujeres. A través de la cacería de brujas y otros mecanismos violentos usados contra ellas, se instauró una nueva disciplina sobre el cuerpo y su vida, que las despoja de toda autonomía y las condena a depender de los hombres y a realizar trabajo gratuito para ellos. 

La cacería de brujas y las otras formas de violencia desplegadas contra las mujeres generó un orden sociopolítico que sostiene el patriarcado capitalista y genera una categorización jerárquica de las personas según sus marcas corporales (sexo/racialización). Generó instituciones y estructuras propias del patriarcado capitalista, como familia nuclear reproductiva, maternidad, heterosexualidad, monogamia, el derecho, la división sexual del trabajo y la división de los espacios que sostienen el sometimiento de las mujeres. Este proceso también instauró un nuevo discurso sobre las mujeres basado en su degradación como seres humanos, en la degradación de su trabajo y sobre la feminidad vinculada a la domesticidad, al cuidado, al servicio y a la reproducción. 

Una de las bases fundamentales de la opresión de las mujeres en la sociedad capitalista es la expropiación de sus cuerpos, de su trabajo, de su deseo y de sus decisiones, que son puestos bajo el control y la disposición de otros: el Estado o los hombres. Para ello, la expropiación de la posibilidad reproductiva de las mujeres es fundamental, al igual que su demonización ligada al cumplimiento de los mandatos de la maternidad. 

En este sentido, la criminalización de mujeres por aborto, parto y complicaciones obstétricas es una forma de cacería de brujas contemporánea, que se sostiene en la deshumanización de las mujeres y su opresión. Pretende fortalecer y mantener el sistema social capitalista, patriarcal y colonial, con el objetivo de justificar nuevos procesos de violencia y despojo de sus recursos, nuevos procesos de división de las comunidades y de las mujeres. 

 Si realmente apostamos por generar una sociedad igualitaria y que respete los derechos de las mujeres, es fundamental que en la discusión de la ley que garantiza el acceso al aborto  (...) se pongan en el centro las voces, necesidades y demandas de las mujeres y personas con posibilidad de gestar víctimas y sobrevivientes de violencia sexual. Se debe rechazar todo tipo de discursos y prácticas revictimizantes y que intenten generar barreras de acceso basadas en estereotipos de género o estigmas que reproduzcan imaginarios que fortalecen el patriarcado capitalista en su forma moderna.


DE LA HOGUERA A LA CÁRCEL Criminalización de mujeres por aborto, parto y complicaciones obstétricas: un continuum de violencias y una nueva forma de cacería de brujas Ana Vera

https://surkuna.org/recurso/de-la-hoguera-a-la-carcel/

Leer más...

lunes, 5 de septiembre de 2022

Los diferentes rostros del patriarcado capitalista



La subyugación de las mujeres fue un proceso global, con impactos globales; no obstante, no fue vivida de formas iguales por todas. La colonización, la esclavitud, el racismo y el clasismo hizo que experimentáramos de maneras distintas este proceso y que sus impactos también fueran diferenciados. La dominación de las mujeres se vivió de formas mucho más brutales y tuvo consecuencias mucho más profundas en los cuerpos y vidas de las mujeres racializadas, empobrecidas, lesbianas, trans, de las colonias, de las periferias, entre otras. 

 Desde la pluralidad de los cuerpos han sido construidas las múltiples opresiones del sistema patriarcal del colonialismo, del racismo, la misoginia, lesbofobia y entonces es sobre los cuerpos donde habitan ahí todos los efectos de estos sistemas de opresión (Cabnal, 2020). 

En América del Sur, el sometimiento que se generó con base en el discurso de la degradación humana de los indígenas permitió su explotación y la de su fuerza de trabajo y su sometimiento. En el caso de las mujeres, estuvo marcado por prácticas misóginas: en Europa, pretendían despojarlas de su poder y limitarlas al espacio privado. No obstante, en América la resistencia de las mujeres fue fundamental para el mantenimiento de las costumbres, tradiciones y para las resistencias a la colonización. Sin embargo, no se puede negar que en estos territorios también se utilizó el terrorismo de Estado y la violencia como instrumento político contra las mujeres para lograr su degradación social y la expropiación de su trabajo y de sus decisiones en el ámbito de la sexualidad y la reproducción. 

En el caso de las poblaciones negras que fueron esclavizadas, la racialización de la división del trabajo y la jerarquización racial de la vida se impuso mediante mecanismos coercitivos. Estos rompieron los lazos comunales y sociales e instauraron categorías de sujetos y sujetas explotadas, generando “desde arriba una sociedad segregada y racista” (Federici, 2015: 166).

 Es claro que existe una continuidad entre la expropiación y el despojo de las poblaciones americanas, población africana esclavizada y de las mujeres europeas durante la transición al capitalismo, que confirma el carácter estructural de la violencia como forma de instauración capitalista. En estos procesos, la caza de brujas se utilizó de igual forma, como una estrategia para “infundir terror, destruir la resistencia colectiva, silenciar a comunidades enteras y enfrentar a sus miembros entre sí. También fue una estrategia de cercamiento” (Federici, 2015: 289. Énfasis añadido). 

 Sin embargo, las condiciones de explotación del trabajo en cada lugar del mundo se encuentran marcadas por una nueva división internacional del trabajo, donde la división racista y sexual del trabajo, se articula como mecanismo de despojo y expropiación de determinadas poblaciones. En este sentido, es fundamental mirar cómo la geopolítica, la política sexual y la política racista articulan sistemas para mantener las desigualdades y opresiones. En el caso de las mujeres concretamente, se da también a través de la experiencia situada de las múltiples opresiones y se vive de modos diferenciados de acuerdo con sus condiciones sociales.

DE LA HOGUERA A LA CÁRCEL Criminalización de mujeres por aborto, parto y complicaciones obstétricas: un continuum de violencias y una nueva forma de cacería de brujas Ana Vera

https://surkuna.org/recurso/de-la-hoguera-a-la-carcel/

Leer más...

sábado, 3 de septiembre de 2022

Disciplinamiento del cuerpo, instauración de las instituciones de la maternidad, heterosexualidad y familia nuclear reproductiva



La transición al capitalismo implicó un proceso de transformación del cuerpo, de su concepción y sobre su política. Fue un proceso de “ingeniería social”, donde la violencia, criminalización y prohibición fueron las herramientas para transformar a las personas en cuerpos funcionales al nuevo régimen de capital/salario, una vez que se reconocía al trabajo humano como la mayor fuente de producción de riquezas y se centralizaba el poder en el Estado. 

 Este fue un proceso que operó tanto de forma individual como social. En esta última, “el proletariado” debía ser controlado y disciplinado para el trabajo asalariado, hecho que no se logró sino con una serie de mecanismos violentos. A nivel individual, fue un proceso de deshumanización del cuerpo, que lo estableció como una máquina que debía ser conocida a través de la ciencia y controlada a través de la autodisciplina, dirigida al trabajo. 

 Esta concepción del cuerpo planteaba la existencia de una dicotomía mente/cuerpo, que justificaba su disciplinamiento violento para la instauración de mecanismos de autocontrol. Este proceso de “mecanización del cuerpo” implicó la represión de determinadas formas de comportamiento, emociones, deseos, pero también el desarrollo de otras facultades, especialmente dirigidas a “evaluar, desarrollar y mantener a raya” el propio cuerpo. Estas facultades son constitutivas de la identidad del individuo en la sociedad capitalista. 

El control del cuerpo del proletariado como colectividad y del individuo se combinaban en un entendimiento según el cual existían individuos capitalistas racionales con capacidad de autocontrol; esta categoría solamente designó a un tipo de personas: por un lado, hombres, blancos, heterosexuales, adultos y propietarios; y, por otro, personas que naturalmente estaban privadas de la razón y las capacidades de autocontrol, pues eran puramente instintivas y debían estar sujetas al control y la vigilancia del Estado. Es decir, se produjo una diferenciación y jerarquización entre las personas, basada en los grados de “racionalización de la naturaleza humana”.

Una de las ventajas de abordar la cuestión del patriarcado a partir de la historia del contrato sexual es que revela que la sociedad civil, incluyendo la economía capitalista, tiene una estructura patriarcal. Las capacidades que permiten a los varones y no a las mujeres ser “trabajadores” son las mismas capacidades masculinas que se requieren para ser un “individuo”, un marido y el cabeza de familia (Pateman, 1995: 57). 

Esta jerarquización tuvo dos consecuencias sociales muy importantes: la instauración del Estado como “gestor supremo de las relaciones de clase”, “supervisor de la reproducción de la fuerza de trabajo” y disciplinador de la población considerada como irracional; y la instauración del hombre blanco, propietario, heterosexual, adulto como el único sujeto social capaz de gobernar y gobernarse, de tener derechos, de ocupar el espacio público, de gobernar los espacios privados (las familias nucleares reproductoras) y poseer el cuerpo de las mujeres. De esta manera, las personas racializadas, las de las disidencias sexo-genéricas, las empobrecidas, las mujeres y los cuerpos feminizados fueron degradados como personas hasta el punto de que ni siquiera se consideraban seres con derechos humanos fundamentales como el voto, el acceso a educación o el derecho a un trabajo remunerado. Incluso existió una época en que las violaciones a las mujeres empobrecidas fueron legalizadas y legitimadas por los Estados (Federici, 2005). Al respecto, Carole Pateman, establece:

 La historia política más famosa e influyente de los tiempos modernos se encuentra en los escritos de los teóricos del contrato social. La historia o la historia conjeturada, cuenta cómo se creó una nueva sociedad civil y una nueva forma de derecho político a partir de un contrato original. Encontramos una explicación de la relación de la autoridad Estado y de la ley civil, y de la legitimidad del gobierno civil moderno, al tratar nuestra sociedad como si hubiera tenido origen en un contrato (…) El pacto originario es tanto un pacto sexual como un contrato social, es sexual en el sentido de que es patriarcal -es decir, el contrato establece el derecho político de los varones sobre las mujeres- y también es sexual en el sentido de que establece un orden de acceso de los varones al cuerpo de las mujeres. El contrato original crea lo que denominaré, siguiendo a Adrianne Rich, “la ley del derecho sexual masculino”. El contrato está lejos de oponerse al patriarcado; el contrato es el medio a través del cual el patriarcado moderno se constituye (1995: 11). 

Las mujeres, dentro de este panorama político, al ser catalogadas como naturalmente irracionales, fuimos sometidas a una serie de leyes, prácticas y estructuras que nos despojaron de autonomía y propiciaron nuestro sometimiento a los hombres y al Estado. 

 El proceso de disciplinamiento y sometimiento de las mujeres encontró múltiples resistencias, ante lo cual el Estado, haciendo uso de su fuerza de forma terrorista, inició el proceso de “la caza de brujas”. Es decir, utilizó la violencia feminicida, sexual, física y psicológica contra nosotras con el objetivo de domesticarnos, disciplinar nuestros deseos y expropiar nuestros cuerpos para que se adecuaran a las necesidades de las nuevas instituciones patriarcales. 

Un aspecto fundamental de este proceso de sometimiento fue la expropiación del cuerpo de las mujeres. Este facilitó la transformación de la sexualidad femenina en “un trabajo al servicio de los hombres y la procreación”. Comenzó antes de la época de cacería de brujas y se cristalizó en la legalización de las violaciones, la instauración de la prostitución como un servicio público7 , la devaluación del trabajo femenino y la expulsión de las mujeres del mundo del trabajo asalariado para que asuman, principalmente, tareas de cuidado no remunerado. Posteriormente, se potenció con la caza de brujas, que expropió a las mujeres sus cuerpos, sus saberes y sus poderes para someterlas al control estatal y familiar. 

 Del mismo modo que los cercamientos expropiaron las tierras comunales al campesinado, la caza de brujas expropió los cuerpos de las mujeres, los cuales fueron así “liberados” de cualquier obstáculo que les impidiera funcionar como máquinas para producir mano de obra. La amenaza de la hoguera erigió barreras formidables alrededor de los cuerpos de las mujeres8 , mayores que las levantadas cuando las tierras comunes fueron cercadas (Federici, 2015: 252). 

En este sentido, la cacería de brujas cumplió con la función de reestructurar la vida sexual en función de la disciplina de trabajo capitalista, pues:

criminalizaba cualquier actividad sexual que amenazara la procreación, la transmisión de la propiedad dentro de la familia o restara tiempo y energías al trabajo (…) Los juicios por brujería brindan una lista aleccionadora de las formas de sexualidad que estaban prohibidas en la medida en que eran “no productivas”: la homosexualidad, el sexo entre jóvenes y viejos, el sexo entre gente de clases diferentes, el coito anal, el coito por detrás (se creía que resultaba en relaciones estériles), la desnudez y las danzas. También estaba proscrita la sexualidad pública y colectiva que había prevalecido durante la Edad Media (…) (Federici, 2015: 264). 

Asimismo, se instauró la heterosexualidad obligatoria (Rich, 1980) como única opción legítima para las mujeres, a partir de prácticas violentas. 

 De forma simultánea, las amistades femeninas se convirtieron en objeto de sospecha; denunciadas desde el púlpito como una subversión de la alianza entre marido y mujer, de la misma manera que las relaciones entre mujeres fueron demonizadas por los acusadores de las brujas que las forzaban a denunciarse entre sí como cómplices del crimen (…) (Federici, 2015: 255-256). 

Este proceso, que Carole Pateman ha denominado “el contrato sexual”, permitió la expropiación del cuerpo de las mujeres, de su trabajo, de su posibilidad legal y reproductiva y de su sexualidad a favor de los hombres en tanto jefes de familia. Ha sido y es uno de los pilares fundamentales del sostenimiento del sistema patriarcal capitalista y de la expropiación del cuerpo de las mujeres para volverlo funcional. 

El aspecto que me interesa en todos los contratos es el de una clase especial de propiedad, la propiedad que tienen los individuos sobre sus propias personas (…) El contrato originario es un pacto sexual-social, pero la historia del contrato sexual ha sido reprimida. La historia del contrato sexual es también una historia de la génesis del derecho político y explica por qué es legítimo el ejercicio del derecho -pero esta historia es una historia sobre el derecho político como derecho patriarcal o derecho sexual, el poder que los varones ejercen sobre las mujeres-. (…) [La visibilización del] contrato sexual ayudará a explicar por qué (…) la diferencia sexual es una diferencia política, la diferencia sexual es la diferencia entre libertad y sujeción. Las mujeres no son parte del contrato originario a través del cual los hombres transforman su libertad natural en la seguridad de la libertad civil. Las mujeres son el objeto del contrato. El contrato [sexual] es el vehículo mediante el cual los hombres transforman su derecho natural sobre la mujer en la seguridad del derecho civil patriarcal (…) el contrato sexual no está solo asociado a la esfera privada. El patriarcado no es meramente familiar ni está localizado en la esfera privada. El contrato original crea la totalidad de la sociedad moderna como civil y patriarcal. Los hombres traspasan la esfera privada y la pública y el mandato de la ley del derecho sexual masculino abarca ambos reinos. La sociedad civil se bifurca pero la unidad del orden social se mantiene, en gran parte, a través de la estructura de las relaciones patriarcales (Pateman, 1995: 14, 15, 23). 


La familia nuclear reproductora sostiene otra institución: la monogamia, que asegura la transmisión de la herencia y somete a las mujeres y su posibilidad reproductiva a sus esposos en tanto jefes de familia. La monogamia se instauró a partir de regímenes de terror contra las mujeres, como leyes que castigaban el adulterio, los nacimientos fuera del matrimonio, pero también a través de la reestructuración de la vida sexual femenina que implicó la caza de brujas:

 leyes que castigaban a las adúlteras con la muerte (en Inglaterra y en Escocia con la hoguera, al igual que en el caso de alta traición), la prostitución era ilegalizada y también lo eran los nacimientos fuera del matrimonio (…) La caza de brujas condenó la sexualidad femenina (…) criminalizaba cualquier actividad sexual que amenazara la procreación, la transmisión de la propiedad dentro de la familia (…) (Federici, 2015: 255). 

La monogamia es y ha sido la forma de relación sexo afectiva dominante durante muchos años. No obstante, únicamente fue impuesta a las mujeres. Durante muchos años, las legislaciones de los países contemplaban figuras como el concubinato o la poliandria, que permitían que los hombres tuvieran varias parejas sexo-afectivas a la vez. Incluso en la actualidad, es mucho más legítimo y tolerado que los hombres tengan muchas parejas sexo-afectivas. 

En este sentido, podemos afirmar que la monogamia es otra institución que consagra la expropiación del cuerpo de las mujeres y sus posibilidades sexuales, reproductivas o laborales a los hombres y al Estado. 

 (…) la explotación es posible precisamente porque, como mostraré, los contratos sobre la propiedad de la persona ponen el derecho al mando en manos de una de las partes contratantes. Los capitalistas pueden explotar a los trabajadores y los esposos a las esposas porque los trabajadores y las esposas se constituyen en subordinados a través del contrato de empleo y del de matrimonio. (…) El contrato siempre genera el derecho político en forma de relaciones de dominación y de subordinación (…) [que] reflejan las del amo y del esclavo. La historia ayuda a comprender los mecanismos mediante los cuales los hombres afirman el derecho de acceso sexual a los cuerpos de las mujeres y reclaman el derecho de mando sobre el uso de los cuerpos de las mujeres (Pateman, 1995: 18, 19 y 26). 

El tercer pilar de la expropiación del cuerpo de las mujeres y su funcionalización en la transición al capitalismo y mediante la cacería de brujas fue el establecimiento de la maternidad como una institución social. 

 Un elemento significativo, en este contexto, fue la condena del aborto y de la anticoncepción como maleficium, lo que encomendó el cuerpo femenino a las manos del Estado y de la profesión médica y llevó a reducir el útero a una máquina de reproducción del trabajo (…) destruyó los métodos que las mujeres habían utilizado para controlar la procreación, al señalarlos como instrumentos diabólicos, e institucionalizar el control del Estado sobre el cuerpo femenino, la precondición para su subordinación a la reproducción de la fuerza de trabajo (Federici, 2015: 199). 

 Este proceso comenzó con leyes que penaban el infanticidio, con la condena a la hoguera a las mujeres que podían manejar su reproducción o la de otras, de las mujeres que abortaban o cuyos hijos e hijas morían; tuvo como una de sus consecuencias más importantes el control estatal de la reproducción de las mujeres. Dicho control fue tan extendido que, si analizamos las modificaciones legales que se han dado alrededor de la interrupción voluntaria de embarazos, podemos concluir que estos cambios han respondido -más que a la necesidad de leyes acordes con las realidades de las mujeres que les permitan tomar decisiones informadas sobre sus cuerpos y sus vidas- a intereses políticos y económicos del Estado y de grupos de poder. Son ellos quienes posicionaron discursos convenientes a sus intereses, a favor y en contra del aborto. 

Otra de las consecuencias fundamentales de este proceso fue la instauración de una nueva forma de concepción de la feminidad ligada a la maternidad: en la maternidad deviene el contenido fundamental del ser mujeres. Esto se convierte en el logro fundamental del sistema, que ya no debe obligar coercitivamente a las mujeres a parir y cuidar, pues ellas han introyectado este mandato como algo universal y obligatorio, pero, además, satisfactorio y deseable. Según Chodorow, (1984): 

El ejercicio maternal de las mujeres es uno de los pocos elementos universales y permanentes de la división sexual del trabajo. A lo largo de la historia, en casi todas las culturas, se ha relacionado la capacidad física de embarazarse y parir con la responsabilidad por la crianza y educación de las y los hijos. Este vínculo entre lo biológico y lo social ha aparecido como “natural”. 

 En este sentido, la institucionalización de la maternidad femenina se asienta sobre la base de una construcción arbitraria de lo biológico, “de los cuerpos masculinos y femeninos, de sus usos y sus funciones”; “se inscribe en una naturaleza biológica y se vuelve habitus” (Bourdieu, 1996). 

 Como hemos visto, la expropiación del cuerpo de las mujeres ha sido un proceso sistemático y permanente que ha sido institucionalizado mediante la violencia y que se mantiene y se reproduce a través de estructuras sociales como la heterosexualidad, la familia nuclear reproductora, la monogamia y la maternidad. Este procedimiento histórico, donde la violencia ha sido la principal estrategia de disciplinamiento de las mujeres, se ha trasformado hasta lograr que, por medio de mecanismos violentos, ideológicos y discursivos, estas instituciones sean naturalizadas y establecidas como la forma “normal” de vivir de las mujeres.

 Es importante señalar que reconocemos que la heterosexualidad, la familia nuclear reproductora, la monogamia y la maternidad se han modificado históricamente; no podemos decir que la forma como se viven actualmente sea la misma que hace muchos años. No obstante, consideramos que más allá de su vivencia particular, su carácter estructural patriarcal hace que sigan manteniéndose como mecanismos de dominación sobre las mujeres en el capitalismo patriarcal.


DE LA HOGUERA A LA CÁRCEL Criminalización de mujeres por aborto, parto y complicaciones obstétricas: un continuum de violencias y una nueva forma de cacería de brujas Ana Vera

https://surkuna.org/recurso/de-la-hoguera-a-la-carcel/

Leer más...