Acerca de nosotras ·

miércoles, 17 de julio de 2019

Esferas de especial preocupación en Plataforma de Acción de Beijing


41. El adelanto de la mujer y el logro de la igualdad entre la mujer y el hombre son una cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social y no deben encararse aisladamente como un problema de la mujer. Únicamente después de alcanzados esos objetivos se podrá instaurar una sociedad viable, justa y desarrollada. La potenciación del papel de la mujer y la igualdad entre la mujer y el hombre son condiciones indispensables para lograr la seguridad política, social, económica, cultural y ecológica entre todos los pueblos.

42. La mayoría de los objetivos establecidos en las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer no se han alcanzado. Siguen existiendo barreras que se oponen a la potenciación de la mujer, pese a los esfuerzos de gobiernos, organizaciones no gubernamentales y mujeres y hombres de todas partes. Persisten en muchas partes del mundo vastas crisis políticas, económicas y ecológicas. Entre ellas cabe señalar las guerras de agresión, los conflictos armados, la dominación colonial y otras formas de dominación u ocupación extranjeras, las guerras civiles y el terrorismo. Estas situaciones, unidas a la discriminación sistemática o de hecho, a las violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las mujeres y sus derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales, inclusive el derecho al desarrollo, y al hecho de que no se protejan esos derechos y libertades, y los arraigados prejuicios respecto de las mujeres y las jóvenes son apenas algunos de los obstáculos con que se ha tropezado desde la celebración en 1985 de la Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los Logros del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz.

43. Al examinar los progresos alcanzados desde la Conferencia de Nairobi se ponen de manifiesto preocupaciones especiales, esferas que requieren medidas especialmente urgentes y que se destacan como prioridades para la acción. Todas las partes que trabajan para el adelanto de la mujer deben centrar la atención y los recursos en los objetivos estratégicos de las esferas de especial preocupación que, necesariamente, están relacionadas entre sí, son independientes y tienen igual prioridad. Es necesario que esas partes elaboren y apliquen mecanismos para determinar la responsabilidad en todas esas esferas.

44. Para lograr este fin, se exhorta a los gobiernos, a la comunidad internacional y a lasociedad civil, inclusive las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, a que adopten medidas estratégicas en las siguientes esferas decisivas de especial preocupación:
- Persistente y creciente carga de la pobreza que afecta a la mujer
- Disparidades e insuficiencias y desigualdad de acceso en materia de educación y capacitación
- Disparidades e insuficiencias y desigualdad de acceso en materia de atención de la salud y servicios conexos
- Violencia contra la mujer
- Consecuencias de los conflictos armados y de otro tipo en las mujeres, incluidas las que viven bajo ocupación extranjera
- Desigualdad en las estructuras y políticas económicas, en todas las formas de actividades productivas y en el acceso a los recursos
- Desigualdad entre la mujer y el hombre en el ejercicio del poder y en la adopción de decisiones a todos los niveles
- Falta de mecanismos suficientes a todos los niveles para promover el adelanto de la mujer
- Falta de respeto y promoción y protección insuficientes de los derechos humanos de la mujer
- Estereotipos sobre la mujer y desigualdad de acceso y participación de la mujer en todos los sistemas de comunicación, especialmente en los medios de difusión
- Desigualdades basadas en el género en la gestión de los recursos naturales y la protección del medio ambiente
- Persistencia de la discriminación contra la niña y violación de sus derechos

Leer más...

martes, 16 de julio de 2019

Contexto mundial de la Declaración de Beijing


6. La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer se celebra en momentos en que el mundo se apresta a trasponer el umbral de un nuevo milenio.

7. La Plataforma de Acción hace suya la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer3 y se apoya en las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer, así como en las resoluciones pertinentes aprobadas por el Consejo Económico y Social y la Asamblea General. La formulación de la Plataforma de Acción apunta a establecer un grupo básico de medidas prioritarias que deberían aplicarse en el curso de los próximos cinco años.

8. En la Plataforma de Acción se reconoce la importancia de los acuerdos alcanzados en la Cumbre Mundial en favor de la Infancia, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo y la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, donde se establecieron enfoques y compromisos concretos para fomentar, el desarrollo sostenible y la cooperación internacional y fortalecer la función de las Naciones Unidas en ese sentido. En la Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, la Conferencia Internacional sobre Nutrición, la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de la Salud y la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos se encararon asimismo distintos aspectos del desarrollo y de los derechos humanos y, dentro de sus perspectivas particulares, se prestó especial atención al papel que desempeñan las mujeres y las niñas. Además, en el contexto del Año Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo4, el Año Internacional de la Familia5, el Año Internacional para la Tolerancia6, la Declaración de Ginebra en pro de la Mujer Rural7, y la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer8 se subrayaron también las cuestiones relacionadas con la potenciación y la igualdad de la mujer.

9. El objetivo de la Plataforma de Acción, que se ajusta plenamente a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y al derecho internacional, es la potenciación del papel de todas las mujeres en la sociedad. La plena realización de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las mujeres es esencial para potenciar el papel de las mujeres. Aunque hay que tener presentes la importancia de las particularidades nacionales y regionales y los diversos antecedentes históricos, culturales y religiosos, los Estados, independientemente de sus sistemas políticos, económicos y culturales, tienen la obligación de promover y proteger todos los derechos humanos y libertades fundamentales9. La aplicación de la presente Plataforma, en particular mediante la promulgación de leyes nacionales y la formulación de estrategias, políticas, programas y prioridades para el desarrollo, incumbe a la responsabilidad soberana de cada Estado, de conformidad con todos los derechos humanos y libertades fundamentales, y la importancia de los diversos valores religiosos y éticos, antecedentes culturales y convicciones filosóficas de los individuos y de las comunidades, así como el completo respeto de esos valores, antecedentes y convicciones, deberían contribuir al pleno disfrute de los derechos humanos por las mujeres a fin de conseguir la igualdad, el desarrollo y la paz.

10. Desde la realización de la Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los Logros del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz, celebrada en Nairobi en 1985, y la aprobación de las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer, el mundo ha experimentado profundas transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales que han tenido efectos tanto positivos como negativos para la mujer. En la Conferencia Mundial de Derechos Humanos se reconoció que los derechos humanos de la mujer y de la niña son parte inalienable, integrante e indivisible de los derechos humanos universales. La plena participación, en condiciones de igualdad, de la mujer en la vida política, civil, económica, social y cultural en los planos nacional, regional e internacional y la erradicación de todas las formas de discriminación basadas en el sexo son objetivos prioritarios de la comunidad internacional. La Conferencia Mundial de Derechos Humanos reafirmó el solemne compromiso de todos los Estados de cumplir sus obligaciones de promover el respeto universal, así como la observancia y la protección de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, otros instrumentos relativos a los derechos humanos y el derecho internacional. El carácter universal de esos derechos y libertades no admite dudas.

11. El fin de la guerra fría ha acarreado cambios internacionales y una menor competencia entre las superpotencias. La amenaza de un conflicto armado mundial ha disminuido, las relaciones internacionales han mejorado y las perspectivas de paz han aumentado. Aunque la amenaza de un conflicto mundial se ha reducido, las guerras de agresión, los conflictos armados, la dominación colonial u otras formas de dominación foránea y de ocupación extranjera, las guerras civiles y el terrorismo siguen asolando muchas partes del mundo. Se cometen graves violaciones de los derechos humanos de las mujeres, en particular en épocas de conflicto armado, que incluyen el asesinato, la tortura, las violaciones sistemáticas, embarazos forzados y abortos forzados, en particular en lugares donde se aplican políticas de depuración étnica.

12. El mantenimiento de la paz y la seguridad a nivel mundial, regional y local, junto con la prevención de las políticas de agresión y de depuración étnica y la solución de los conflictos armados, tienen importancia decisiva para la protección de los derechos humanos de las mujeres y las niñas, así como para la eliminación de todas las formas de violencia contra ellas y de su utilización como arma de guerra.

13. Los gastos militares excesivos, incluidos los gastos militares mundiales y el tráfico y comercio de armas, y las inversiones en la producción y adquisición de armas han reducido los recursos disponibles para el desarrollo social. Como resultado de la carga de la deuda y de otras dificultades económicas, muchos países en desarrollo han aplicado políticas de ajuste estructural. Además, hay programas de ajuste estructural mal diseñados y ejecutados, lo cual ha tenido efectos perjudiciales en el desarrollo social. El número de personas que viven en la pobreza ha aumentado en forma desproporcionada en la mayoría de los países en desarrollo, en particular en los países fuertemente endeudados, durante el último decenio.


14. En este contexto, también se debe subrayar la dimensión social del desarrollo. El crecimiento económico acelerado, si bien es necesario para el desarrollo social, en sí mismo no mejora la calidad de vida de la población. Es posible que en algunos casos se presenten condiciones que puedan acentuar la desigualdad social y la marginación. De allí que sea indispensable buscar nuevas alternativas que garanticen que todos los miembros de la sociedad reciban los beneficios del crecimiento económico basado en un enfoque integral de todos los aspectos del desarrollo: crecimiento, igualdad entre mujeres y hombres, justicia social, conservación y protección del medio ambiente, sostenibilidad, solidaridad, participación, paz y respeto por los derechos humanos.

15. La tendencia mundial hacia la democratización abrió el proceso político en muchas naciones, pero la participación popular de las mujeres en la adopción de decisiones fundamentales como partícipes plenas y en condiciones de igualdad, en particular en la política, aún no se ha logrado. En Sudáfrica se desmanteló la política de racismo institucionalizado, el apartheid, lo cual dio lugar a un traspaso político y democrático del poder. En Europa central y oriental la transición a la democracia parlamentaria ha sido rápida y ha dado lugar a una variedad de experiencias, según las circunstancias concretas de cada país. Si bien en general la transición ha sido pacífica, en algunos países este proceso se ha visto obstaculizado por conflictos armados que tuvieron como consecuencia graves violaciones de los derechos humanos.

16. La recesión económica generalizada y la inestabilidad política en algunas regiones han sido las causantes del retraso de los objetivos de desarrollo en muchos países, lo cual ha provocado el aumento de la pobreza hasta límites indescriptibles. El número de personas que vive en situación de indigencia supera los 1.000 millones, de los cuales un gran porcentaje son mujeres. El rápido proceso de cambio y ajuste en todos los sectores ha provocado también un incremento del desempleo y el subempleo, que han afectado especialmente a la mujer. En muchos casos, los programas de ajuste estructural no se han concebido de manera que los efectos negativos para los grupos vulnerables y desfavorecidos o las mujeres se redujeran al máximo, ni con miras a favorecer a esos grupos y tratar de evitar que quedaran al margen de las actividades sociales y económicas. En el Acta Final de la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales10 se puso de relieve la creciente interdependencia de las economías nacionales y la importancia de la liberalización del comercio y el acceso a mercados dinámicos y abiertos. El período se ha caracterizado también por los elevados gastos militares en algunas regiones. A pesar de que la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) ha aumentado en algunos países, en términos generales ha disminuido recientemente.

17. La indigencia y la feminización de la pobreza, el desempleo, la creciente fragilidad del medio ambiente, la continua violencia contra la mujer y la exclusión generalizada de la mitad de la humanidad de las instituciones de poder y gobierno ponen de manifiesto la necesidad de seguir luchando por conseguir el desarrollo, la paz y la seguridad y encontrar soluciones para alcanzar un desarrollo sostenible centrado en las personas. La participación y la asunción de funciones directivas por parte de la mitad de la humanidad, compuesta por mujeres, es fundamental para lograr ese objetivo. Así pues, sólo una nueva era de cooperación internacional entre los gobiernos y los pueblos basada en un espíritu de asociación, un entorno social y económico internacional equitativo y una transformación radical de la relación entre la mujer y el hombre en una asociación plena y en condiciones de igualdad harán posible que el mundo salve las dificultades del siglo XXI.

18. Los recientes acontecimientos económicos en la esfera internacional han tenido a menudo consecuencias desproporcionadas para las mujeres y los niños, la mayoría de los cuales viven en países en desarrollo. En los Estados con una pesada carga de deuda externa, los programas y las medidas de ajuste estructural, aunque beneficiosos a largo plazo, han dado lugar a una reducción del gasto social que ha perjudicado a la mujer, sobre todo en África y en los países menos adelantados. Esta situación se ha visto exacerbada en los casos en que la responsabilidad de los servicios sociales básicos ha pasado de los gobiernos a las mujeres.

19. La recesión económica en muchos países desarrollados y en desarrollo, así como la reestructuración que actualmente se está llevando a cabo en los países con economías en transición han tenido consecuencias sumamente negativas para el empleo de la mujer. A menudo, las mujeres no tienen más remedio que aceptar empleos sin seguridad laboral a largo plazo o peligroso, dedicarse a actividades productivas no protegidas en el hogar o quedarse sin empleo. Muchas mujeres entran en el mercado laboral aceptando empleos infrarremunerados e infravalorados para aumentar sus ingresos familiares y otras deciden emigrar por los mismos motivos. Al no reducirse ninguna de sus demás responsabilidades, la carga total de trabajo de la mujer ha aumentado.

20. Las políticas y los programas macroeconómicos y microeconómicos, incluido el ajuste estructural, no siempre han sido concebidos teniendo en cuenta las consecuencias que pueden acarrear para las mujeres y las niñas, en especial las que viven en condiciones de pobreza. La pobreza ha aumentado en términos absolutos y relativos y el número de mujeres pobres ha aumentado en la mayoría de las regiones. Muchas mujeres de las zonas urbanas viven en la pobreza, pero merece especial atención la difícil situación de las mujeres que viven en las zonas rurales y remotas, debido al estancamiento del desarrollo en dichas zonas. En los países en desarrollo, aun en aquellos en que los indicadores nacionales han mostrado una cierta mejoría, la mayor parte de las mujeres de las zonas rurales siguen viviendo en condiciones de subdesarrollo económico y marginación social.

21. Las mujeres contribuyen decisivamente a la economía y luchan para combatir la pobreza, ya sea con el trabajo remunerado o con las labores no remuneradas que realizan en el hogar, la comunidad o el lugar de trabajo. Cada vez es mayor el número de mujeres que adquieren independencia económica gracias a sus empleos remunerados.

22. La cuarta parte de todos los hogares del mundo están encabezados por mujeres y muchos otros dependen de los ingresos de la mujer aun cuando el hombre esté presente en el hogar. En los estratos más pobres, muy a menudo es la mujer quien mantiene el hogar debido, entre otras cosas, a la discriminación en materia de sueldos, a los patrones de segregación ocupacional en el mercado laboral y a otras barreras basadas en el género. La desintegración familiar, los movimientos demográficos entre zonas urbanas y rurales dentro de los países, la migración internacional, las guerras y los desplazamientos internos son factores que contribuyen al aumento de hogares encabezados por mujeres.

23. Tras reconocer que el logro y el mantenimiento de la paz y la seguridad son requisitos previos indispensables para el progreso económico y social, la mujer se erige cada vez más en protagonista de primer orden en cada una de las numerosas sendas que recorre la humanidad hacia la paz. Su plena participación en la adopción de decisiones, la prevención y resolución de conflictos y todas las demás iniciativas orientadas a la paz resulta esencial para la consecución de una paz duradera.

24. La religión, la espiritualidad y las creencias desempeñan una función fundamental en las vidas de millones de mujeres y hombres, en la manera en que viven y en las aspiraciones que tienen para el futuro. El derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión es inalienable y debe ser disfrutado universalmente. Ese derecho incluye la libertad de tener o adoptar la religión o creencia de su elección, ya sea individualmente o en comunidad con otros, en público o en privado, y a manifestar su religión o creencia en el culto, la observación, la práctica y la enseñanza. A fin de lograr la igualdad, el desarrollo y la paz, es necesario respetar plenamente esos derechos y libertades. La religión, el pensamiento, la conciencia y las creencias podrían, y de hecho pueden, contribuir a satisfacer las necesidades morales, éticas y espirituales de las mujeres y los hombres y a realizar su pleno potencial en la sociedad. No obstante, se reconoce que toda forma de extremismo puede tener una repercusión negativa en las mujeres y puede conducir a la violencia y la discriminación.

25. La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer deberá acelerar el proceso que se inició formalmente en 1975, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Año Internacional de la Mujer. Dicho Año marcó un hito, pues, a partir de esa fecha, se incluyeron los asuntos relativos a la mujer en el programa de la Organización. El Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer (1976-1985) fue una iniciativa de alcance mundial tendiente a examinar la condición y los derechos de la mujer y a colocar a ésta en puestos de adopción de decisiones en todos los niveles. En 1979, la Asamblea General aprobó la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que entró en vigor en 1981 y fijó una pauta internacional para esclarecer el concepto de igualdad entre mujeres y hombres. En 1985, la Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los Logros del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz aprobó las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer, que se aplicarían hasta el año 2000. Se ha avanzado considerablemente en el logro de la igualdad entre mujeres y hombres. Muchos gobiernos han promulgado leyes que fomentan la igualdad entre mujeres y hombres y han establecido mecanismos nacionales para velar por la inclusión de las perspectivas de género en todas las esferas de interés general de la sociedad. Los organismos internacionales han dedicado mayor atención a la situación jurídica y social de la mujer y a las funciones que desempeña.

26. La creciente influencia del sector no gubernamental, en particular, las organizaciones de mujeres y los grupos feministas ha pasado a ser un catalizador del cambio. Las organizaciones no gubernamentales han desempeñado una importante función de promoción de proyectos de ley o mecanismos que velan por el adelanto de la mujer. Asimismo, estas organizaciones han generado nuevos enfoques del desarrollo. Muchos gobiernos han ido reconociendo progresivamente el destacado papel que desempeñan las organizaciones no gubernamentales y la importancia de trabajar con ellas para lograr avances en la consecución de las metas. Aun así, en algunos países, los gobiernos siguen imponiendo restricciones que impiden el libre funcionamiento de las organizaciones no gubernamentales. Por conducto de las organizaciones no gubernamentales, la mujer ha participado en foros comunales, nacionales, regionales y mundiales, así como en debates internacionales y en todas esas instancias ha ejercido una decidida influencia.

27. Desde 1975 ha aumentado el conocimiento acerca de la situación de mujeres y hombres y ello contribuye a la adopción de medidas encaminadas a promover la igualdad entre ambos. En varios países se han registrado importantes cambios en las relaciones entre mujeres y hombres, sobre todo en aquellos en los que se han logrado grandes adelantos en la educación de la mujer y aumentos significativos en su participación en la fuerza de trabajo remunerada. Gradualmente se han ido eliminando las fronteras entre las funciones productiva y reproductiva en la división del trabajo a medida que la mujer ha comenzado a integrarse a esferas de trabajo en las que antaño predominaban los hombres y los hombres han comenzado a aceptar más responsabilidades domésticas, incluido el cuidado de los hijos. Sin embargo, los cambios registrados en las funciones de la mujer han sido mayores y mucho más rápidos que los cambios en las funciones del hombre. En muchos países, las diferencias entre los logros y las actividades de la mujer y del hombre en lugar de reconocerse como consecuencias de funciones socialmente establecidas para cada sexo siguen achacándose a diferencias biológicas inmutables.

28. Es más, 10 años después de la Conferencia de Nairobi, no ha podido lograrse aún la igualdad entre la mujer y el hombre. En términos generales, las mujeres constituyen apenas el 10% del total de los legisladores electos en todo el mundo y en la mayoría de las estructuras administrativas nacionales e internacionales, tanto públicas como privadas, siguen teniendo muy poca representación. Las Naciones Unidas no son la excepción. Cincuenta años después de su creación, las Naciones Unidas siguen privadas de las ventajas de la dirección de la mujer a causa de la falta de representación de ésta en las instancias donde se adoptan decisiones dentro de la Secretaría y en los organismos especializados.

29. Las mujeres desempeñan una función decisiva en la familia. La familia es el núcleo básico de la sociedad y como tal debe fortalecerse. La familia tiene derecho a recibir protección y apoyo amplios. En distintos sistemas culturales, políticos y sociales existen diversas formas de familia. Se deben respetar los derechos, capacidades y responsabilidades de los miembros de la familia. Las mujeres hacen una gran contribución al bienestar de la familia y al desarrollo de la sociedad, cuya importancia todavía no se reconoce ni se considera plenamente. Debe reconocerse la importancia social de la maternidad y de la función de ambos progenitores en la familia, así como en la crianza de los hijos. La crianza de los hijos requiere que los progenitores, las mujeres y los hombres, así como la sociedad en su conjunto, compartan responsabilidades. La maternidad, la condición de progenitor y la función de la mujer en la procreación no deben ser motivo de discriminación ni limitar la plena participación de la mujer en la sociedad. Asimismo, se debe reconocer el importante papel que en muchos países suele desempeñar la mujer en el cuidado de otros miembros de su familia.

30. Pese a que ha disminuido la tasa de crecimiento de la población mundial, esa población sigue teniendo un nivel sin precedentes en cifras absolutas, y el incremento actual llega anualmente a los 86 millones de personas. Otras dos tendencias demográficas principales repercuten significativamente en la relación de dependencia dentro de las familias. En muchos países en desarrollo, entre el 45% y el 50% de la población tiene menos de 15 años, mientras que en los países industrializados están aumentando tanto el número como la proporción de personas de edad. Según proyecciones de las Naciones Unidas, el 72% de la población mayor de 60 años estará viviendo en los países en desarrollo para el año 2025 y, de ese total, más de la mitad serán mujeres. El cuidado de los hijos, los enfermos y las personas de edad son una responsabilidad que recae desproporcionadamente sobre la mujer debido a la falta de igualdad y a la distribución desequilibrada del trabajo remunerado y no remunerado entre la mujer y el hombre.

31. Muchas mujeres enfrentan barreras específicas que obedecen a diversos factores, además de su sexo. A menudo esos factores aíslan o marginan a la mujer y llevan, entre otras cosas, a la negación de sus derechos humanos y a su falta de acceso, o a lanegación de su acceso, a la educación y la formación profesional, al empleo, la vivienda y la autosuficiencia económica y la excluyen además de los procesos de adopción de decisiones. Esas mujeres suelen verse
-13
privadas de la oportunidad de contribuir a sus comunidades y de figurar entre los protagonistas principales.
32. El pasado decenio ha presenciado también un reconocimiento cada vez mayor de los intereses y las preocupaciones propios de la mujer indígena, cuya identidad, tradiciones culturales y formas de organización social mejoran y fortalecen las comunidades en que vive. Con frecuencia la mujer indígena enfrenta barreras tanto por su condición de mujer como por ser miembro de comunidades indígenas.

33. En los últimos 20 años el mundo ha sido testigo de una explosión en el campo de las comunicaciones. En virtud de los avances en la tecnología de las computadoras y televisión por satélite y cable, el acceso mundial a la información sigue aumentando y expandiéndose, con lo que se crean nuevas oportunidades para la participación de la mujer en las comunicaciones y en los medios de difusión, así como para la divulgación de información sobre la mujer. Sin embargo, las redes mundiales de comunicación se han utilizado para difundir imágenes estereotipadas y degradantes de la mujer con estrechos fines comerciales y de consumismo. Mientras la mujer no participe equitativamente en las esferas técnica y de adopción de decisiones dentro del contexto de las comunicaciones y los medios de difusión, incluidas las artes, seguirá siendo objeto de representaciones falsas y se seguirá desconociendo cómo es en realidad su vida. Los medios de difusión tienen muchas posibilidades de promover el adelanto de la mujer y la igualdad entre mujeres y hombres mostrando a las mujeres y los hombres sin estereotipos, de modo diverso y equilibrado, y respetando la dignidad y el valor de la persona humana.

34. La incesante degradación del medio ambiente, que afecta a todos los seres humanos, suele tener una repercusión más directa en la mujer. La salud de la mujer y sus condiciones de vida se ven amenazadas por la contaminación y los desechos tóxicos, la deforestación en gran escala, la desertificación, la sequía y el agotamiento de los suelos y de los recursos costeros y marinos, como indica la incidencia cada vez mayor de problemas de salud, e incluso fallecimientos, relacionados con el medio ambiente, que se registran entre las mujeres y las niñas. Las más afectadas son las mujeres que habitan en zonas rurales y las indígenas, cuyas condiciones de vida y subsistencia diaria dependen directamente de ecosistemas sostenibles.

35. La pobreza y la degradación del medio ambiente están estrechamente vinculadas. Si bien la pobreza tiene algunos efectos perjudiciales sobre el medio ambiente, la causa principal de la degradación incesante del medio ambiente mundial radica en las insostenibles pautas de consumo y producción, particularmente en los países industrializados, que constituyen un motivo de profunda preocupación y agravan la pobreza y los desequilibrios.

36. Las tendencias mundiales han provocado profundos cambios en las estrategias y estructuras de supervivencia familiar. La migración de las zonas rurales a las zonas urbanas se ha incrementado notablemente en todas las regiones. Según las proyecciones, en el año 2000 la población urbana mundial equivaldrá al 47% de la población total. Se estima que 125 millones de personas son migrantes, refugiados y desplazados, y que la mitad de ellas vive en países en desarrollo. Estos movimientos en gran escala han tenido profundas repercusiones en las estructuras y el bienestar de la familia, así como consecuencias desiguales para la mujer y el hombre, incluida en muchos casos la explotación sexual de la primera.

37. De acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al comienzo de 1995 el número total de casos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) era de 4,5 millones. Desde que se diagnosticó por primera vez el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), se estima que 19,5 millones de hombres, mujeres y niños han sido infectados con ese virus y, conforme a las proyecciones, otros 20 millones estarán infectados al final del decenio. Entre los casos nuevos, las posibilidades de infección son el doble para las mujeres que para los hombres. En las primeras etapas de la pandemia del SIDA, el número de mujeres infectadas no era elevado; en cambio, actualmente asciende a unos 8 millones. Las jóvenes y las adolescentes son particularmente vulnerables. Se estima que en el año 2000 habrá más de 13 millones de mujeres infectadas y que 4 millones de mujeres habrán muerto de enfermedades relacionadas con el SIDA. Por añadidura, se estima que todos los años se producen alrededor de 250 millones de casos nuevos de enfermedades transmitidas por contacto sexual. La tasa de transmisión de estas enfermedades, del VIH y del SIDA aumenta a un ritmo alarmante entre las mujeres y las niñas, especialmente en los países en desarrollo.

38. Desde 1975 se ha generado un notable volumen de conocimientos e información acerca de la situación de la mujer y de las condiciones en que vive. Durante todo el transcurso de su vida, la existencia diaria de la mujer y sus aspiraciones a largo plazo se ven restringidas por actitudes discriminatorias, estructuras sociales y económicas injustas y falta de recursos en la mayoría de los países, lo cual impide su participación plena y equitativa. En varios países, la práctica de la selección prenatal del sexo, las tasas de mortalidad más elevadas entre las muchachas muy jóvenes y las tasas inferiores de matrícula escolar para las niñas, en comparación con los niños, sugieren que la preferencia por el hijo está limitando el acceso de las niñas a los alimentos, la educación y la atención de la salud e incluso a la propia vida. La discriminación contra la mujer comienza en las primeras fases de la vida y, por tanto, debe enfrentarse desde entonces en adelante.

39. La niña de hoy es la mujer de mañana. Los conocimientos, las ideas y la energía de las niñas son cruciales para el pleno logro de los objetivos de la igualdad, el desarrollo y la paz. Para que una niña desarrolle plenamente sus potencialidades es preciso que crezca en un medio propicio donde se satisfagan sus necesidades espirituales, intelectuales y materiales de supervivencia, protección y desarrollo y se salvaguarden sus derechos en condiciones de igualdad. Para que la mujer participe en las actividades en condiciones de igualdad con el hombre, en todos los aspectos de la vida y el desarrollo, es hora de que se reconozcan la dignidad humana y el valor de la niña y de que se le garantice el pleno disfrute de sus derechos humanos y libertades fundamentales, incluidos los derechos garantizados por la Convención sobre los Derechos del Niño11, cuya ratificación universal se pide encarecidamente. Sin embargo, es evidente en todo el mundo que la discriminación y la violencia contra las niñas empiezan en las primeras fases de la vida y continúan y persisten durante toda su vida. Las niñas tienen a menudo menos acceso a la nutrición, los servicios de salud física y mental y la educación, y disfrutan de menos derechos, menos oportunidades y menos beneficios en la infancia y en la adolescencia que los niños. Son con frecuencia objeto de diversas formas de explotación sexual y económica, pedofilia, prostitución forzada y posiblemente venta de sus órganos y tejidos, violencia y prácticas nocivas como el infanticidio femenino y la selección prenatal del sexo, el incesto, la mutilación genital y el matrimonio prematuro, incluso en la niñez.

40. La mitad de la población mundial tiene menos de 25 años, y la mayor parte de los jóvenes del mundo - más del 85% - vive en países en desarrollo. Los encargados de formular las políticas deberían reconocer lo que implican estos factores demográficos. Es preciso tomar medidas especiales para asegurar que las jóvenes adquieran preparación para la vida de manera que puedan participar
activa y eficazmente en todos los niveles de la dirección social, cultural, política y económica. Será indispensable que la comunidad internacional demuestre un interés renovado en el futuro, y se comprometa a inspirar a una nueva generación de mujeres y hombres para que trabajen juntos por una sociedad más justa. Esta nueva generación de dirigentes debe aceptar y promover un mundo en el que todos los niños estén a salvo de injusticias, opresión y desigualdad, y en libertad de desarrollar su propio potencial. Por consiguiente, el principio de la igualdad de la mujer y el hombre debe formar parte integrante del proceso de socialización.

Leer más...

lunes, 15 de julio de 2019

Declaración de objetivos de la Plataforma de Acción de Beijing


1. La Plataforma de Acción es un programa encaminado a crear condiciones necesarias para la potenciación del papel de la mujer en la sociedad. Tiene por objeto acelerar la aplicación de las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer1 y eliminar todos los obstáculos que dificultan la participación activa de la mujer en todas las esferas de la vida pública y privada mediante una participación plena y en pie de igualdad en el proceso de adopción de decisiones en las esferas económica, social, cultural y política. Esto también supone el establecimiento del principio de que mujeres y hombres deben compartir el poder y las responsabilidades en el hogar, en el lugar de trabajo y, a nivel más amplio, en la comunidad nacional e internacional. La igualdad entre mujeres y hombres es una cuestión de derechos humanos y constituye una condición para el logro de la justicia social, además de ser un requisito previo necesario y fundamental para la igualdad, el desarrollo y la paz. Para obtener el desarrollo sostenible basado en el ser humano, es indispensable que haya una relación transformada, basada en la igualdad, entre mujeres y hombres. Se necesita un empeño sostenido y a largo plazo para que mujeres y hombres puedan trabajar de consuno para que ellos mismos, sus hijos y la sociedad estén en condiciones de enfrentar los desafíos del siglo XXI.

2. La Plataforma de Acción reafirma el principio fundamental, establecido en la Declaración y el Programa de Acción de Viena2 aprobados por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, de que los derechos humanos de las mujeres y las niñas son una parte inalienable, integral e indivisible de los derechos humanos universales. Como programa de acción, la Plataforma apunta a promover y proteger el pleno disfrute de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las mujeres a lo largo de su vida.

3. La Plataforma de Acción hace hincapié en que las mujeres comparten problemas comunes que sólo pueden resolverse trabajando de consuno y en asociación con los hombres para alcanzar el objetivo común de la igualdad de género* en todo el mundo. La Plataforma respeta y valora la plena diversidad de las situaciones y condiciones en que se encuentra la mujer y reconoce que algunas mujeres enfrentan barreras especiales que obstaculizan su participación plena y en pie de igualdad en la sociedad.

4. La Plataforma de Acción pide la adopción de medidas inmediatas y concertadas por todos para crear un mundo pacífico, justo, humano y equitativo basado en los derechos humanos y las libertades fundamentales, con inclusión del principio de la igualdad para todas las personas, independientemente de su edad y de su situación en la vida, y con ese fin reconoce que se necesita un crecimiento económico amplio y sostenido en el contexto del desarrollo sostenible para sustentar el desarrollo social y la justicia social.

5. Para que la Plataforma de Acción tenga éxito se necesitará el empeño decidido de los gobiernos, las organizaciones internacionales y las instituciones a todos los niveles. También será preciso movilizar recursos suficientes a nivel nacional e internacional, así como recursos nuevos y adicionales para los países en desarrollo, a través de todos los mecanismos de financiación existentes, incluso las fuentes multilaterales, bilaterales y privadas para el adelanto de la mujer; recursos financieros para fortalecer la capacidad de las instituciones nacionales, subregionales, regionales e internacionales; una dedicación a la igualdad de derechos, la igualdad de responsabilidades y oportunidades y la participación en pie de igualdad de mujeres y hombres en todos los órganos y procesos de adopción de políticas nacionales, regionales e internacionales, y el establecimiento o el fortalecimiento de mecanismos a todos los niveles para el proceso de rendición de cuentas a las mujeres del mundo.
Leer más...

domingo, 14 de julio de 2019

Declaración y Plataforma de Acción de Beijing- Anexo I



1. Nosotros, los Gobiernos que participamos en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer,
2. Reunidos en Beijing en septiembre de 1995, año del cincuentenario de la fundación de las Naciones Unidas,
3. Decididos a promover los objetivos de igualdad, desarrollo y paz para todas las mujeres del mundo, en interés de toda la humanidad,
4. Reconociendo las aspiraciones de las mujeres del mundo entero y tomando nota de la diversidad de las mujeres y de sus funciones y circunstancias, haciendo honor a las mujeres que han allanado el camino, e inspirados por la esperanza que reside en la juventud del mundo,
5. Reconocemos que la situación de la mujer ha avanzado en algunos aspectos importantes en el último decenio, aunque los progresos no han sido homogéneos, persisten las desigualdades entre mujeres y hombres y sigue habiendo obstáculos importantes, que entrañan graves consecuencias para el bienestar de todos los pueblos,
6. Reconocemos asimismo que esta situación se ha visto agravada por una pobreza cada vez mayor, que afecta a la vida de la mayor parte de la población del mundo y tiene sus orígenes en el ámbito nacional y en el ámbito internacional,
7. Nos comprometemos sin reservas a combatir estas limitaciones y obstáculos y a promover así el adelanto y la potenciación del papel de la mujer en todo el mundo, y convenimos en que esta tarea exige una acción urgente, con espíritu decidido, esperanza, cooperación y solidaridad, ahora y en los albores del nuevo siglo.
Reafirmamos nuestro compromiso de:
8. Defender los derechos y la dignidad humana intrínseca de las mujeres y los hombres, todos los demás propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales de derechos humanos, en particular, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Convención sobre los Derechos del Niño, así como la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer y la Declaración sobre el derecho al desarrollo;
9. Garantizar la plena aplicación de los derechos humanos de las mujeres y las niñas como parte inalienable, integral e indivisible de todos los derechos humanos y libertades fundamentales;
10. Impulsar el consenso y los progresos alcanzados en anteriores conferencias de las Naciones Unidas - sobre la Mujer, celebrada en Nairobi en 1985, sobre el Niño, celebrada en Nueva York en 1990, sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992, sobre los Derechos Humanos, celebrada en Viena en 1993, sobre la Población y el Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994, y en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, celebrada en Copenhague en 1995, con el objetivo de lograr la igualdad, el desarrollo y la paz;
11. Conseguir la aplicación plena y efectiva de las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer;
12. Promover la potenciación del papel de la mujer y el adelanto de la mujer, incluido el derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religión y de creencia, lo que contribuye a la satisfacción de las necesidades morales, éticas, espirituales e intelectuales de las mujeres y los hombres, individualmente o en comunidad con otros, por lo que les garantiza la posibilidad de realizar su pleno potencial en la sociedad plasmando su vida de conformidad con sus propias aspiraciones.
Estamos convencidos de que:
13. La potenciación del papel de la mujer y la plena participación de la mujer en condiciones de igualdad en todas las esferas de la sociedad, incluidos la participación en los procesos de adopción de decisiones y el acceso al poder, son fundamentales para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz;
14. Los derechos de la mujer son derechos humanos;
15. La igualdad de derechos, de oportunidades y de acceso a los recursos, la distribución equitativa entre hombres y mujeres de las responsabilidades respecto de la familia y una asociación armoniosa entre ellos son indispensables para su bienestar y el de su familia, así como para la consolidación de la democracia;
16. La erradicación de la pobreza basada en el crecimiento económico sostenido, el desarrollo social, la protección del medio ambiente y la justicia social exige la participación de la mujer en el desarrollo económico y social e igualdad de oportunidades, y la participación plena y en pie de igualdad de mujeres y hombres en calidad de agentes y de beneficiarios de un desarrollo sostenible centrado en la persona;
17. El reconocimiento explícito y la reafirmación del derecho de todas las mujeres a controlar todos los aspectos de su salud, en particular su propia fecundidad, es básico para la potenciación de su papel;
18. La paz local, nacional, regional y mundial es alcanzable y está inextricablemente vinculada al adelanto de la mujer, que constituye una fuerza fundamental para la dirección de la comunidad, la solución de conflictos y la promoción de una paz duradera a todos los niveles;
19. Es indispensable diseñar, aplicar y vigilar, a todos los niveles, con la plena participación de la mujer, políticas y programas, entre ellos políticas y programas de desarrollo efectivos, eficaces y sinérgicos, que tengan en cuenta el género, y contribuyan a promover la potenciación del papel y el adelanto de la mujer;
20. La participación y contribución de todos los participantes de la sociedad civil, en particular de los grupos y redes de mujeres y otras organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la comunidad, con el pleno respeto de su autonomía y en cooperación con los gobiernos, son importantes para una aplicación y seguimiento efectivos de la Plataforma de Acción;
21. La aplicación de la Plataforma de Acción exige el compromiso de los gobiernos y de la comunidad internacional. Al asumir compromisos de acción a nivel nacional e internacional, incluidos los asumidos en la Conferencia, los gobiernos y la comunidad internacional reconocen la necesidad de tomar medidas prioritarias para la potenciación del papel y el adelanto de la mujer.
Estamos decididos a:
22. Intensificar los esfuerzos y acciones encaminados a alcanzar, antes de que termine el siglo, las metas de las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer para fines del presente siglo;
23. Garantizar a todas las mujeres y las niñas todos los derechos humanos y libertades fundamentales, y tomar medidas eficaces contra las violaciones de esos derechos y libertades;
24. Adoptar las medidas que sean necesarias para eliminar todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas, y suprimir todos los obstáculos a la igualdad de género y al adelanto y potenciación del papel de la mujer;
25. Alentar a los hombres a que participen plenamente en todas las acciones encaminadas a garantizar la igualdad;
26. Promover la independencia económica de la mujer, incluido su empleo, y erradicar la carga persistente y cada vez mayor de la pobreza que recae sobre las mujeres, combatiendo las causas estructurales de esta pobreza mediante cambios en las estructuras económicas, garantizando la igualdad de acceso a todas las mujeres, incluidas las de las zonas rurales, como agentes vitales del desarrollo, a los recursos productivos, oportunidades y servicios públicos;
27. Promover un desarrollo sostenible centrado en la persona, incluido el crecimiento económico sostenido, mediante la enseñanza básica, la educación durante toda la vida, la alfabetización y capacitación, y la atención primaria de la salud para niñas y mujeres;
28. Adoptar medidas positivas a fin de garantizar la paz para el adelanto de la mujer y, reconociendo la función rectora que han desempeñado las mujeres en el movimiento en pro de la paz, trabajar activamente hacia el desarme general y completo bajo control internacional estricto y eficaz, y apoyar las negociaciones para la concertación, sin demora, de un tratado amplio de prohibición de los ensayos nucleares, de alcance universal y verificable multilateral y efectivamente, que contribuya al desarme nuclear y a la prevención de la proliferación de las armas nucleares en todos sus aspectos;
29. Prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas;
30. Garantizar la igualdad de acceso y la igualdad de trato de hombres y mujeres en la educación y la atención de salud y promover la salud sexual y reproductiva de la mujer y su educación;
31. Promover y proteger todos los derechos humanos de las mujeres y las niñas;
32. Intensificar los esfuerzos para garantizar el disfrute en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales a todas las mujeres y las niñas que enfrentan múltiples barreras para lograr su potenciación y su adelanto por factores como la raza, la edad, el idioma, el origen étnico, la cultura, la religión o la discapacidad, o por pertenecer a la población indígena;

33. Garantizar el respeto del derecho internacional, incluido el derecho humanitario, a fin de proteger a las mujeres y las niñas en particular;
34. Potenciar al máximo la capacidad de las mujeres y las niñas de todas las edades, garantizar su plena participación, en condiciones de igualdad, en la construcción de un mundo mejor para todos y promover su papel en el proceso de desarrollo.
Estamos decididos a:
35. Garantizar el acceso de las mujeres en condiciones de igualdad a los recursos económicos, incluidos la tierra, el crédito, la ciencia y la tecnología, la capacitación profesional, la información, las comunicaciones y los mercados, como medio de promover el adelanto de las mujeres y las niñas y la potenciación de su papel, incluso mediante el aumento de su capacidad para disfrutar de los beneficios de la igualdad de acceso a esos recursos para lo que se recurrirá a, entre otras cosas, la cooperación internacional;
36. Garantizar el éxito de la Plataforma de Acción exigirá un compromiso decidido de los gobiernos y de las organizaciones e instituciones internacionales a todos los niveles. Estamos firmemente convencidos de que el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente son elementos interdependientes y sinérgicos del desarrollo sostenible, que es el marco de nuestros esfuerzos para lograr una mejor calidad de vida para todos. Un desarrollo social equitativo que reconozca que dar a los pobres, en particular a las mujeres que viven en la pobreza, la posibilidad de utilizar los recursos ambientales de manera sostenible es una base necesaria del desarrollo sostenible. Reconocemos también que el crecimiento económico sostenido de base amplia en el contexto del desarrollo sostenible es necesario para apoyar el desarrollo social y la justicia social. El éxito de la Plataforma de Acción también requerirá una movilización apropiada de recursos a nivel nacional e internacional y recursos nuevos y adicionales para los países en desarrollo procedentes de todos los mecanismos de financiación disponibles, incluidas las fuentes multilaterales, bilaterales y privadas para el adelanto de la mujer; recursos financieros para fortalecer la capacidad de las instituciones nacionales, subregionales, regionales e internacionales; el compromiso de lograr la igualdad de derechos, la igualdad de responsabilidades y la igualdad de oportunidades, así como la igualdad de participación de las mujeres y los hombres en todos los órganos y procesos de determinación de políticas a nivel nacional, regional e internacional; el establecimiento o fortalecimiento de mecanismos en todos los niveles para rendir cuentas a las mujeres del mundo;
37. Garantizar también el éxito de la Plataforma de Acción en los países con economías en transición, lo que exigirá cooperación y asistencia internacionales constantes;
38. Por la presente nos comprometemos en calidad de Gobiernos a aplicar la siguiente Plataforma de Acción y a garantizar que todas nuestras políticas y programas reflejen una perspectiva de género. Instamos al sistema de las Naciones Unidas, a las instituciones financieras regionales e internacionales y a las demás instituciones regionales e internacionales pertinentes, a todas las mujeres y todos los hombres, así como a las organizaciones no gubernamentales, con pleno respeto de su autonomía, y a todos los sectores de la sociedad civil a que, en cooperación con los gobiernos, se comprometan plenamente y contribuyan a la aplicación de esta Plataforma de Acción.
Leer más...

sábado, 13 de julio de 2019

MANIFIESTO ¡FEMINISTAS, NI UN PASO ATRÁS ANTE LA EXTREMA DERECHA!



La extrema derecha ha entrado en las instituciones. Le han abierto las puertas Cs y el PP y están entrando para gobernar.

El neofascismo de VOX, lleva en su programa político una idea central que se puede resumir en la siguiente frase: “Lo que nos hace diferentes es no doblar la cerviz ante el lobby de género”. Las políticas contrarias a la igualdad son, por tanto, un eje fundamental de su actuación y las han puesto en práctica nada más comenzar a andar, con su apoyo, el Gobierno de Andalucía.

Sustituir, como han hecho ya, el término violencia de género por el de violencia intrafamiliar, es negar la violencia de género. Es estar en contra de la Ley Integral, aprobada por unanimidad por todos los partidos políticos. Es estar en contra del Pacto de Estado, votado por todos los partidos políticos. Es estar en contra del Conveniode Estambul, ratificado por el Parlamento español. Es una prueba contundente de su talante antidemocrático y contrario a la Constitución española.

Su oposición al aborto libre, a las listas paritarias, la propuesta de eliminar la Ley Integral, así como su propuesta de suprimir de todos los “garitos feministas” subvencionados, son algunas de las 100 medidas que propusieron antes de las elecciones.

Porque VOX es un partido esencialmente misógino y machista y en su punto de mira está echar abajo todas las políticas de igualdad. Para conseguirlo, quieren cortar de raíz todo aquello que pueda suponer una ayuda, un apoyo para las mujeres que necesitan librarse de sus maltratadores para no morir –el 80% de las mujeres asesinadas no había denunciado-.


El método que utilizan para intentar suprimirlos servicios y centros que ellos llaman “chiringuitos feministas”, es el acoso y el miedo, exigiendo los nombres o los títulos profesionales de todas las personas que vienen desempeñando normalmente su trabajo desde hace muchos años.

De manera que, el peligro que supone para las políticas de igualdad que VOX entre en gobiernos autonómicos o locales, no es sólo su paralización, lo que ya es muy grave, máxime cuando está pendiente de poner en marcha gran parte de las medidas del Pacto de Estado, sino la vuelta atrás de derechos conseguidos con muchos años de lucha feminista, siempre en contra del fascismo.

Al movimiento feminista nos preocupa, y mucho, que VOX haya obtenido un 10% de los votos en las elecciones generales, con tendencia a la baja, afortunadamente. Pero estamos alertadas por la facilidad con la que Ciudadanos y el Partido Popular han hecho suyo el discurso y las propuestas misóginas, machistas y contrarias a la igualdad de VOX. Y todo por unos sillones.

Porque el Partido Popular votó a favor de la aprobación de la Ley Integral contra la violencia de género. Porque ambos partidos, Cs y PP, votaron a favor de la aprobación del Pacto de Estado contra la violencia de género. Porque los dos partidos, Cs y PP, votaron a favor de la ratificación del Convenio de Estambul, que tiene como fin combatir todas, o casi todas, las manifestaciones de la violencia de género.

¿Cuándo dicen la verdad? … ¿cuando, a exigencia de VOX, afirman que la violencia que hay que combatir es la intrafamiliar?...  ¿o cuando afirman que la violencia machista, la violencia de género, es estructural, es la mayor manifestación de la desigualdad entre mujeres y hombres y es prioritaria su erradicación? Porque esa es la finalidad, en síntesis, de la Ley Integral y del Pacto de estado.



Por las manifestaciones públicas representantes de los dos partidos, Cs y PP, se deduce que prefieren poner en peligro los derechos de las mujeres que avanzar en la igualdad. Y todo por unos pocos sillones. Ese es el valor de su renuncia a profundizar en la igualdad, en la reducción de las brechas de género, en la eliminación de la violencia de género, en la lucha, en definitiva, porque las mujeres también tengamos una vida en paz. Esta es la dura realidad y esto es lo que queremos denunciar.

Nos opondremos con todas nuestras fuerzas y denunciaremos todos aquellos acuerdos de gobierno, donde quiera que se adopten, que supongan poner en riesgo los derechos de las mujeres.


Organizaciones firmantes del Manifiesto:
1. Asociación de Mujeres Juristas Themis
2. Federación Nacional de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas
3. Federación de Mujeres Progresistas
4. Fundación Mujeres
5. Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE)
 6. Fórum de Política Feminista
7. Asociación Mujeres para la Salud
8. Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas
9. Unión de Asociaciones Familiares (UNAF)
10. Asociación Clara Campoamor
11. Red Internacional de Atención y Apoyo a Víctimas de Violencia de Género #NiUnaMenos
12. Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI)
13. Plataforma 7N Madrid
14. Unión General de Trabajadores de España
15. AMECO Asociación Española de Mujeres Profesionales de los Medios de Comunicación
16. Centro de Estudios e Investigación sobre Mujeres (CEIM)
17. Asociación Mujeres de Paz en el Mundo 
18. Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica ADAVAS
19. Consell Nacional Dones de España
20. AAMM Feministas Marcela Lagarde
21. Red de Atención a Víctimas de Violencia de Género
22. Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos (AIETI)
23. Asociación de Mujeres Progresistas de Pinto
24. Asociación de Mujeres Progresistas de Retiro
25. Asociación de Mujeres Feministas de Móstoles
26. Associació de Dones del Gall 27. Mujeres Progresistas de Pozuelo
28. Alquimia Feminista de Fuenlabrada 29. Mulleres en Loita (MEL)
30. Asociación Prometeo Hombres Por la Igualdad 31. Asociación Vecinal Collado Villalba
32. Yayoflautas Madrid 33. Asociación Terapia y Género
34. Sindicato STECyL Valladolid – i
35. Col Lectiu Feminista Victoria Sau
36. Asociación Por Ti Mujer
37. Plataforma CEDAW Sombra del País Valenciano
38. Dones de Xirivella en Acció
39. Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Valencia (AMSDV)
40. Asociación de Mujeres Valdés Siglo XXI (Valdés) Asturias
41. Acción para el Desarrollo y la Igualdad
42. Asociación Feminista Tiemar
43. Plataforma Abolicionista de Canarias
44. Lunes Lilas Navarra
45. Plazandreok
46. Asociación Feminista Gafas Moradas
47. Las Errantes
48. Colectivo Feminista Trece Rosas de Salamanca
49. Tertulia Feminista Les Comadres
50. Asociación Casa de Colombia en España 
51. Tertulia Feminista Alternativas Insólitas
 52. Malen Etxea, Mujeres Inmigrantes (País Vasco)
53. Alianza por la Solidaridad
54. Asociación Consuelo Berges de Mujeres Separadas y/o Divorciadas de Cantabria
55. Asociación Feminista Leonesa "Flora Tristán"
56. Grup de Debat per la Igualtat
57. Feminismes amb Iniciativa
58. Plataforma Feminista 8M Lanzarote
59. Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe
60. Asociación de Mujeres por un Envejecimiento Saludable (AMES)
61. l'Associació Dones Progressistes de Picanya
62. Sindicato STEC (Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza de Cantabria)
63. Asociación con la A
64. Asemblea de Mulleres do STEG
65. Xarxa de Dones de la Marina
66. Col·lectiu de dones MALVA
67. Cultura Meraki
68. Asociación Cultural Desarrollo Próximo
69. Almansa Feminista
70. Organización de Mujeres del Sindicato Ferroviario-Intersindical
71. Red Feminista de Mujeres Rurales del Occidente de Asturias
72. Casa de la Dona de Silla
73. Mujeres Libres, Mujeres en Paz 74. Comisión 8 de Marzo de Cantabria
75. Dones Feministes d'Alboraia
76. Organización de Mujeres CI
77. Hypatia. Acción y resistencia Antipatriarcal
78. Agencia Comunicación y Género
79. Colectivo Feminista Carmen Olmedo
80. Asambleas Feministas de Cantabria
81. Asociaciones de Mujeres Marianne
82. Épica Feminista
83. La Mar Salà cia
84. Las Palmiras Pedroñeras
85. Movimiento Feminista
86. Asociación de Mujeres Eleanor Roosevelt
87. Nosotras Mismas
88. AGEICU Asociación para la Gestión Igualitaria de la Cultura
89. XATEBA -Asociación por la Igualdad y contra la Violencia de Género
90. Federación de Asociaciones de Mujeres de la Comunidad de Madrid (FAMCM)
91. Derechos Humanos de las Mujeres y Desarrollo (DEHMUDE)
92. Comité reivindicativo y cultural de lesbianas (CRECUL)
93. Comité de culturas de lesbianas (CRECUL Madrid)
94. Asociación La Sur 
95. Feminicidio.net
Leer más...

viernes, 12 de julio de 2019

Violencia machista en Ecuador


La violencia   machista o de género constituye una grave violación de los derechos humanos que atenta contra la libertad y pone en riesgo la integridad física, emocional, sexual y la vida de las personas que la viven. Además, limita el ejercicio de otros derechos relacionados con su desarrollo personal, sus posibilidades de participación social y su acceso a recursos y servicios (62).

La violencia machista o  de género se traduce histórica y socialmente, en violencia dirigida contra las mujeres (de todas las edades, culturas, etnias, religiones, ideologías, orientación sexual y sectores socioeconómicos), puesto que las afecta en forma desproporcionada con base en el rol femenino socialmente construido. Puede ser física, psicológica, sexual, formas combinadas y otras formas de coacción y privación de libertad (62).

En el Ecuador la violencia de género es un problema de salud pública; 6 de cada 10 mujeres ha sido víctima de algún tipo de violencia basada en género, de ellas el 54,9% han sufrido violencia psicológica, el 38% violencia física, el 35,3% violencia patrimonial y el 25, 7%, es decir 1 de cada 4 mujeres, han sufrido violencia sexual. A partir del tercer hijo, el 50,3% de las mujeres sufre violencia, mientras que a partir del cuarto hijo, la violencia sube al 60% de las mujeres. Las mujeres que se han
casado o unido por primera vez entre los 16 a 20 años son las que mayor violencia han vivido con el 70,5% (33).El 76% de mujeres que han vivido violencia han sido violentadas por sus parejas o exparejas (63).
Los embarazos en adolescentes menores de 14 años tienen una alta correlación con la violencia sexual, adicionalmente el sistema de salud y fiscalía registran que entre el 30% y 50% de los casos reportados sobre violencia física, sexual o psicológica corresponden a niñas, niños, adolescentes (64).
En un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2013, se exponen los efectos tanto físicos, como psicológicos, sexuales y reproductivos a corto y largo plazo, que la violencia de pareja y violencia sexual causa a las víctimas supervivientes y a sus hijos, entre los más prevalentes se encuentran los siguientes (65):
 - Consecuencias mortales, como el homicidio o el suicidio.
 - El 42% de las mujeres víctimas de violencia de pareja refieren daños físicos, psicológicos, y sexuales.
- Embarazos no deseados, aborto, muerte fetal, parto prematuro y recién nacidos con bajo peso al nacer y, en varias ocasiones, abortos provocados.
- Probabilidad 1,5 veces mayor de padecer problemas ginecológicos, infecciones de transmisión sexual como VIH/Sida y VPH, en algunas regiones.
- Trastornos psicológicos: depresión, ansiedad, estrés postraumático, insomnio, trastornos alimentarios, adicciones, sufrimiento emocional e intento de suicidio.
- Efectos en la salud física: cefaleas, lumbalgias, dolores abdominales, fibromialgia, trastornos gastrointestinales, limitaciones de la movilidad y mala salud general.
- Incrementa el consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como las prácticas sexuales de riesgo en fases posteriores de la vida. - Mayores tasas de mortalidad y morbilidad en los menores de 5 años (por ejemplo, por enfermedades diarreicas y malnutrición).

Es importante resaltar que por su situación de vulnerabilidad, existen otros grupos de población que se encuentran en un riesgo mayor de ser víctimas de violencia de género, entre éstos se encuentran los adultos y adultas mayores, las personas con discapacidad, personas privadas de su libertad, y las personas de diferentes orientaciones sexuales o identidades de géneros, entre otros.
Leer más...

jueves, 11 de julio de 2019

Ecuador: muerte materna



Muerte Materna
La muerte materna se refiere a la muerte de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, independientemente de la duración del mismo, debida a cualquier causa relacionada con, o agravada por el embarazo mismo o su atención, pero no por causas accidentales o incidentales (49).
La muerte materna  es uno de los principales indicadores que dan cuenta de las condiciones de salud de las mujeres, que permite aproximarse a las dimensiones en que ellas gozan de sus derechos fundamentales y dan cuenta de las desigualdades y diferencias de género, remarcadas por la pobreza, la falta de educación y residencia rural. La mayoría de muertes maternas se producen en las mujeres que viven en zonas rurales o urbano-marginales empobrecidas, que muchas veces carecen de servicios básicos y saneamiento ambiental, deficientes de vías de acceso y unidades educativas.

A pesar de los avances significativos en la reducción de muertes relacionadas con complicaciones en el embarazo y el parto desde 1990, ningún país de la región alcanzó la meta A del Objetivo de Desarrollo del Milenio 5 (ODM) de disminuir un 75% la mortalidad materna para 2015(50).
En el caso de Ecuador, en el año 1990, la Razón de mortalidad materna (RMM) fue de 154 por 100.000 nacidos  vivos estimados; para el año 2014 la Razón de Mortalidad Materna fue de 49,16 por 100.000 nacidos vivos estimados, siendo la reducción en este periodo para el país de 68%.

Sin embargo, tal como lo evidencia el gráfico Nº4, entre el 2013 y el 2014, hay un aumento de la razón de muerte materna en 3.5%, lo cual obliga al MSP a analizar cuáles son las causas estructurales y de atención a la salud materna que han influido en esta alza, sobre todo si consideramos que la razón de muerte materna es un indicador trazador del desarrollo de los países y la calidad de los servicios de salud (51).

Según la Razón de Mortalidad Materna (RMM) reportada por cada provincia, en el periodo 2008 – 2014 se identifican provincias en las que la RMM ha estado sobre el dato nacional la mayoría de años, en menos probabilidades de recibir una atención sanitaria adecuada” (52).
En referencia al área de residencia se observa un incremento de la muerte materna en la zona rural, siendo ésta de 21,2% en el 2008, a 46,7% en el 2014; presentando un incremento de 118% (51).


En el Ecuador las principales causas de muerte materna para el año 2014, son: condiciones médicas pre existentes (24%), los trastornos hipertensivos de la gestación (20%), las hemorragias obstétricas (20%) y el parto obstruido con otras causas directas (19%) (51)
Leer más...

miércoles, 10 de julio de 2019

IGUALDAD DE GÉNERO EN LOS DERECHOS HUMANOS AL AGUA Y AL SANEAMIENTO



En general se considera que la menstruación es algo sucio o impuro. En el mundo entero, muchas niñas crecen creyendo que la menstruación es un evento embarazoso o vergonzoso.

El hecho de que, en muchos casos, las mujeres y las niñas corran el riesgo de ser acosadas cuando hacen sus necesidades al aire libre o en instalaciones públicas obedece en parte a la utilización de los estereotipos y estigmas.

Ya que las mujeres y las niñas suelen tener menos acceso a recursos financieros que los hombres, las mujeres en situaciones de pobreza pueden sentir especial dificultad en conseguir los implementos de higiene necesarios durante la menstruación.

Las normas socioculturales, los conceptos de “pudor femenino” y de masculinidad, y otros estereotipos se traducen en varias desigualdades: de oportunidades, de poder, de control sobre las finanzas y los recursos, y de la repartición de las tareas del hogar.

La falta de instalaciones adecuadas en los espacios públicos frecuentemente da lugar a que las mujeres y las niñas eviten la vida social y la asistencia al trabajo y la escuela, particularmente durante la menstruación, cuando viven con discapacidad o cuando padecen incontinencia.

8 TEMAS CLAVES : 

IGUALDAD EN LA LEY Y LAS POLÍTICAS Los Estados han de evaluar la legislación, las políticas y las estrategias existentes y determinar en qué medida está garantizada la igualdad del disfrute de los derechos al agua y al saneamiento entre los hombres y las mujeres. Sobre la base de ese examen, deben establecerse soluciones y estrategias que tengan en cuenta las cuestiones de género a fin de orientar la formulación de políticas y la correspondiente asignación presupuestaria.


UTILIZAR UN “ENFOQUE INTERSECCIONAL” Los Estados deben utilizar un “enfoque interseccional” en sus iniciativas políticas, es decir, dar especial atención a las personas afectadas al mismo tiempo por varios factores que dificultan que estas disfruten de sus derechos. Los efectos de factores como la clase social, la edad, la orientación sexual y la identidad de género se agravan cuando se suman a otros elementos de discriminación. Las desigualdades de género son mayores cuando se conjugan con otros factores propicios a situaciones desfavorables y de discriminación. Como ejemplo, cabe mencionar la falta de un acceso adecuado de las mujeres y las niñas al agua y el saneamiento, al tiempo que padecen pobreza, presentan alguna discapacidad, sufren incontinencia, habitan en zonas alejadas, están encarceladas o no tienen hogar.

CALIDAD, SALUD Y SEGURIDAD Los servicios deben ser adaptados a las necesidades específicas de los usuarios, por ejemplo, teniendo en cuenta las características de sus cuerpos, incluidas sus capacidades físicas, así como su edad. Diferentes mujeres prefieren distintos productos menstruales; ha de facilitarse información a las mujeres de los productos menstruales existentes para su higiene y propiciar el uso del producto con el que puedan sentirse más cómodas. 

NORMAS SOCIALES Y ESTEREOTIPOS Los Estados han de luchar activamente contra prácticas basadas en estereotipos perjudiciales respecto de los hombres y las mujeres, incluso en la esfera privada. Los hombres y los niños deben participar en iniciativas educativas y de empoderamiento. Los Estados podrían colaborar con la sociedad civil para diseñar e implementar programas de sensibilización que pongan en evidencia normas sociales y relaciones de poder “invisibles”, promoviendo así representaciones positivas y no estereotípicas de las mujeres. 


RENDICIÓN DE CUENTAS Y SUPERVISIÓN Las mujeres han de poder hacer valer sus derechos al agua y al saneamiento. Para tanto, han de establecerse marcos sólidos de rendición de cuentas y de supervisión, que sólo serán efectivos si, de manera sistemática, se brindan oportunidades a las mujeres con miras a que verdaderamente participen, adopten decisiones, y accedan y controlen los recursos. así representaciones positivas y no estereotípicas de las mujeres. 

PARTICIPACIÓN Y EMPODERAMIENTO Participación es un principio fundamental de los derechos humanos. Es indispensable que las mujeres y las niñas hagan oír su voz a fin de que sus necesidades se comprendan y se prioricen, particularmente en relación con las exigencias de implementos de higiene durante la menstruación. Han de adoptarse políticas y medidas especiales para luchar en la práctica contra las desigualdades de género y reforzar la voz y la participación de las mujeres. 

IGUALDAD EN LA LEY Y LAS POLÍTICAS Los Estados han de evaluar la legislación, las políticas y las estrategias existentes y determinar en qué medida está garantizada la igualdad del disfrute de los derechos al agua y al saneamiento entre los hombres y las mujeres. Sobre la base de ese examen, deben establecerse soluciones y estrategias que tengan en cuenta las cuestiones de género a fin de orientar la formulación de políticas y la correspondiente asignación presupuestaria. 

VIOLENCIA Y ESTRÉS PSICOSOCIAL Mientras las mujeres tratan de responder a sus necesidades en materia de agua, saneamiento e higiene (ex. cargando agua, durante la higiene menstrual, defecando y bañándose), pueden sentir fuerte estrés o, peor, enfrentarse a violencia física. Los Estados han de adoptar todas las medidas necesarias para eliminar las barreras que disuaden a las personas de utilizar las instalaciones de saneamiento. Por tanto, los códigos de construcción de instalaciones comunitarias de agua y saneamiento deben incluir consideraciones de género, como las relacionadas con los cubículos separados por sexos, la proximidad al hogar y la iluminación de los pasillos que conducen a las instalaciones.


DISPONIBILIDAD Y ASEQUIBILIDAD Las necesidades especiales de las mujeres y las niñas deben estar incluidas en las normas reguladoras y los códigos de construcción que han de establecerse para las escuelas, los hospitales, los lugares de trabajo, los lugares de reclusión, y las instituciones públicas, entre otros emplazamientos. Los derechos humanos al agua y al saneamiento incluyen el derecho de todos a productos menstruales asequibles, seguros e higiénicos, que deben estar subvencionados o proporcionados gratuitamente en caso necesario. 






Leer más...

martes, 9 de julio de 2019

#NoSomosHornos


El Parlamento Europeo condenó la práctica de la gestación por sustitución, tanto en su versión comercial como altruista, por ser contraria a la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas se utilizan como una materia prima.  Estimó, además, que debe prohibirse esta práctica, que implica la explotación de las funciones reproductivas y la utilización del cuerpo con fines financieros o de otro tipo, en particular en el caso de las mujeres vulnerables en los países en desarrollo. 

Sin embargo, vemos como los medios de comunicación a veces trasladan una imagen sesgada, porque solo se muestran a los padres deseosos de serlo y al bebe. Con la que es fácil empatizar. Pero obvian una parte fundamental, la de la gestante, el riesgo que corre su salud, su sufrimiento o la necesidad económica que motivó esta decisión. Y eso va calando poco a poco en la sociedad.

Es necesario, más aún en estos días en que Ciudadanos ha vuelto a plantear una regulación brutal en el Congreso, que expliquemos porqué nos posicionamos en contra de esta práctica.

Para ello, el viernes 12 de julio, a las 17:00 horas, abordaremos los motivos desde diferentes ámbitos con grandes ponentes como: la Vicepresidenta Carmen Calvo, la directora de Público Ana Pardo de Vera o el Catedrático de Derecho Octavio Salazar, entre otros/as.

Será inaugurado por la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés y moderado por la periodista Nuria Coronado. 

Lugar: C/C Miguel Ángel Blanco (Calle Siete Ojos). Alcorcón.
Adaptado a personas con discapacidad.
Renfe: Alcorcón Central o Las Retamas.
Metro: Alcorcón Central. Línea 12.
Bus: 516, 535 o 545 (Desde Príncipe Pío)

El acto es totalmente abierto. Podéis inscribiros en el siguiente enlace:  https://doodle.com/poll/2uksnhrkicpwb69f


Os animamos también a acompañarnos desde las redes sociales ese día con el ht #NoSomosHornos. Esta fue la forma de referirse hace unos días de un conocido artista respecto a la gestante de sus hijos: "hornito".

Porque no se puede hablar de libertad, cuando las mujeres sufrimos más discriminación y pobreza. Porque si se aprueba la regulación de los vientres de alquiler, en cualquier de sus vertientes, estaremos perdiendo la lucha por la dignidad de las mujeres y cambiando la consideración del ser humano. Por favor, os rogamos nos acompañéis.


Secretaria Igualdad PSOE-M.

Leer más...

lunes, 8 de julio de 2019

Mujeres que luchan por la conservación de la naturaleza

15/06/11 - Constanza Merino

Para Oriana Villarroel, la permacultura es un estilo de vida, ya que con ella se aprende a actuar “teniendo como eje el no dañar a otros que son parte de este planeta”.

¿Qué es la permacultura?

Hay mucho escrito y definido sobre permacultura entendiéndola como el diseño de hábitats sustentables entre los seres humanos y la naturaleza, asociada con la construcción de huertos orgánicos, con el manejo de desechos orgánicos, con las economías locales, con la salud integral, con el arte y la creatividad, con el respeto y aprendizaje de la sabiduría de nuestros ancestros y con las últimas tecnologías limpias que buscan utilizar recursos renovables, entre otras cosas.

Personalmente, después de varios años de experiencia me queda claro una cosa más, que es un estilo de vida que cambias tu forma de experimentar y de ver la vida, ya que tus decisiones dejan de ser individuales al aprender a actuar teniendo como eje el no dañar a otros que son parte de este planeta, desde los seres humanos a los microorganismos que hacen un trabajo impresionante en el suelo hasta los de aquellos invisibles seres que están en el aire y en el agua.

En este sentido la permacultura te enseña como integrar tres éticas muy importantes: 1- el cuidado de la tierra que es el cuidado de los suelos, bosques y aguas 2- el cuidado de la gente desde el cuidado personal al familiar y comunitario y 3- el compartir los excedentes o recursos y equilibrar nuestras formas de consumo teniendo en cuenta que vivimos en un planeta de recursos finitos.

¿Cómo integrar la permacultura a nuestra vida?

Integrar la permacultura en nuestra vida diaria, no es tarea fácil. Implica un aprendizaje como una decisión reflexionada, nunca impuesta, implica desarrollar la tolerancia, la conciencia de equilibrio, respeto y armonía. Implica integrar nuestros ritmos de vida sin prisa y sin pausa, accionando, haciendo esfuerzos o súper-esfuerzos para mantenernos coherentes a esta forma de vida. Es más, hay que ser consciente de quien integra la permacultura a su vida tiene que lidiar casi con todo, porque todo lo que hacemos es parte de una estructura asentada en el consumismo, explotación indiscriminado de recursos no renovables, contaminación del suelo, aire y aguas, es decir sobre conductas contrarias a las éticas de la permacultura.

Como mujer ¿que aporte se vuelve el incorporar la permacultura en nuestra vida?

La permacultura nos enseña como conectarnos con la naturaleza y con nosotras mismas, nos permite conocer el valor intrínseco y la sabiduría de la tierra, así como la fuerte relación que existe entre ésta y nuestra vida personal, es más, descubrimos que en la medida que nos hemos alejado de la tierra también nos hemos olvidado de nosotras mismas, pues esta imagen de la Madre Tierra que cuida, provee y asegura la existencia de sus especies está íntimamente relacionada con el respeto, cuidado y valoración de lo femenino, pero a gran escala.

Por otra parte, la permacultura es conocimiento en acción que nos empodera, que nos hace sentirnos capaces de hacer y de diseñar un mejor mundo, un mejor vivir para nosotras y los demás. Además nos recuerda la belleza y la simpleza de las cosas y como disfrutar y vivir bien con muy poco ya que la permacultura también es un proceso en donde mejoramos el gasto de energías, también de nuestras energías, nos ordenamos, aprendemos a disfrutas, somos más jóvenes y activas, todo esto nos permite crear y dar un pacito para conocernos y ser consientes de qué somos capaces.

¿Algún mensaje?

Que a través del contacto con la tierra podemos encontrar mucha sabiduría, felicidad, reflexión, aprendizaje y creatividad, por ello el Instituto Chileno de Permacultura (ICHP) realiza talleres buenos, bonitos y baratos para quienes quieran ir conociendo e integrando la permacultura en su vida, por ejemplo para Julio estaremos realizando uno entorno a los conocimientos y el trato que debemos hacer con las semillas, las cuales son la base de de nuestra alimentación y sustentabilidad y les estaremos avisando con anticipación por este canal, ya que es importante difundir este estilo de vida si queremos aprender y educar un modo sustentable de felicidad.


Oriana Villarroel Zumelzu: Certificada y Diplomada en Diseño de Permacultura. Facilitadora de cursos completos de Permacultura para niños y adultos. Certificada en Educación Ambiental por el CPEIP. Experiencia de 5 años de trabajos de Agricultura Orgánica aplicada en diferentes colegios e instituciones y en un terreno ubicado en Huelquén, Paine. 3 años de experiencia en Lombricultura. Colaboradora e integrante del Instituto Chileno de Permacultura. Integrante de la Comunidad PachAmrit

http://www.eldinamo.cl/noticia/heroinas-clandestinas-mujeres-que-luchan-por-la-conservacion-de-la-naturaleza
Leer más...