Acerca de nosotras ·

lunes, 14 de agosto de 2017

La Soledad y la Desolación, por Marcela Lagarde


Nos han enseñado a tener miedo a la libertad; miedo a tomar decisiones, miedo a la soledad. El miedo a la soledad es un gran impedimento en la construcción de la autonomía, porque desde muy pequeñas y toda la vida se nos ha formado en el sentimiento de orfandad; porque se nos ha hecho profundamente dependientes de los demás y se nos ha hecho sentir que la soledad es negativa, alrededor de la cual hay toda clase de mitos. Esta construcción se refuerza con expresiones como las siguientes “¿Te vas a quedar solita?”, “¿Por qué tan solitas muchachas?”, hasta cuando vamos muchas mujeres juntas.

La construcción de la relación entre los géneros tiene muchas implicaciones y una de ellas es que las mujeres no estamos hechas para estar solas de los hombres, sino que el sosiego de las mujeres depende de la presencia de los hombres, aún cuando sea como recuerdo.

Esa capacidad construida en las mujeres de crearnos fetiches, guardando recuerdos materiales de los hombres para no sentirnos solas, es parte de lo que tiene que desmontarse. Una clave para hacer este proceso es diferenciar entre soledad y desolación. Estar desoladas es el resultado de sentir una pérdida irreparable. Y en el caso de muchas mujeres, la desolación sobreviene cada vez que nos quedamos solas, cuando alguien no llegó, o cuando llegó más tarde. Podemos sentir la desolación a cada instante.

Otro componente de la desolación y que es parte de la cultura de género de las mujeres es la educación fantástica par la esperanza. A la desolación la acompaña la esperanza: la esperanza de encontrar a alguien que nos quite el sentimiento de desolación.

La soledad puede definirse como el tiempo, el espacio, el estado donde no hay otros que actúan como intermediarios con nosotras mismas. La soledad es un espacio necesario para ejercer los derechos autónomos de la persona y para tener experiencias en las que no participan de manera directa otras personas.
Para enfrentar el miedo a la soledad tenemos que reparar la desolación en las mujeres y la única reparación posible es poner nuestro yo en el centro y convertir la soledad en un estado de bienestar de la persona.

Para construir la autonomía necesitamos soledad y requerimos eliminar en la práctica concreta, los múltiples mecanismos que tenemos las mujeres para no estar solas. Demanda mucha disciplina no salir corriendo a ver a la amiga en el momento que nos quedamos solas. La necesidad de contacto personal en estado de dependencia vital es una necesidad de apego. En el caso de las mujeres, para establecer una conexión de fusión con los otros, necesitamos entrar en contacto real, material, simbólico, visual, auditivo o de cualquier otro tipo.

La autonomía pasa por cortar esos cordones umbilicales y para lograrlo se requiere desarrollar la disciplina de no levantar el teléfono cuando se tiene angustia, miedo o una gran alegría porque no se sabe qué hacer con esos sentimientos, porque nos han enseñado que vivir la alegría es contársela a alguien, antes que gozarla. Para las mujeres, el placer existe sólo cuando es compartido porque el yo no legitima la experiencia; porque el yo no existe..

Es por todo esto que necesitamos hacer un conjunto de cambios prácticos en la vida cotidiana. Construimos autonomía cuando dejamos de mantener vínculos de fusión con los otros; cuando la soledad es ese espacio donde pueden pasarnos cosas tan interesantes que nos ponen a pensar. Pensar en soledad es una actividad intelectual distinta que pensar frente a otros.

Uno de los procesos más interesantes del pensamiento es hacer conexiones; conectar lo fragmentario y esto no es posible hacerlo si no es en soledad.
Otra cosa que se hace en soledad y que funda la modernidad, es dudar. Cuando pensamos frente a los otros el pensamiento está comprometido con la defensa de nuestras ideas, cuando lo hacemos en soledad, podemos dudar.

Si no dudamos no podemos ser autónomas porque lo que tenemos es pensamiento dogmático. Para ser autónomas necesitamos desarrollar pensamiento crítico, abierto, flexible, en movimiento, que no aspira a construir verdades y esto significa hacer una revolución intelectual en las mujeres.

No hay autonomía sin revolucionar la manera de pensar y el contenido de los pensamientos. Si nos quedamos solas únicamente para pensar en los otros, haremos lo que sabemos hacer muy bien: evocar, rememorar, entrar en estados de nostalgia. El gran cineasta soviético Andrei Tarkovski, en su película “Nostalgia” habla del dolor de lo perdido, de lo pasado, aquello que ya no se tiene.

Las mujeres somos expertas en nostalgia y como parte de la cultura romántica se vuelve un atributo del género de las mujeres.

El recordar es una experiencia de la vida, el problema es cuando en soledad usamos ese espacio para traer a los otros a nuestro presente, a nuestro centro, nostálgicamente. Se trata entonces de hacer de la soledad un espacio de desarrollo del pensamiento propio, de la afectividad, del erotismo y sexualidad propias.
En la subjetividad de las mujeres, la omnipotencia, la impotencia y el miedo actúan como diques que impiden desarrollar la autonomía, subjetiva y prácticamente.

La autonomía requiere convertir la soledad en un estado placentero, de goce, de creatividad, con posiblidad de pensamiento, de duda, de meditación, de reflexión. Se trata de hacer de la soledad un espacio donde es posible romper el diálogo subjetivo interior con los otros y en el que realizamos fantasías de autonomía, de protagonismo pero de una gran dependencia y donde se dice todo lo que no se hace en la realidad, porque es un diálogo discursivo.

Necesitamos romper ese diálogo interior porque se vuelve sustitutivo de la acción ; porque es una fuga donde no hay realización vicaria de la persona porque lo que hace en la fantasía no lo hace en la práctica, y la persona queda contenta pensando que ya resolvió todo, pero no tiene los recursos reales, ni los desarrolla para salir de la vida subjetiva intrapsíquica al mundo de las relaciones sociales, que es donde se vive la autonomía.

Tenemos que deshacer el monólogo interior. Tenemos que dejar de funcionar con fantasías del tipo: “le digo, me dice, le hago”. Se trata más bien de pensar “aquí estoy, qué pienso, qué quiero, hacia dónde, cómo, cuándo y por qué” que son preguntas vitales de la existencia.

La soledad es un recurso metodológico imprescindible para construir la autonomía. Sin soledad no sólo nos quedaremos en la precocidad sino que no desarrollamos las habilidades del yo. La soledad puede ser vivida como metodología, como proceso de vida. Tener momentos temporales de soledad en la vida cotidiana, momentos de aislamiento en relación con otras personas es fundamental. y se requiere disciplina para aislarse sistemáticamente en un proceso de búsqueda del estado de soledad.

Mirada como un estado del ser –la soledad ontológica– la soledad es un hecho presente en nuestra vida desde que nacemos. En el hecho de nacer hay un proceso de autonomía que al mismo tiempo, de inmediato se constituye en un proceso de dependencia. Es posible comprender entonces, que la construcción de género en la mujeres anula algo que al nacer es parte del proceso de vivir.

Al crecer en dependencia, por ese proceso de orfandad que se construye en las mujeres, se nos crea una necesidad irremediable de apego a los otros.

El trato social en la vida cotidiana de las mujeres está construido para impedir la soledad. El trato que ideológicamente se da a la soledad y la construcción de género anulan la experiencia positiva de la soledad como parte de la experiencia humana de las mujeres. Convertirnos en sujetas significa asumir que de veras estamos solas: solas en la vida, solas en la existencia. Y asumir esto significa dejar de exigir a los demás que sean nuestros acompañantes en la existencia; dejar de conminar a los demás para que estén y vivan con nosotras.

Una demanda típicamente femenina es que nos “acompañen” pero es un pedido de acompañamiento de alguien que es débil, infantil, carenciada, incapaz de asumir su soledad. En la construcción de la autonomía se trata de reconocer que estamos solas y de construir la separación y distancia entre el yo y los otros.

http://www.rednacionalderefugios.org.mx/la-soledad-y-la-desolacion.html

75 comentarios:

  1. Precioso artículo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. La soledad es mala para todo el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afrontarla de forma positiva como Marcela nos indica es empoderador

      Eliminar
    2. La soledad no es mala para mí. me gusta estar sola, lo disfruto y no la cambiaría por nada. Ojo con generalizar.

      Eliminar
    3. Con respeto, hay compañías que son peores que la soledad.

      Eliminar
    4. Me gusta la soledad me hace bien para meditar

      Eliminar
  3. MUY INTERESANTE, Y COMPARTO LA CONSTRUCCION EN SOLEDAD, PORQUE ES ESENCIAL, AL SER HUMANO,MASCULINO Y FEMENINO, PERO LA POSIBILIDAD DE ACOMPAÑARSE SIN FUSION, ES UN TRABAJO PERMANENTE DE DIFERENCIACION YO NO YO, GRACIAS SE VE MUY TRABAJADA LA TEMATICA, Y ES BUENO DIFUNDIRLO PARA PERDER EL MIEDO A QUE LA DEJEN SOLA, SOLITA Y SOLA, UNA RONDA INFANTIL, QUE MARCO UNA GENERACION.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ayúdanos a que llegue a muchas mujeres y encontremos lo positivo de esa situación

      Eliminar
  4. En mi opinión... nos han educado a hombres y mujeres para estar separados... o estar juntos todos confundidos... somos Seres Humanos y somos como las células... en grupo actuamos y creamos... y nos sentimos felices... claro siempre y cuando seamos LIBRES de pensamiento y acción!!!! Solos no existiríamos ni siquiera!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcela habla machismo de la sororidad y el affidamento también que nos pone en valor Gracias ayúdanos a que llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  5. Buenas noches, gracia por compartir mucha sabiduria sobre todo los aportes de Marcela Lagarde, agradezco con mucho amor, abrazos de fortalezas y alegría en sus caminares laura gomez flores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura Gomez Flores ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  6. Excelente ensayo. Culturalmente hemos aprendido a validar nuestro ser y proceder a partir del colectivo sin contemplar que para ello es primordial carearnos y recrearnos en soledad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcela dice que a las mujeres se nos ha negado el amor propio incluso ,Gracias. ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  7. Realista hasta derruir siglos de estereotipos y prejuicios que someten a las MUJERES!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcia ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias, ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  9. Tenemos que ir quitando las vendas para ver y entender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Marcela nos ayuda a liberarnos de esas vendas. Gracias ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  10. Está reflexión me ha caído justo en la soledad que he estado repudiando por un largo tiempo, sin embargo me ha movido la zona de confort que me he construido, me deja con muchas interrogantes que la doledso me ha de responder...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te sirve y después de la soledad , estate atenta a la sororidad . Dice Marcela ¿ que sería de las mujeres ,sin las otras mujeres?. Gracias ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  11. Excelente artículo, me hizo ubicarme y darme cuenta que voy bien porque estoy donde quiero estar yo con mi "Yo'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ! que bueno Mary Rojo !Gracias por estar por aquí. Ayúdanos a que este mensaje llegue a muchas mujeres !

      Eliminar
  12. Interesante tanto como discutible, daría para muchas conversaciones.
    Pero mira tu por dónde el fundamentalismo lingüístico de género, presuntamente liberador, nos convierte en ...sujetas
    El genio del idioma lo llama Alex Grijelmo

    ResponderEliminar
  13. Ojalá que todas las sujetas consigamos la libertad ( hay muchas palabras con distintas acepciones ) Y desde luego debemos empezar a aprender a no estar sujetas por la cultura patriarcal .

    ResponderEliminar
  14. Maravilloso y liberador artículo!! Lo comparto con mucho gusto! Saludos cordiales!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Hermosa forma de reflexionar y adentrarse en uno mismo, explorar esos sentimientos de apego que confunden en gran manera. Excelente articulo. Gracias!!

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo, me encanta como lo expresa, yo creo que la fortaleza de la persona se mide por la capacidad de aguantar la soledad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La incapacidad de afrontarla limita y te vende en algún sentido

      Eliminar
  17. Excelente aportación de la Dra Lagarde, es indispensable darle el debido peso a la "Soledad", e ir quitando la construcción social de que solo se puede disfrutar de la vida estando acompañado de los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí Marcela nos habla de este escenario en otros textos nos habla de vivir en convivencia sin pagar peajes .Sin duda es muy sabia .

      Eliminar
  18. Tremendo texto, me cuesta mucho ser autonoma. Gracias por la caridad del texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayúdanos a que llegue a muchas para ayudarle a superar ese problema

      Eliminar
  19. Pienso que el punto de equilibrio es una regla de oro vital. Tanto el saber vivir en soledad como el saber vivir en convivencia encierran sabiduría, todo depende de cómo "digerimos" cada uno de los escenarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí Marcela nos habla de este escenario en otros textos nos habla de vivir en convivencia sin pagar peajes .Sin duda es muy sabia .

      Eliminar
  20. Concuerdo en lo general, pero no en lo particular referente a que la mujer, y cito a la autora: "... una demanda típicamente femenina es que nos “acompañen” pero es [...] incapaz de asumir su soledad"
    Creo que no, para la sociedad (mujeres y hombres de diversas edades) es mas "normal" que una mujer se quede sola que un hombre, si él dura solo mucho tiempo se le ve con lástima, mas si tiene hijos y los cría solo, todo un heroe, en una mujer eso no se ve así, porque es lo "natural", injusto ¿no? porque en mi percepción son mas los hombres los que no son capaces de asumir su soledad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá los seres humanos somos muy parecidos , hay unos mandatos patriarcales que todas y todos debemos cuestionar pues nos limitan .

      Eliminar
  21. En la soledad encuentras todo, te encuentras... No creo que solo le pase a las mujeres, yo soy hombre y también me he preguntado: ¿Y si me quedo sólo? Recuerdo al inicio que me invadía el miedo, sin embargo comencé a trabajar en ello y ahora disfruto mucho estar conmigo mismo por qué creo que de ahí vienen las mejores lecciones de vida, "el darte cuenta" de como piensas, que piensas, que sientes, por qué lo sientes, para que lo sientes, por qué actuas, para que lo haces etc... Es hermoso conocerte de esa forma, aprendamos a estar solos, ahí están las respuestas, en soledad y observación. 🙏🏼😌🌿 Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  22. Muy buen artículo. Falta mencionar la pérdida de autonomía en la vejez, el deterioro físico y cognitivo, cuando ya no podemos hacer lo que hacíamos antes, cosas tan elementales como preparar nuestros alimentos y bañarnos. Más doloroso aún cuando conservamos plena lucidez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te toca a ti Eva reflexionar sobre esos temas nuevos para el mundo que se mueve con otros esquemas , Gracais por estar por aquí

      Eliminar
  23. Te toca a ti Eva !!! Y yo diría a todos reflexionar sobre el tema de la soledad y desolación en la vejez y/o por otra causa como incapacidad física ya que todos si se puede llegaremos a viejos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguiendo los consejos de Marcela de empoderarnos te hacia esa propuesta que sin duda es muy difícil . Nos toca a todas y a todos reflexionar sobre las nuevas situaciones que nos propone la vida . No obstante le propondremos a Marcela que nos cuente su pensamiento que seguro es muy lucido.

      Eliminar
  24. Muy claro el recorrido de Marcela, creo que la soledad nos acompañó siempre a las mujeres pero no la autonomía, la sociedad nos impuso ser sujetas del patriarcado, por eso esa palabra "sujeta" también es cuestionable en nuestra deconstrucción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar por aquí y dejarnos tu opinión . Marcela en otros puntos de esta página nos habla de esa nueva actora que estamos construyendo . Ayúdanos a que su mensaje llegue a todas para que de verdad seamos sujetas y no objetos

      Eliminar
  25. Excelente artículo...
    La soledad es necesaria, más o indispensable.

    Estamos en un momento propicio para reflexionar, para nuestro reencuentro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda estamos en momento de conocernos y cambiarnos y eso el ruido de fuera nos lo impide. Gracias por estar por aquí y dejarnos tu opinión. Ayúdanos a que su mensaje llegue a todas para que de verdad seamos sujetas y no objetos de otros

      Eliminar
  26. Que lindo aprender a construir la soledad...y seguramente a veces duela...pero siempre fortalece...y lo mejor es que nos encuentra con nosotras..estamos aprendiendo a pararnos...gracias x las bellas palabras Marcela...un ayudon para el camino de crecimiento

    ResponderEliminar
  27. Soy de una comunidad donde la vida se vive en colectivo, el compartir penas y alegrías, acompañar y dejarme acompañar es un valor. Somos seres codependientes (codependemos de otros seres vegetales, animales, minerales y humanos). Creo que nuestra autonomía como mujeres es una construcción que pasa por hacer conciencia de nuestro amor propio y nuestra fuerza interior, que debemos amarnos y amar sin apegos para no dañar ni dañarnos, pero no hay una fórmula universal, no es obligarnos y condenarnos a no compartir con otros seres, cuando lo que somos como seres lo hemos construido a partir de la interacción social o comunitaria. Creo que en el planteamiento hay un sustento muy patriarcal y a su vez colonial de la autonomía VS la dependencia (control de las emociones), yo no creo que como MUJRES nos debemos combertir en nuestra propia institutriz nazi para ser autónomas. Aprender a ser, pasa por desatar las carimbas mentales de la colonialidad y sus fórmulas generales para sanar el cuerpo y el alma y enseñar a ser mujeres valerosa. Pará mí felicidad es Vital compartir mis penas y alegrías con los seres que me aman y que yo amo, sano en colectivo y crezco en colectivo. Soy porque somos (Ubuntu)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fortalecer el yo no implica debilitar el nosotr@s.y que Marcela reflexiona en ese aspecto siempre proponiendonos una deconstrucción de modelos patriarcales.

      Eliminar
  28. Los comentarios son seleccionados previamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar de feminismo siempre trae moscones , incluso virus .Intentamos protegernos .(Piensa en el tema del aborto por ejemplo)

      Eliminar
  29. Difiero en el tema, ya que por el hecho de vivir sumergidos dentro de una sociedad, la soledad es redundante y como tal en la práctica no estaríamos del todo solos, ya con el hecho de salir a la calle directa o indirectamente tenemos compañía, porqué en mi forma de pensar, sí en realidad nos encontramos verdaderamente sólos, no pasaría mucho tiempo en que nos volviéramos locos o hasta llegaríamos al suicidio, por éso comento que la soledad dentro de una sociedad es redundante, necesitaríamos ser ermitaños para poder hablar de soledad como tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no ha observado bien y que dentro del ruido social hay muchas personas que se sienten solas y sufren por ello.

      Eliminar
  30. Valioso análisis de género, toda persona hombre o mujer debemos aprender a disfrutar la soledad, lo cual no quita que también disfrutemos los momentos en que compartimos socialmente la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar por aquí. Ayúdanos a que puedan leerla más personas

      Eliminar
  31. Es importante no encasillar este texto o pensar que es malo querer la compañia de los demás, más bien hace énfasis en lo importante que es saber estar solos disfrutando de uno mismo, teniendo la oportunidad de conocer sinceramente nuestros pensamientos, fortalezas, gustos, miedos, anhelos, etc. Cuando sabemos buscar ese espacio para estar solos es una maravilla disfrutar esa libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que Marcela quiere enfocarse en los miedos a la Soledad. Ella también nos habla de sororidad y siempre celebra nuestro trabajo y disfrute colectivo.

      Eliminar
  32. Hermosa reflexión, particularmente fui criada para temerle a la soledad y ese siempre ha sido mi talón de aquiles. Un abrazo desde Ecuador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho de educación patriarcal en ese sentir la soledad , por eso estas palabras de Marcela son de gran ayuda. Consigamos que conforten e inspiren a muchísimas mujeres difundiendo

      Eliminar
  33. Esta situación se evidencia desde que somos niñas, te vas a quedar sola solo por tener un carácter autónomo e independiente. Y mucho más cuando dicen por alguna mujer separada que “por suerte rehizo su vida” al final atar nuevamente en pareja, sin mencionar siquiera las grandes transformaciones que pudo tener en ese periodo de estar sola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu reflexión super clara , Carmiña , que denota esa idea de que la soledad es mala para la mujer . Felizmente cada día somos menos presas del patriarcado y somos más capaces de soltarnos de sus cadenas y condenas .

      Eliminar
  34. Una lectura necesaria para romper esquemas y crecer. Lectura oportuna para repensar y comprometernos a los cambios que nos generen una mejor calidad de vida con amor y sin temor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayúdanos a que llegue a todas y todos . Gracias

      Eliminar
    2. Muy buena lectura. Soy mujer sola hace muchos años, me gusta la soledad, me ha ayudado a crecer, por supuesto he sido independiente y autónoma con mis decisiones. Me he equivocado, he sobrevivido a acontecimientos muy difíciles, también a cosas buenas, bonitas. Interesante, muchas gracias.

      Eliminar
    3. Gracias pro tu comentario. Ayúdanos a que muchas mujeres lo lean y disfruten de su soledad

      Eliminar
  35. Me encantó, nunca había pensado que mis "sentimientos" y "emociones", fueran implantados como algo "natural" la protección y la necesidad de sentirme protegida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar por aquí ¡¡Marcela nos hace reflexionar sobre comportamientos que nos han asignado .

      Eliminar