Acerca de nosotras ·

miércoles, 30 de marzo de 2011

Mujer de Irán: Shirin Ebadi



 ¿Quién define el Islam?

"Las mujeres egipcias tienen suerte en un aspecto: Ellas han sido testigos de la dificultades de las mujeres iraníes y han visto cómo el estado islámico  ha secuestrado  la revolución iraní, ha cambiado las leyes y revertido los avances  de las mujeres. Mi consejo a las mujeres egipcias es" no cedáis frente a un gobierno que os obligué a elegir entre vuestros derechos y el Islam”.. Creo que  Irán fue una lección para las mujeres en toda la región". Dijo  Shirin Ebadi en conversación con Deniz Kandiyoti

Deniz Kandiyoti: La ola de protestas en el mundo árabe  ofrece nuevos caminos, así como la incertidumbre y el peligro. Como defensora de los derechos de la mujer que ha vivido la  agitación revolucionaria en Irán, ¿cómo valora las posibilidades y peligros?           
Shirin Ebadi: Me gustaría concentrarme en Túnez y Egipto. Hay diferencias importantes entre ambos. La representación de la mujer en la sociedad civil es más fuerte en Túnez. El gobierno Habib Bourgiba, aunque no democrático, ayudó a promover el laicismo y ha cambiado las leyes en favor de las mujeres. Como resultado, la situación de la mujer en Túnez es más favorable que la de otros países árabes. Hay mujeres con mucho poder  en la esfera pública. Por ejemplo, Sohair Ben Hassan, una mujer muy progresista y comprometida y líder de una de las mayores organizaciones de Derechos Humanos en Túnez dirige  también   la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH). No es casualidad que cuando el líder del movimiento islámico en Túnez volvió después de veinte años de exilio, lo primero que dijo fue que no era ni Jomeini, ni los talibanes.

Deniz Kandiyoti: ¿Qué pasa con Egipto?        
Shirin Ebadi:. Cuando yo estuve en Egipto hace tres años me quedé asombrada por el número de mujeres jóvenes que llevaban velo, decían que sus padres no estaban respetando la identidad nacional,  y que ellas la  habían encontrado . Estaban en contra del régimen de Mubarak. Habia  movimientos comunistas y laicos  en la oposición, pero que eran fácilmente acosados y no podían continuar con sus actividades fácilmente y no pudieron evitar que los islamistas se organizaran-no se puede cerrar las mezquitas. Como resultado, la oposición no islamista se debilitó, y la Hermanos Musulmana es hoy el grupo de oposición más poderoso de Egipto. El ejemplo de Irán asusta a las mujeres de Egipto que no quieren compartir la misma suerte. Para calmar estos temores  los  Hermanos Musulmanes, dijeron que el levantamiento de Egipto no es un levantamiento islámico,  que musulmanes y cristianos han luchado unos al lado de los otros. Se comprometieron a apoyar y participar en un gobierno no islámico. ¿Van a cumplir por sus promesas? ¿O cambiaran  su postura si se consolida su poder? Es demasiado pronto para saberlo. Las mujeres egipcias  tienen la suerte de que han sido testigos de la difícil situación de las mujeres iraníes y han visto cómo el estado islámico se ha apropiado de la revolución iraní,   cambiando  las leyes y dando marcha atrás a  los avances en los derechos de las mujeres Por lo tanto, se pondrán en pie de lucha por sus derechos. Creo que Irán fue una lección para las mujeres en toda la región.         

Deniz Kandiyoti:   Si tuviera que darle un consejo  al movimiento de mujeres en Egipto, cual sería?
Shirin Ebadi: Mi consejo  más importante  a la mujer egipcia es " no cedáis frente a un gobierno que os obligué a elegir entre vuestros derechos y el Islam”. No  os dejéis  poner en ese  aprieto. Los gobiernos que invocan el nombre de "Islam" en su propia definición confrontaran al pueblo a  este dilema y a esa falsa elección. Ellos dirán: " O  sois  musulmanes y aceptáis nuestras leyes o no sois  musulmanes". Esa es exactamente la forma en que el gobierno ha actuado  en Irán. Cuando te enfrentas a alguien que viene de una familia muy religiosa con esta pregunta, le haces dudar. Por lo tanto, no debemos llegar a un punto en el que un gobierno pueda tener el derecho a plantear esta cuestión. Entender bien el Islam y así promover  que las mujeres conozcan sus diferentes interpretaciones  es importante. Asi  cuando los gobiernos digan a las mujeres "esto es el Islam",  ellas estarán bien preparadas para contrarrestar sus argumentos.         

Deniz Kandiyoti: Sí, pero seguro que hay autoridades que hablan en nombre del Islam, como los ulama. Las mujeres pueden obtener preparación, pero  tendrán  alguna autoridad?     
Shirin Ebadi: Es muy natural que el discurso de los ulama sea un discurso paternalista, pero tenemos que contar con las mismas herramientas para poder demostrar que el Islam puede ser algo diferente. Podrán tener el poder político y rechazar las interpretaciones de las mujeres, pero  hay que tener  en cuenta que nos dirigimos al pueblo musulman. Es la población musulmana la que tiene que  convencerse de que pueden seguir siendo musulmanes y tener diferentes leyes y ambiciones. Este es el único camino verdadero para impugnar la legitimidad de los ulama conservadores, ya que ellos tienen todo el poder de la obediencia del pueblo. También está el hecho de que parte de los ulama se estarán al lado del pueblo, y que proporcionarán interpretaciones que la gente aceptara. Eso es exactamente lo que ocurrió en Irán cuando ulemas de muy alto rango  ofrecieron interpretaciones totalmente en contra de la línea oficial del gobierno. La gente ha entendido que el gobierno no tiene el monopolio sobre el Islam, y  ese es el principio del despertar del pueblo.

Deniz Kandiyoti: ¿Cree usted que el movimiento de mujeres en Egipto y las plataformas de derechos de la mujer serán capaces de formar alianzas amplias?
Shirin Ebadi: Si las mujeres egipcias creen que sus derechos legales están en peligro de extinción, sin duda se juntaran, se uniran, lo mismo que en Irán. A principios de la revolución había algunas personas que ni siquiera querían  hablar conmigo. Pero ahora estas mismas mujeres hablan claramente y con una voz aún más radical que la mía! La experiencia demuestra que cuando las mujeres se enfrentan a la tiranía y la injusticia, se unen.

Deniz Kandiyoti: Déjame actuar como abogado del diablo aquí. Hay constituciones modernas en muchos países árabes que acuerdan  iguales derechos de ciudadanía para los hombres y las mujeres, pero cuando nos fijamos en las leyes de estatus personal, se ve que las mujeres no gozan de iguales derechos en materia de herencia, divorcio o custodia de los hijos, por no hablar de la cuestión de la poligamia. Por tanto, es posible argumentar que las mujeres  están privadas de la igualdad de derechos, y sin embargo esto no ha cristalizado en un impulso a la unidad.
Shirin Ebadi: Déjeme correjirla  en este punto. Ninguna de las constituciones de los países islámicos concede a las mujeres la igualdad de derechos. Porque siempre hay una cláusula que establece que  las leyes están supeditadas a la conformidad con el Islam. Así que la Constitución puede tener la apariencia de la igualdad en términos de derechos de ciudadanía, pero en realidad las leyes siguen dependiendo de la Sharia y la Sharia se interpreta por aquellos que ejercen  el poder. La principal cuestión que siempre ha quedado  sin respuesta en las constituciones de estos países es "quien define el Islam"?.

Deniz Kandiyoti: Ahora estamos asistiendo a la redacción de nuevas constituciones. Como abogado cree usted que es posible redactar constituciones que sean capaces de hacer frente a la desigualdad de las mujeres?
Shirin Ebadi: Todo depende del proceso político y cómo la política actua. Ni que decir tiene que las constituciones deben ser aprobadas por la mayoría de la gente. Los partidos políticos tienen un papel importante que desempeñar a este respecto, pero el problema en  países sometidos a reglas despóticas por años es que los partidos políticos no tienen tanto poder y el desarrollo de la política se ha truncado en general. Por otro lado, también se debe tener en cuenta que no se puede lograr los derechos ideales en una sociedad de una sola vez, es un proceso gradual. Fíjese lo que ocurrió en Afganistán. Se escribió una nueva constitución que fijaba  una cuota de mujeres en el parlamento. Lo hicieron para sacar a las mujeres de la exclusión  de la política. Pero vimos que cuando una mujer parlamentaria comenzó  a hablar de derechos de las mujeres en el parlamento, los otros parlamentarios la echaron. En realidad, la cuota para las mujeres ha perdido su significado. Es posible imaginar que se puede escribir una constitución ideal. Pero vamos a lograr la situación ideal, con un cambio de ley? Lo dudo.

Deniz Kandiyoti: Así que usted está diciendo básicamente que la ley sólo puede convertirse en realidad cuando la sociedad  esta sociológicamente preparada para ello.
Shirin Ebadi: Sí, por supuesto. Como abogada, me gusta hablar sobre el papel de la leyes, pero estas sólo debe estar un paso por delante de la cultura de una sociedad a fin de lograr la mejora y el progreso. En otras palabras, el Estado de Derecho debe servir para mejorar la sociedad - y por esa misma razón sólo puede ir un paso por adelante. Es por eso que las leyes que tienen más de un paso por delante se quedan en el papel. Por esa razón, esas reescrituras de las leyes deben ir unidas a  un excelente conocimiento de la sociedad y asegurarse de que no establece metas inalcanzables

Deniz Kandiyoti: Como abogado de derechos humanos me imagino que respalda los objetivos de igualdad entre los géneros establecidos en los instrumentos internacionales de normalización. ¿Cree usted que es posible cerrar la brecha entre los derechos reconocidos a las mujeres en los marcos de derechos humanos universales y los actuales marcos jurídicos de los países musulmanes?
Shirin Ebadi: Sí, pero esto sólo puede ser un proceso gradual. Mire  una sociedad como Bahrein o Libia, donde la poligamia es común. ¿Cómo se puede cambiar esa ley de la  noche a la mañana y  prohibir de la poligamia pura y simplemente? El primer paso es aprobar una ley que haga hincapié en que el Corán sea de aplicación   sólo cuando la justicia plena se puede establecer entre los cónyuges, y la justicia no consiste solamente de dinero y apoyo material, sino también amor y cuidado. Por lo tanto, la poligamia podría permanecer con condiciones más estrictas y la mujer cuyo marido consigue otra esposa debería tener derecho a obtener el divorcio. Esto no es una ley ideal, en realidad está muy lejos de ser ideal. Pero es el primer paso. Estas limitaciones pueden condicionar  la sociedad y hacerla más receptiva a aceptar cambios. Si quieren cambiar esa ley de la noche a la mañana, muchos hombres se van a casar de todas formas y no se registrarían, y las mujeres permanecerán en silencio. Repito: se puede escribir una  nueva ley, pero ¿cuál sería el destino de esta ley? ¿Encontrara el favor del pueblo? El deber de un abogado es conocer la sociedad para la que está escribiendo la ley, y al mismo tiempo tener todos los criterios de los derechos humanos en la mente para dirigir la sociedad en esa dirección.

Deniz Kandiyoti: Cuando usted dice " la sociedad" no está lista ¿realmente quiere decir que los hombres no están preparados? ¿Cree usted que muchas mujeres se opondría a una ley que restrinja o prohíba la poligamia?
Shirin Ebadi: Sí, la poligamia es peligrosa, pero a los  hombres le gusta! Déjame hacerte una pregunta: ¿de dónde proceden de patriarcado? ¿lo ha aprendido el  hombre  sólo de su padre? ¿No ha visto que su madre ha obedecido y que su reacción fue la de llorar en silencio? Por desgracia, uno de los portadores de las culturas patriarcales son las mujeres, a pesar de que son víctimas de ellas. Yo comparo esto con hemofilia, una enfermedad genética transmitida de madre a hijo. La cultura patriarcal se transmite de la misma manera de la madre al hijo. Mi argumento es: no tratar a los seres humanos como víctimas, sino decirles que es su responsabilidad el  luchar contra esta cultura. Al ver a las mujeres sólo como víctimas, se olvida  su responsabilidad.

Deniz Kandiyoti: Una reflexión final. Ha estado hablando de la necesidad de un proceso gradual de reformas legales. Pero este proceso ya se  ha estado dando por mucho tiempo ahora. Por ejemplo,El Código Cívil  otomano propuso ya a finales del siglo diecinueve hacer la poligamia más difícil y condicionarla a la aprobación de la primera esposa. Reformas similares han estado ocurriendo en muchas partes del mundo musulmán. Pero Jomeini fue capaz de revertir todos estos esfuerzos de un dia para otro.           
Shirin Ebadi: No,  Jomeini no hizo los cambios tan repentinamente. Si hubiera sido asi la gente como yo no estaría aquí. ¿ De dónde vengo? Las leyes cambiaron porque tenían el poder político. Pero la sociedad no lo aceptó. Por esa razón, las personas tomaron las riendas de sus vida y lucharon contra ellas. Al principio no eramos muchos  por dos razones. La primera  era una razón política. La izquierda y algunos partidos laicos decían que no era el momento para discutir estos asuntos, que se trataba de cuestiones marginales que nos distraigan de nuestros objetivos principales. El mayor partido de izquierda en Irán, el partido Tudeh, les dijo a las mujeres que llevaran el hijab. Esto puede sorprender, pero inicialmente el hiyab no es obligatorio en Irán, sólo las mujeres que trabajaban en los órganos de gobierno tenían  que usarlo. Durante ese período, había  una joven que vendía el periódico del partido comunista Tudeh y llevaba el hiyab. Cada vez que la veia  solía tomarle el pelo diciendo "te  comprare tu periodico si te quitas el hijab" se lo decía   tanto, que se puso en otra esquina! La segunda razón es que había menos mujeres con formación que ahora  , y la mayoría eran sobre todo  mujeres tradicionales. Poco a poco las mujeres tradicionales salieron de sus casas y la modernidad nació en las calles. Una mujer que sale a la calle no  puede  ser acallada. Una mujer que va a la universidad no puede ser acallada. Cuando una mujer trabaja y tiene su propio salario no puede ser acallada. Por lo tanto, poco a poco nuestros seguidores crecieron. Las mujeres que al principio eran nuestras enemigas son ahora más radicales que yo  y eso me encanta ¡Porque al principio de la revolución me  sentía sola.  Ahora creo que somos  mayoría. La facción favorable a Jomeini nunca triunfo . Su cultura no se consolido, sino la punta depistola.    

Deniz Kandiyoti: Ha mencionado  el peligros deque  los partidos políticos laicos alegaran  que los derechos de la mujer eran  una cuestión secundaria y que no era el momento adecuado para ponerlas enla agenda , y también de la pasividad de algunas de las mujeres tradicionales en el mundo árabe. ¿Cree usted que para llegar a ser más militantes tienen que pasar por el mismo proceso de politización por el que pasaron   las mujeres en Irán?
Shirin Ebadi: No hay necesidad de que el ser humano  reinvente la rueda. Podemos aprender unos de otros. Podemos mirar a Irán y ver lo que pasó allí. En este sentido, la comunicación se presenta como una gran ayuda. Es por esa misma razón que los dictadores odian la comunicación libre.

Deniz Kandiyoti: Entonces, ¿Es usted optimista sobre las perspectivas de los movimientos de mujeres y la promoción de los derechos de las mujeres en Túnez y Egipto?
Shirin Ebadi: Sí, soy optimista. Aunque creo que la situación en Túnez es un poco mejor también soy optimista acerca de Egipto. Con el tiempo logrará la igualdad de derechos. Tienen un periodo de campaña por delante de , esto, naturalmente, llevará tiempo. Pero acabara llegando.

Deniz Kandiyoti: ¿Visualiza  el día en que los hombres participen en  las  manifestaciones de las mujeres por la  igualdad de derechos?
Shirin Ebadi: Sí, En Irán con seguridad . Tuve algunos clientes hombres que venían a las  manifestaciones de las mujer, que fueron arrestados y encardelados. La lucha por los derechos de la mujer y la democracia son paralelos. Son dos caras de una misma moneda. Y las mujeres que luchan por la igualdad de derechos son parte estructural de la democracia. los hombres iraníes lo han comprendido. Ellos saben que la victoria de los derechos de la mujer es el principio de la democracia.

Deniz Kandiyoti: Las mujeres se movilizaron durante las protestas en las calles árabes. Estaban allí en la avenida Bourgiba en Túnez y de la Plaza Tahrir en El Cairo. Pero esto ha ocurrido antes. ¿Qué garantía hay de que no se les invitara a regresar a sus hogares  cuando  cambie el régimen?
Shirin Ebadi: No hay ninguna garantía. Esta ha sido la experiencia de las mujeres iraníes que han estado luchando por sus derechos durante unsiglo. La única garantía es la voluntad del pueblo en su búsqueda de libertad.





Shirin Ebadi es una abogada iraní de derechos humanos que fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2003. Entre 1975-1979 fue presidenta del Tribunal de la ciudad de Teherán, pero se vio obligada a renunciar después de la revolución de 1979. En la década de 1980, fundó la Asociación para los Derechos del Niño, y fue encarcelada brevemente por sacar a la luz  planes para asesinar a  disidentes. Entre sus libros están  Los Derechos del Niño: un estudio de los aspectos jurídicos de los derechos de los niños en Irán (1994), e Historia y la Documentación de los Derechos Humanos en Irán (2000). 
http://www.opendemocracy.net/5050/shirin-ebadi/shirin-ebadi-who-defines-islam?utm_source=feedblitz&utm_medium=FeedBlitzEmail&utm_content=201210&utm_campaign=Nightly_2011-03-24%2006:30
Leer más...

martes, 29 de marzo de 2011

Por los derechos de la mujer Libia



 COMUNICADO DE PRENSA de AMNISTÍA INTERNACIONAL 

28 de marzo de 2011

Hay que investigar a fondo la violación de una mujer en Libia

Amnistía Internacional ha declarado hoy que las autoridades libias tienen la obligación de investigar el caso de una mujer que afirmó haber sido violada por fuerzas leales al coronel Muamar al Gadafi.

“Las denuncias de Iman al Obeidi son nauseabundas. Las autoridades libias tienen que investigar el asunto de forma inmediata, imparcial e independiente y poner a los responsables a disposición de la justicia si se concluye que lo que es mujer ha denunciado tiene fundamento,” ha declarado Malcolm Smart, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Es muy preocupante que a Iman al Obeidi se la llevaran a rastras agentes de seguridad libios al intentar hablar con periodistas. Las autoridades tienen que decir dónde está ahora y garantizar su seguridad y bienestar. Y si está detenida, tienen que ponerla en libertad de forma inmediata."

"Las autoridades libias tienen un largo historial de silenciamiento de quienes se atreven a denunciar violaciones de derechos humanos. Por ello es incluso más preocupante que no dudaran en hacerlo, sin reparos a la hora de recurrir a la mano dura, y a pesar de la presencia de representantes de medios internacionales de comunicación."

Iman al Obeidi fue detenida el pasado sábado tras irrumpir en el hotel de Trípoli donde se aloja la prensa internacional denunciando a gritos que había sido violada.
Leer más...

lunes, 28 de marzo de 2011

Escuchamos a Wassyla Tamzali



SERGI DORIA 27/03/2011
 
La argelina Wassyla Tamzali es partidaria de llamar a las cosas por su nombre.
—¿El burka no es musulmán?
—Definitivamente, no. En los países musulmanes es pre-islámico y su práctica está delimitada: península arábiga, Afganistán, sur de Irán... El burka no tiene nada que ver, por ejemplo, con la población bereber del Magreb: las mujeres bereberes no llevan velo.
—¿Ni un símbolo religioso?
—No es un símbolo religioso. No existe ningún pasaje del Corán que hable del burka: supone, pura y simplemente, un símbolo de dominación. Una forma de terrorismo intelectual, religioso y moral contra la libertad de las mujeres.
—Hay quien habla de «feminismo islámico».
—El «feminismo islámico» es un oxímoron, una impostura que se ha infiltrado no sólo en las universidades, sino en organismos internacionales como la Unesco. Las instituciones europeas dedicadas al diálogo con los países del sur del Mediterráneo también han escogido el llamado «feminismo islámico». En España ya se conocen las posiciones ambiguas de la Casa Árabe, y ahora hay que añadir la de la Casa del Mediterráneo de Alicante. No nos engañemos. El feminismo es una ideología de liberación y el islam es de obediencia.
—Afirma que la izquierda no se enfrenta al burka...
—El discurso de la izquierda no deja de sorprenderme. Soy consciente de que hay que controlar la islamofobia de la ultraderecha, pero las respuestas de políticos, intelectuales y feministas de izquierda son inaceptables, erróneas. El pensamiento posmoderno ya no aspira a transformar el mundo, lo acepta tal como es y afirma que el universalismo es europeo y no se debe imponer a otras culturas. La izquierda es incapaz de formular una moral: todo le parece tolerable... La barbarie del burka no hace callar a los corifeos del culturalismo.
—Presentan el velo como un acto de libertad religiosa...
—Si discutes el velo te adscriben a la derecha: no se lo cuestionan porque su idea de libertad se funda en la voluntad subjetiva.
—¿Cómo ve las revueltas en el mundo árabe?
—En esas revueltas nadie ha escuchado eslóganes antioccidentales, ni antiisraelíes, ni proclamas islámicas. Por primera vez, desde la independencia, los pueblos árabes ponen la Historia en marcha. Con la descolonización, la Historia quedó frenada con las dictaduras militares de Siria, Egipto o Argelia.
—Gadafi asegura luchar contra Al Qaida.
—También decían que eran el freno contra el islamismo y por eso los apoyaba Occidente. No se lo crea. Totalitarismo e islamismo se retroalimentan.
—Muchos historiadores sugieren que el islam no ha vivido una Reforma como el catolicismo. ¿Los cambios políticos pueden ayudar?
—El catolicismo se reformó cuando cambiaron los sistemas políticos. La caída del absolutismo abrió las puertas a la reforma religiosa. Este cambio político, si se produce, comportará una reforma en la religión musulmana.
—Dice que muchos musulmanes ya no se reconocen en el islam...
—Si los católicos no se identifican con la Inquisición es lógico que algunos musulmanes no crean en un islam absolutista.
—Quienes no se oponen al burka argumentan que es un fenómeno minoritario, que prohibirlo provocaría un efecto rebote entre los musulmanes más antioccidentales...
—De los musulmanes integrados en la vida democrática no se habla. Es un islam silencioso, mientras que el islam violento acapara los medios. Cuando hablamos de burka nos referimos a un símbolo, no a una simple prenda de lino.
—¿Y la Alianza de Civilizaciones?
—La izquierda española se ha hecho adepta del relativismo cultural. La Alianza de Civilizaciones es un «gadget» político, la respuesta al Choque de Culturas. Si el Choque dividía el mundo entre buenos y malos, la Alianza lo subdividía en civilizaciones múltiples que había que respetar. Acaban en lo mismo: explotar las diferencias.
—Supongamos que los países árabes alcanzan la democracia. ¿Qué hacemos si, como sucedió en Argelia, un partido islamista gana las elecciones?
—El peligro islámico en Argelia ha pasado y no creo que Egipto o Túnez salgan de una dictadura para caer en otra. El peligro es que los militares que controlan aún el poder, como en Egipto, se aliaran con los Hermanos Musulmanes. Llegar a un acuerdo resulta fácil entre quienes no creen en la democracia.
Por SERGI DORIA
Leer más...

domingo, 27 de marzo de 2011

Mujer de España : Amelia Valcárcel



“El feminismo no tiene nada de que avergonzarse”

Entrevista a Amelia Valcárcel, por Laurencia Sáenz lsaenz@nacion.com 11:26 p.m. 12/03/2011

¿Qué es el feminismo?
El feminismo es uno de los pilares de la democracia, y es una de las políticas que nacen con el mundo que vivimos. Porque venimos de sociedades en las cuales las mujeres no son nada. Y lo que ha permitido que las mujeres vayan tejiendo y alcanzando ciudadanía, es un enorme movimiento que ya tiene tres siglos de poner en cuestión que el hecho de ser mujer te excluya de los derechos. Es un movimiento bastante exitoso, pero está muy vinculado, ciertamente, a occidente.
¿Por qué muchas personas lo consideran como un “machismo al revés”?
Por falta de reflexión, y por interés. Por falta de reflexión porque si se puede tirar por una senda fácil, nuestro entendimiento es perezoso. Y en parte por interés: es que el feminismo está vivo, consigue cosas, y realmente es exigente. Por interés, mucha gente puede querer que se entienda mal. Porque el feminismo no es lo contrario del machismo, pero es absolutamente contrario al machismo. Y quiere acabar con él. Y, realmente, el machismo tiene defensores.
El feminismo aspira a la igualdad, pero ¿qué pasa con las diferencias? Corrientes de pensamiento basadas en teorías de la sociobiología sostienen que la diferencia entre hombres y mujeres estaría en los genes: el hombre estaría genéticamente programado para ser racional, constructivo, y la mujer genéticamente programadas para ser más sensible, generosa, conciliadora...
Hace 50 años eso estaba muy en el candelero cuando la sociobiología reactivó ese discurso. Pero no estamos hablando realmente de si las personas son más sensibles unas que otras, o si unas lloran con más facilidad delante de los culebrones. Estamos hablando de si ser mujer te va a condenar al infierno. A tener menos derechos, a pasar miedo, a tener menos dinero o a depender de la voluntad de otro. Entonces, las características secundarias como la sensibilidad no juegan en esto. Lo que juega en el espacio abierto y democrático es la formación, la voluntad y el mérito. El feminismo es un movimiento político, y se desenvuelve en el plano político. Por lo tanto, aspira a la igualdad política, es decir, aspira a que la ciudadanía sea una ciudadanía compartida.
Muchos afirman que hombres y mujeres no podemos ser iguales, pero sí complementarios...
Bueno es una de las cosas que se dicen, que varones y mujeres son complementarios... siempre que a la mujer no le toque ser la parte que es complementaria, está bien. ¡Pero es que las complementarias son siempre las mismas! No, yo creo que todos, varones y mujeres, somos seres humanos y que en sociedades abiertas y libres tenemos que tener capacidad para alcanzar los mismos bienes y vivir una vida buena.
¿Cuáles han sido los principales aportes del feminismo?
El principal aporte del feminismo, nada menos, es volver a la humanidad un solo sujeto. Dese cuenta que la Declaración de los Derechos Humanos de 1948 no se hubiera realizado sin una gran feminista: Eleanor Roosevelt.
El feminismo ha hecho muchísimo por una conciencia de la humanidad distinta y mejor, a parte de haber hecho muchas cosas para obtener derechos que nos estaban negados: el saber, el sentarnos en las aulas universitarias, las profesiones abiertas, las profesiones liberales.
El feminismo ha sido un aliado enorme de la innovación y de la innovación moral. Ha cambiado los registros morales de occidente, enteros. Porque la libertad de las mujeres introduce una novedad que antes nunca ha existido y eso es extraordinario porque nos abre la puerta al mundo nuevo, que no sabemos ni siquiera bien cómo funciona, donde los retos son otros.
El feminismo ha ganado sus batallas en una parte del mundo, la que está más decidida a apostar por la novedad y la innovación. Pero mientras la batalla de las mujeres, de su libertad, no se gane en el mundo completo, no está ganada. En muchas partes del planeta, nacer mujer es un castigo al infierno en vida. Nacer en África es un castigo al infierno en vida. Nacer en muchas partes de Asia es lo mismo. Y en América Latina, usted misma recordará que hay dos o tres sitios que no son nada recomendables...
¿Qué aspectos del feminismo criticaría usted?
Ahí voy a ser muy concluyente: el feminismo no tiene nada de que avergonzarse. No ha producido violencia ni tiene todavía ningún muerto en el campo contrario. Y ha logrado, con métodos pacíficos siempre, y a costa de las vidas de mucha gente sacrificándose, ir consiguiendo meta tras meta.
¿Abraza entonces el feminismo por completo...?
Si no hiciera eso, no sería justa con lo que me ha permitido: no tener que luchar por el voto y tenerlo; no tener que luchar por sentarme en los bancos de la universidad y haber podido hacerlo. Quienes nos precedieron nos dieron muchas cosas ya ganadas. ¿Cómo no estar agradecidas?
¿Observa nuevas formas de opresión contra las mujeres hoy?
La verdad es que en esto de nuevo hay muy poco, son las de siempre. No necesita mucha renovación este asunto: hay violencia contra las mujeres, hay disuasión para que den todo lo que saben dar de sí, hay solidaridad entre ellas porque tienen miedo de lo poco que tiene cada una... el sistema todavía se aguanta porque sigue siendo muy perverso. Y porque la mayoría de la gente que lo encarna ni siquiera se da cuenta de que lo encarna.
¿Qué estrategias de resistencia frente a estas formas de opresión propone usted?
Hay que hacer un feminismo internacional donde quienes tienen la agenda abierta por la misma página se apoyen para conseguir las cosas con más facilidad, con menos duros costos. Esa es una. La solidaridad es la mejor estrategia, y la libertad de palabra es una gran estrategia. Y el feminismo solo puede existir donde hay libertad de palabra y libertad de pensamiento. No creo que en Irán vivan muy buena vida nuestras feministas.
¿Qué opina del lenguaje de género o inclusivo? A mucha gente le parece ridículo.
No lo sé, la primera vez que se dijo “médica”, probablemente alguna persona se asustó. ¡Pero la decimoquinta vez ya no se asusta nadie! La primera vez que se dijo “abogada”, también, y la decimonovena vez ya no se asusta nadie. Yo soy consejera de Estado. La primera vez que se dijo “consejera”, supongo que alguien se asustó.
Pero, como todo, el lenguaje sirve para hablar de lo que hay; lo que pasa es que el lenguaje cambia más despacio que lo que hay. Las mujeres corren más que el lenguaje. Por lo tanto, el lenguaje tendrá que seguir nuestros logros y no preocuparnos de ello. Todo suena muy ridículo, ¡pero a mi más ridículo que la palabra “modisto” me suenan muy pocas cosas! ¡Y la Academia de la Lengua la aceptó en los años 50! ¡Así que allá ellos! Es que les parecía muy poca cosa que un señor que hacía trapos se llamara “modista”. O sea que si a ellos les pareció bien “modisto”... sígase el razonamiento, que va él solo.
¿Qué piensa del lugar de las mujeres en las religiones monoteístas? ¿Hay herramientas desde dentro de la religión para el feminismo?
Ninguna religión va por delante de su sociedad. Nunca. Las religiones solo dicen que Dios quiere lo que las sociedades ya hacen de por sí. Simplemente, no se van a desvivir por nuestra libertad.
Pienso en corrientes actuales, como el feminismo islámico...
Sí, pero en el siglo 19, la hubo en el cristianismo. Entonces, tomemos los textos y digamos que no son tan duros como parecen; que se pueden interpretar de otra manera. Es intentar, desde dentro, cambiar algo. ¡Pero eso se intenta porque desde fuera ya existe la vindicación!
¿Cuál es su posición con respecto al debate sobre el velo integral en España?
Mi posición es que no podemos inventar mucho. Francia ha decidido prohibirlo, y yo creo que Francia ha hecho bien. Porque Inglaterra misma confiesa que su modelo no funciona. Y Alemania ha confesado que el suyo tampoco. ¡El problema es que eso solo les pasa a las mujeres! Es decir, a los varones musulmanes su religión no les manda nada en particular. Cuando una norma solo pesa sobre un sexo, hay que mirar a ver por qué y cómo es, no sea que esconda algo, y ese algo sea grave.
Y si es la mujer quien voluntariamente quiere usar el velo integral, ¿hay que impedírselo?
Ya, pero... si voluntariamente, cuando se abolió la esclavitud, muchos esclavos lloraron, porque querían seguir siendo esclavos. Una persona que se someta voluntariamente a una práctica lesiva, ¿qué quiere decir? Eso no quiere decir que la práctica sea legítima; quiere decir que hay gente que no quiere llevar la contraria a su grupo, por ejemplo. Porque no se siente con fuerzas, nada más. Yo le puedo decir que tengo muchas amigas musulmanas que acogieron muy bien una prohibición del Estado, porque les ahorraba un debate.
¿Cuáles son los desafíos del feminismo hoy en día?
La agenda feminista está abierta ahora por la paridad. Pero esa agenda es una agenda enorme, que significa nada menos que las mujeres tenemos que tener la mira de todo. Como verá, esa agenda no es para mañana, porque significa estar en paridad de poder en la política, la empresa, el mundo económico, el mundo del saber, los medios de comunicación, el mundo de la creatividad y del arte, y la religión.
En todos esos mundos que le he citado, las mujeres tienen una presencia ínfima. Y siguen siendo mundos de enorme poder. Y en muchas partes del mundo, en este planeta donde vivimos, las mujeres no tienen derechos fundamentales, muy, muy elementales. Por ejemplo, no tienen derechos sexuales y reproductivos. ¿Cómo una joven realmente va a mantener su libertad en la mano si ni siquiera tiene derecho a tomarse la píldora del día después, siendo así que verdaderamente no puede negarse a tener relaciones si quiere tener una vida sentimental?
Se ha encerrado a las mujeres en trampas de ignominia. Lo que yo no soporto es la hipocresía en este asunto... y hay mucha.

Amelia Valcárcel
 y Bernaldo de Quirós (Madrid, 16 de noviembre de 1950) es filósofa, catedrática de filosofía moral y política en la UNED (España), consejera de Estado y  vicepresidenta del Real Patronato del Museo del Prado en Madrid. Sus libros más recientes son Feminismo en el mundo global (Cátedra, 2008, 2009) y La memoria y el perdón (Herder, 2010)

Gracias Amelia Valcárcel y Maria Jesus Hernández Sánchez (creadora del cuadro)
http://www.nacion.com/2011-03-13/Opinion/Agora-(1)/Opinion2701453.aspx
Leer más...

viernes, 25 de marzo de 2011

Por los derechos de la mujer de Egipto


Egipto somete a mujeres manifestantes a “pruebas de virginidad”
afrol News, 23 de Marzo 2011
El ejército en Egipto ha obligado supuestamente a manifestantes detenidas en la plaza de Tahrir, en El Cairo, a “pruebas de virginidad” en una operación para expulsar a las manifestantes de la plaza.
Así lo ha denunciado hoy Amnistía Internacional, que ha pedido a las autoridades de Egipto que investiguen las graves denuncias de tortura –incluida la realización forzosa de “pruebas de virginidad”– infligidas por el ejército a manifestantes detenidas en la plaza de Tahrir este mismo mes.      

Después de la violenta operación emprendida por el ejército el 9 de marzo para expulsar a los manifestantes de la plaza, al menos 18 mujeres fueron puestas bajo custodia militar. Las manifestantes han contado que las golpearon, les aplicaron descargas eléctricas, las sometieron a registros corporales sin ropa mientras soldados varones las fotografiaban, y luego las obligaron a someterse a “pruebas de virginidad” y las amenazaron con acusarlas de prostitución.   

“El obligar a las mujeres a someterse a ‘pruebas de virginidad’ es absolutamente inaceptable. Su finalidad es degradar a las mujeres por el hecho de ser mujeres”, ha manifestado Amnistía Internacional. “Todos los miembros de la profesión médica deben negarse a participar en estas supuestas ‘pruebas’.”      

Salwa Hosseini, de 20 años de edad, relató que, tras ser detenida y conducida a una prisión militar en Heikstep, la obligaron, junto con las demás mujeres, a quitarse toda la ropa para ser registrada por una guardia de la prisión, en una habitación con las puertas abiertas y una ventana. Durante el registro sin ropa, Salwa Hosseini afirma que unos soldados se asomaron a la habitación y tomaron fotografías de las mujeres desnudas.     

Después, un hombre con bata blanca las sometió a “pruebas de virginidad” en otra habitación. Las amenazaron con que, “las que no sean vírgenes", serían acusadas de prostitución.

Según denuncia Amnistía Internacional, una mujer que había dicho ser virgen, pero cuya prueba supuestamente demostró lo contrario, fue golpeada y sometida a descargas eléctricas.

“Las mujeres y las niñas deben poder expresar sus opiniones sobre el futuro de Egipto y manifestarse contra el gobierno sin ser detenidas, torturadas o sometidas a un trato profundamente degradante y discriminatorio. Los militares trataron de humillar aún más a las mujeres al permitir que unos hombres las observaran y fotografiaran lo que estaba sucediendo, con la amenaza implícita del daño que podrían sufrir esas mujeres si las fotografías se hicieran públicas”, manifiesta la organización.         

La periodista Rasha Azeb también fue detenida en la plaza de Tahrir y, según ha declarado, la esposaron, golpearon e insultaron.   

Tras su detención, las 18 mujeres fueron llevadas inicialmente a un anexo del Museo de El Cairo donde las esposaron, las golpearon con palos y mangueras, les aplicaron descargas eléctricas en el pecho y las piernas, y las llamaron “prostitutas”.          

Rasha Azeb vio y oyó cómo torturaban con descargas eléctricas a las otras detenidas mientras estuvieron recluidas en el museo. Ella quedó en libertad varias horas después, junto con otros cuatro hombres que también eran periodistas, pero las otras 17 mujeres fueron trasladadas a la prisión militar de Heikstep.        

Los testimonios de otras mujeres detenidas al mismo tiempo, reunidos por el Centro El Nadeem para la Rehabilitación de las Víctimas de Violencia, coinciden con los relatos de Rasha Azeb y Salwa Hosseini sobre golpes, electrocución y “pruebas de virginidad”.     

Las 17 mujeres recluidas en la prisión militar comparecieron ante un tribunal militar el 11 de marzo y quedaron en libertad el 13 de marzo. Varias fueron condenadas a penas condicionales de un año de prisión.

Salwa Hosseini fue declarada culpable de conducta desordenada, destrucción de propiedad privada y pública, obstrucción del tráfico y tenencia de armas.

 Actua apoyando a estas mujeres:

http://www.afrol.com/es/articulos/37618
Leer más...

jueves, 24 de marzo de 2011

El reconocimiento de
la dignidad intrínseca y de los derechos
iguales e inalienables
de todas y todos las y los  miembros de la familia humana es el FUNDAMENTO de la paz, la libertad y la justicia en el mundo

                                                                   

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Leer más...

miércoles, 23 de marzo de 2011

Exigencias culturales del patriarcado en occidente : Los tacones y la salud



Tacones muy altos provocan daños a la salud

El uso continuo de tacones muy altos afecta las articulaciones, la columna vertebral y la circulación sanguínea de las piernas.        

“Los daños que producen son alteraciones en las articulaciones de la pierna con el pie (tobillo) y de las del pie mismo (zona del talón, denominado Tarso, con los huesos del medio pie llamado metatarso). También produce dolores en la columna vertebral, sobre todo en la zona lumbar, la más baja, y afecta a las venas de las piernas. Si hay tendencia a las várices, estas van a aumentar”. 

Todo calzado es como una horma que rodea al pie y, dependiendo de su forma y rigidez, afectará a la estructura del mismo. “El tacón alto, especialmente si se comienza a utilizar desde jovencita, va a ir ‘moldeando’ al pie a esa ‘horma’, sobre todo de posición, que le impone el taco alto. Es evidente que al estar en una posición, casi como en punta de pies, resalta los contornos de las piernas . Lo que ocurre es que esa posición mantiene los músculos de la pantorrilla, (comúnmente conocida como ‘galleta’) semicontraídos en forma permanente, llegando a afectar hasta los músculos glúteos y los de la espalda, llamados paravertebrales.  Si los músculos están semicontraídos, como obliga el tacón muy alto, las venas no cumplen bien su función , provocando que la circulación se vuelva lenta y que  se dilaten, y se formen así las várices.         



“Es evidente que cuanto más alto sea el tacón, más dañino será. El tacón de aguja agrega que, siendo su extremo muy delgado, obliga al cuerpo a mantener un equilibrio que afecta a todos los músculos, sobre todo los paravertebrales.  La plataforma es menos dañina que el tacón alto solo, pues tiene menos efectos de los que mencionamos antes, pues el pie no está obligado a estar semiextendido como es en el caso del tacón alto solo”.         

En el caso de aquellas mujeres que, por el contrario, aseguran sentir dolor en los pies cuando calzan zapatos planos, nuestro entrevistado aclara que existen casos en que, debido a la forma del arco del pie, un tacón un poco elevado ayuda. “A las mujeres que están acostumbradas a utilizar siempre tacones altos, lógicamente les producirá molestias repentinamente utilizar zapatos planos, pues el pie ya está conformado o, sin exagerar ‘deformado’ y el cambio de posición les molesta”.


Dr. Abel Panotto, traumatólogo, médico asesor de dirección del Centro Médico Bautista SEGUN ESTUDIOS CIENTIFICOS PUBLICADOS EN REVISTA MEDICA Arthritis Care & Research.  

http://www.abc.com.py/nota/52932-tacos-muy-altos-provocan-danos-a-la-salud-femenina/
Leer más...

martes, 22 de marzo de 2011

Derecho a la salud : LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA


FORMAS Y CONSECUENCIAS DE LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA (MGF)


Tal y como indicase el relator especial para la Tortura: en función del tipo y de la gravedad de la intervención practicada, las mujeres pueden padecer consecuencias a largo plazo como infecciones crónicas, tumores, abscesos, cistitis, infertilidad, crecimiento excesivo del tejido cicatrizado, mayor riesgo de infección por SIDA, hepatitis y otras enfermedades hemáticas, daño a la uretra con resultado de incontinencia urinaria, (fístula), menstruación dolorosa, relaciones sexuales penosas y otras disfunciones sexuales”

Entre el 98 y 100% de las mujeres en edades comprendidas entre los 15-49 años han sufrido MGF en Egipto, Ginea y Eritrea
El 86% de las mujeres  en edades comprendidas entre los 15- 49 años han sufrido MGF en Mali (The World´s Women 2010. Trenes and Statistics.Economic & Social Affair United of Nations )

La MGF comprende todos los procedimientos que incluyen la extirpación parcial o total de los genitales femeninos externos, u otra agresión a los órganos genitales femeninos, practicada por razones tradicionales, culturales o religiosas. En otras palabras, cuando el motivo de la intervención no se basa en razones médicas.

 Aunque los métodos mediante los que se lleva a cabo la MGF varían de un país a otro, así como de un grupo cultural, étnico o religioso a otro, la práctica ha sido en general clasificada en cuatro modalidades principales, en concreto:
i) Eliminación parcial o total del clítoris y/o del prepucio (clitoridectomía)
ii) Eliminación parcial o total del clítoris y de los labios menores, con o sin escisión de los labios mayores.
iii) Estrechamiento del orificio vaginal con la creación de un sello de cubierta resultante del corte y la yuxtaposición de los labios menores y/o los labios mayores, con o sin escisión del clítoris (infibulación); y
iv) Cualquier otra manipulación dañina de los genitales femeninos sin finalidad médica, por ejemplo, pinchazo, agujereamiento, incisión, raspadura o cauterización.

 Todas las formas de MGF son consideradas dañinas, aunque las consecuencias tiendan a ser más severas en función de la modalidad practicada. Otros factores, como la edad y la situación social, pueden influir en la gravedad de las consecuencias. La MGF se practica mayoritariamente a niñas menores de 15 años aunque, ocasionalmente, se realiza, también, a mujeres adultas y casadas. A menudo, la intervención se lleva a cabo con herramientas rudimentarias y sin anestesia manteniendo sujeta a la niña o a la mujer.

 Casi todas las personas que han sido objeto de MGF experimentan un gran dolor y hemorragias. Otros efectos nocivos para la salud son shock, trauma psicológico, infecciones, retención de orina, daño a la uretra y al ano, e incluso la muerte. La “medicalización” de la MGF, cuando la intervención es realizada por profesionales sanitarios, en vez de por parte de curanderos tradicionales, no la convierte en menos grave. Aunque, en determinadas circunstancias, puedan mitigarse algunos de los efectos inmediatos, no hay evidencia de que se eviten, o de que se reduzcan significativamente las complicaciones obstétricas u otras, a largo plazo, derivadas de esta práctica.

 Las consecuencias de la MGF no concluyen tras la intervención inicial. La niña o la mujer queda mutilada permanentemente, y puede padecer otros daños físicos y mentales graves a largo plazo. En su vida posterior, puede verse obligada a someterse a procesos de infibulación, defibulación o reinfibulación, por ejemplo, tras el matrimonio, o en el parto. Una niña o mujer sometida, inicialmente, a una modalidad relativamente menos agresiva de MGF puede padecer en el futuro una forma de intervención más grave. Las supervivientes de la MGF también corren riesgos significativamente mayores durante el parto, incluida la posibilidad de perder el bebé durante o inmediatamente tras el parto. Los estudios establecen que estos riesgos son mayores, cuanto mayor es la amplitud del tipo de MGF practicada.

http://www.unhcr.org/cgi-bin/texis/vtx/refworld/rwmain/opendocpdf.pdf?reldoc=y&docid=4ac4b3782
Leer más...